EFEMÉRIDE SEMANA DEL 22 AL 28 DE MAYO ÚLTIMA JURA DE BANDERA DE PERSONAL DE TROPA

Jura de Bandera en la Legión

El 26 de mayo de 2001, coincidiendo con el Día de las Fuerzas Armadas, se celebra en la Rambla de Almería, la última Jura de Bandera de tropa de reemplazo en España, siendo los participantes 153 Caballeros Legionarios de los reemplazos 1º,2º y 3º del 2001, poniendo fin a una presencia ininterrumpida de personal de reemplazo en la Legión durante más de 30 años.

Tras el acto de izado de Bandera por una representación de los tres Ejércitos y Guardia Civil, tuvo lugar el solemne acto de Jura de Bandera, a la que se incorporaron cerca de un centenar de civiles, hombres y mujeres, llegados de toda España, con el deseo de hacer constar su compromiso con la Patria y otros su renovación.

El último Caballero Legionario de reemplazo que besó la Bandera, fue Tomás Serrano López.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

22 mayo 2017

COMENTARIO DEL DÍA: JURA DE LA BANDERA DE ESPAÑA POR CIVILES General de Brigada (R.) Adolfo Coloma Contreras

Jura de Bandera de civiles

“¡Españoles! ¿Juráis o prometéis por vuestra conciencia y honor guardar la Constitución como norma fundamental del Estado, con lealtad al Rey y, si preciso fuera, entregar vuestra vida en defensa de España?”

“Sí, lo hacemos”

Esta fórmula, que expresa el momento culminante en la que los españoles que, voluntariamente y sin querer vincularse a las Fuerzas Armadas con un carácter profesional, manifiestan su compromiso con la defensa de España; podría dejar de oírse en las Islas Baleares si el Ministerio de Defensa y el Gobierno de la Nación toman en consideración la proposición no de ley, aprobada por el Parlamento de las Islas Baleares el pasado día 15, para que dejen de organizarse actos de Jura de Bandera de civiles en Baleares y en todo el territorio nacional aduciendo que “que no hacen más que generar división social y utilizan recursos públicos que en el contexto presente son escasos y absolutamente necesarios para cubrir y mejorar la prestación de servicios públicos del Estado del Bienestar”

Algo huele a podrido en Dinamarca, argumentaba metafóricamente el Gral. Pérez Alamán desde este mismo foro. Un tufillo que viene dejando un reguero de despropósitos. El mes pasado, el ayuntamiento de Celrá, un municipio de Gerona, indignado por un simple ejercicio de marcha a pie de 80 soldados que había de transcurrir por caminos rurales en el término municipal rechazaba la presencia militar en el municipio. A comienzos del presente mes, un par de energúmenos agredían a un oficial de uniforme en una calle de Palma de Mallorca precisamente y a plena luz del día. Y ahora esto de la jura de Bandera de civiles.

Muchos de Vds. Pensarán: – bah! No es más que una provocación-.  Sí, pero una tras otra, De seguir, así las cosas, nos veremos obligados a renunciar a poner “el pie en aquel risco vedado” no por falta de ánimo o resolución, sino porque son los nuestros los que nos lo impiden. Tendremos que renunciar a mezclarnos con la población ¡con el pueblo! del que procedemos y con quien compartimos en esas gozosas jornadas en las que nos unimos en lo más profundo. En el compromiso de defender a España, guardar la constitución y ser leales al rey.

“Ni el bien nos hiere ni el desdén nos asombra”. No se trata de este partido o de aquel, que las Fuerzas Armadas no se rigen ni por lo uno ni por lo otro, por más que algunos se empeñen en encerrar a los militares en los cuarteles a modos de gueto, y que las unidades limiten una parte importante de su entrenamiento, la que tiene un mínimo impacto en la población civil, a los campos de maniobras, escasos, abarrotados y a veces muy lejos de las bases. O a que los españoles, que tienen el derecho legalmente establecido de jurar su bandera, lo tengan que hacer tras los muros de un cuartel, casi en la clandestinidad.

Adolfo Coloma Contreras

GB (R.) del ET

Blog: generaldavila.com

18 marzo 2017

LIMITACIONES PARA JURAR BANDERA (UN BESO CADA 25 AÑOS) General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

jura_bandera_14354097284492

Jura de Bandera

Comprendo las limitaciones para participar como civil en un acto solemne como es la Jura de Bandera. Comprendo la necesidad de una regulación para que todos los españoles puedan solicitar y realizar el juramento o promesa ante la Bandera de España. Todo es comprensible ante un acto de tal importancia para darle la trascendencia y relevancia que tiene.

Mucho se compromete, darlo todo, hasta la vida si necesario fuera:

‹‹ ¡Españoles! ¿Juráis o prometéis por vuestra conciencia y honor guardar la Constitución como norma fundamental del Estado, con lealtad al Rey y, si preciso fuera, entregar vuestra vida en defensa de España?››.

Un juramento o promesa que queda grabado en la conciencia y el honor de cada uno.

Una Orden del ministerio de defensa del pasado lunes día 17 modifica el anterior procedimiento para que los españoles puedan solicitar y realizar el juramento o promesa ante la Bandera de España. Como he dicho comprendo la necesidad de una regulación, pero esta orden recién aprobada no la comparto. Dice: ‹‹Para que no desmerezca la importancia y trascendencia del acto, entre la fecha del juramento o promesa inicial y su renovación deberá mediar un lapso de tiempo de, al menos, veinticinco años››.

No pongamos puertas al campo. No escondamos a nuestra Bandera.

La Jura de bandera es un compromiso intemporal, renovable cada día, sin limitación. Se jura o promete una vez y es un juramento eterno, pero el beso a mi Bandera no me lo regulen en el tiempo. No es necesario volver a jurarla, pero sí cada día besarla. Regular el procedimiento es bueno, pero no hay límites a la entrega y al amor. Un beso cada 25 años se me hace demasiado largo. Limiten las plazas de cada acto si quieren o den preferencia a quien nunca ha jurado o prometido ante la Bandera. Pero 25 años es mucho tiempo sin besarla. No hay mayor merecimiento, nada más importante ni trascendente que besarla, un día y otro también si puedo.

Creo que se ha dado una orden poco meditada. Quizá contraproducente para el objetivo perseguido. Y más en los tiempos que corren.

El besamanos es una vieja y noble ceremonia en la cual se acude a besar la mano al rey y personas reales en señal de adhesión y cariño. Por mi recuerdo pasan muchos besamanos en variopintos lugares del mundo con nuestros Reyes Don Juan Carlos y Doña Sofía. El afecto de la gente, el especial atractivo de nuestros reyes y, sin duda, la curiosidad, hacía que muchas personas sencillas no desaprovecharan la ocasión y una vez hecho el primer saludo volvían a la cola para de nuevo plantarse delante de los reyes.

-Rafael, esa pareja es la tercera vez que pasa a saludarnos.

Me dijo en más de una ocasión nuestra Reina, mientras sonreía y se lo susurraba al Rey.

-Déjelos que pasen cuantas veces quieran. Es un detalle que agradecemos.

Siempre cumplimos con su deseo no impidiendo a nadie que repitiese saludo, aunque evidentemente no era lo habitual efectuar un doble, incluso triple saludo.

Comprendo las limitaciones para participar como civil en un acto solemne como es la Jura de Bandera. Un beso cada 25 años se me hace demasiado largo.

Al jurarla la besé

Y fue el beso una oración

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com