Visita al Museo Naval (Hombres de la mar, barcos de leyenda)

maxresdefaultPrimera impresión en el Museo Naval: Son muchas las veces que he visitado el Museo Naval. Cada una es distinta. Tiene este museo algo misterioso. Cuando entras en él parece que navegas por lugares en los que nunca antes habías recalado. Hazañas y relatos distintos, bien guardados, expuestos en el lugar adecuado y en el ambiente de misterio que debe rodear a la historia, más cuando esta se explica a través del mar y sus hombres. Es el ámbito del respeto, la soledad y el silencio forjados en muchas horas de navegación en los libros de mar. Allí está todo y allí se te ofrece cada vez de una manera distinta.museo-naval

Había estado en el Museo Naval antes pero hoy he sentido no haber estado nunca. Dicen los que navegan que el mar nunca es el mismo. El mismo mar pero cambiante, cada travesía diferente. Por mucho que lo conozcas nunca lo conocerás del todo. Por eso atrae, por eso el afán de conocerlo, descubrirlo y profundizarlo aún a sabiendas de lo inútil del esfuerzo.

Los que escribimos en este blog hoy repetíamos visita atraídos esta vez por una ambiciosa exposición que pretende llevarnos ni más ni menos que por el mar, sus hombres y sus barcos:2 entrada a la exposición temporal

Hombres de la mar, barcos de leyenda.

Hombres y barcos, barcos y marinos; y el mar siempre.

Segunda impresión: Ambicioso proyecto que costaba entenderlo. Es imposible resumirlo, contarlo todo en una exposición. Ni siquiera en el Museo Naval eso es posible. No se puede exponer al mar, a sus hombres y a sus barcos. Esto que pretenden solo cabe en el mar inmenso. La historia del mar es una historia individual, de cada hombre y de cada barco, del hombre con su barco. Un misterio que ni el mismo Capitán nos querría contar y que ni las huellas que leemos en los restos del barco nos permiten adivinar. ¿Como encerrar en unas paredes barcos, hombres y mar, una interminable historia naval?

Tercera impresión: Poco a poco se fue desvelando el misterio. Viendo la exposición. Ficción y realidad. En el mar es imposible distinguirlos. Todo es leyenda, ficción y realidad a la vez. Ahí está. Una exposición que es todo eso a la vez.

1428672935577No son once barcos ni se puede contabilizar a los hombres de la mar. Son hombres y barcos, leyendas del mar y, sobre todo, adentrarse en el misterio que para un profano significa navegar desde Argos al Bismarck a través de mares nunca navegados. Vivir Lepanto en la galera Marquesa, recorrer islas de tesoros, acercarse a los abordajes y rebeliones. Compartir momentos con hombres de hierro en barcos de madera, navegar bajo las aguas con las que todos soñábamos en el Nautilus o percibir de cerca como el mar se tragaba la ambición humana con el Titanic.IMG_20150429_094155

Es una invitación a adentrarte con la imaginación en el misterio.

La exposición en sí es un misterio. Por eso juega entre la realidad y la ficción que nunca llegas a distinguir con claridad. Sueños que ensueñas. Cuesta pensar y creerse las historias que los hombres de la mar con sus barcos de leyenda han dejado para la historia de la humanidad. Pero ahí está.

Hoy al salir de la exposición del Museo Naval siento más respeto y admiración por los hombres de la mar, por todos, y entre ellos especialmente por mis compañeros de la Armada.

El horizonte es algo más que una línea en la mar que se adorna con una vela blanca, pero nuestro horizonte no es tal sin esa vela blanca que iza una bandera rojo y gualda en su popa, la de España. IMG_20150428_123101

Son nuestros hombres de la mar y sus barcos de leyenda los que han marcado la derrota hacia el horizonte a alcanzar a lo largo de la historia de España. Solo había que trazar el rumbo y enseñar a navegar. Allí dejamos nuestra estela como regalo generoso al mundo.

Cuarta y última impresión: La mar nunca fue un obstáculo. Jamás separó, siempre unió. Hoy el egoísmo humano siembra la tragedia en una desesperada navegación hacia un mundo nuevo en cuyas orillas poder recalar. Los navegantes no son hombres de la mar ni sus barcos son de leyenda. Leyenda es la tragedia que espera cuando navegas sin rumbo. Es la nueva historia que recorre el mundo y que también debemos recordar, que nos hace meditar. Nuevos horizontes de acontecimientos que engullen las esperanzas.

No tiene la culpa el mar ni sus hombres. Es otra historia, pero otra historia de hoy en la mar.

General de División (R) Rafael Dávila Álvarez