UNA COMISIÓN SECTARIA

millan_astray

El General Millán-Astray

Como aplicación de una ley inicua, la ley de memoria histórica, no se podía esperar nada bueno de la decisión tomada por el gobierno del Ayuntamiento de Madrid sobre la reestructuración del callejero de la capital.

Inicialmente, siguiendo las instrucciones de una indocumentada y sectaria concejala, se trataba de borrar todos los nombres y hechos recogidos en el callejero como memoria de personas y acontecimientos dignos de recordar, ligados al bando nacional durante la guerra de Liberación. Por supuesto se debía respetar todo lo que se refiriera al bando republicano, como las calles de Pasionaria o Santiago Carrillo, por ejemplo.

Largo_Caballero

Largo Caballero

Es necesario quitar los recuerdos de un bando pero no los del otro, y ahí tenemos las estatuas de Indalecio Prieto y de uno de los más grandes culpables  de la guerra como Largo Caballero.

¡Todavía hay quien sostiene que esa inicua ley buscaba la reconciliación!.

Pues bien, inicialmente el grupo de trabajo encargado de la reestructuración del callejero cometió tantos desmanes y equivocaciones que dejó en el más absoluto ridículo a la indocumentada y sectaria concejala y debió disolverse.

Para solucionar el entuerto y dar una apariencia de seriedad y altura intelectual al trabajo, la alcaldesa Carmena, antigua jueza tan preocupada por los etarras,  separó a la concejala del asunto y nombró una comisión presidida por una antigua amiga suya, la Sra. Sauquillo, e integrada por sesudos personajes, de los que se hubiera podido esperar otras propuestas más coherentes con su anunciada idoneidad.

1466097593_412641_1466097986_noticia_normal

Comisión de…(?)

Esta comisión ha terminado su trabajo y ha elevado su propuesta que deberá verse en el Pleno.

Por supuesto que ha seguido el mismo camino que la anterior comisión, rectificando algunos errores palmarios.

Todos los nombres que se proponen borrar del callejero pertenecen a personas que, nosotros los militares, hemos tenido como ejemplos de heroísmo y liderazgo. Pero existe una que quiero destacar como antiguo legionario. Por supuesto que, como dice  el General Dávila, no soy yo el más indicado para defender  la figura del General Millán Astray, pero no puedo evitar  el hacer ver a esos indocumentados de la comisión unos cuantos rasgos de la figura de un héroe.

Millan

Millán-Astray

Tal vez no sepan esos ilustres miembros de la comisión que el General Millán Astray, como resumen, empezó defendiendo a España en Filipinas con 19 años y que consiguió allí cuatro condecoraciones por méritos de guerra. Posteriormente se incorporó a la guerra en Marruecos donde fue condecorado innumerables veces por méritos en combate, consiguiendo además la Medalla Militar Individual, ascendió por méritos de guerra a Comandante, a Coronel y a General y tuvo cuatro heridas graves  que le dejaron tuerto y manco. Combatió en las mejores unidades como Policía Indígena y Regulares y fue alabado por el nada sospechoso Arturo Barea en “La forja de un rebelde”. Todo esto, señores, antes de nuestra guerra.

Este resumen es obligado para referirme al aspecto que deja en verdadero ridículo a esa tan sesuda comisión. Me refiero a que han cometido la  simpleza y bellaquería de poner como alternativa a la calle del General Millán Astray  la de la INTELIGENCIA.

Seguramente se creerán muy ingeniosos haciendo referencia a un hecho ocurrido en Salamanca, en plena guerra, entre Unamuno y el General. Esa versión cuya falsedad ha sido demostrada por numerosos autores y testigos, ha sido el mantra de la izquierda para hacer del General el clásico militar bárbaro e inculto, paradigma de la violencia e incultura.

Pues bien, hay que decirles, sin mucho detalle, que el General Millán Astray era un oficial de Estado Mayor, verdadero Doctorado  del Ejército, que fue profesor de la Academia de Infantería, Gentilhombre de SM. El Rey, que escribió artículos en ABC y en la Revista de Tropas Coloniales, que era asiduo conferenciante en diversos foros de la capital, que dominaba el idioma francés, que fue condecorado por Francia, Argentina, Chile, Uruguay , Méjico, Cuba y USA, y que según Gárate Córdoba “es uno de los tratadistas y escritores militares más prestigios de su tiempo”.

FOTO 3. CARTEL DE RECLUTAMIENTO DE LA LEGION

La Legión La unidad que España necesitaba

Pero es que, además, fundó Radio Nacional de España y el Benemérito Cuerpo de Mutilados de guerra por la Patria y , sobre todo, fundó, organizó y mandó La Legión española, dándole su impronta, su credo y su ejemplo, siendo el referente absoluto para todos sus subordinados.

¡Que me diga la comisión si eso es producto de un inculto y un bárbaro!

Pero hay una propuesta que refleja el espíritu de esa comisión impresentable, es que proponen para el nombre de una calle el del Tte. Castillo.

Este personaje, condenado por un consejo de guerra en 1934 durante la Revolución de Asturias, fue el que aprovisionaba de armas, organizaba e instruía a las juventudes socialistas antes de la guerra y el sospechoso de disparar y herir al joven carlista José Llaguno Acha reprimiendo una manifestación.

Para la comisión este personaje es un ejemplo que merece una calle.

  ¡Qué ridículo y qué disparate!

   JOSÉ ÁNGEL ARMADA SARRIÁ

                                                   GENERAL DE BRIGADA DE INFANTERÍA (R.)