UNA VISIÓN SENCILLA DEL PROBLEMA ORGÁNICO DE LA INFANTERÍA DE MARINA General de División de Infantería de Marina Juan Chicharro Ortega (R.)

Infantería de Marina a bordo

Recientemente un periódico digital trae a colación la inquietud que – según el citado medio – reina en el Cuerpo de Infantería de Marina ante posibles reducciones de la entidad del mismo. No es este un asunto nuevo toda vez que viene siendo como una serpiente de verano que surge de cuando en cuando, y debo decir que no sin razón, pues un simple vistazo a las continuas reorganizaciones habidas en los últimos tiempos propicia esta suerte de inquietud entre sus componentes.

Trato, hoy aquí, de dar una visión sencilla de cómo veo yo el problema en cuestión y, queriendo que así lo sea, obviaré cualquier tipo de referencias normativas en la inteligencia de que cuanto aquí se expresa tiene en ellas su sustento.

BREVE APUNTE HISTÓRICO SOBRE LA INFANTERÍA DE MARINA ESPAÑOLA

Infantería de Marina española

La Infantería de Marina es un Cuerpo muy antiguo. Desde que existen los barcos para el combate siempre ha habido tropas embarcadas en ellos constituyendo, hasta la aparición de los cañones de largo alcance, su arma principal. Por aquel entonces su función no requería ni tácticas ni técnicas especiales por lo que no había necesidad de que dicho Cuerpo contara con mandos especiales siendo estos los propios del barco, esto es, los oficiales del Cuerpo General; de ahí la denominación tradicional que se le daba a la Infantería de Marina de Cuerpo de tropas. Es a partir del desarrollo de la artillería naval cuando la Infantería de Marina pierde su carácter y pasa a convertirse en un Cuerpo terrestre con funciones fundamentalmente de guarnición y cuando intervenía en alguna campaña lo hacía como si fuera una unidad más del Ejército de Tierra; así la hemos visto combatir en la Guerra de la Independencia, en Cuba, Filipinas y Marruecos. Un hito importante de la historia orgánica del Cuerpo es el derivado de la experiencia norteamericana en la II GM y el consecuente desarrollo en España de una potente fuerza anfibia propiciada por la ayuda en medios navales y anfibios de aquella nación. Podemos asumir con orgullo que en el último tercio del siglo XX España contaba con una de las fuerzas anfibias más importantes del mundo. Y de esta forma llegamos hasta nuestros días en los que la situación mundial ha variado afectando al propio concepto de la viabilidad de un asalto anfibio tal como se contemplaba en aquellos momentos.

NUEVA ORIENTACIÓN DEL CONCEPTO DE EMPLEO DE LA INFANTERÍA DE MARINA ESPAÑOLA

Hoy no cabe pensar en un desembarco estilo “Iwo Jima” o “Normandía” por lo que resulta evidente la necesidad de la adaptación de la fuerza a las circunstancias. Esto no quiere decir de ninguna de las maneras que no exista la necesidad de contar con una capacidad para actuar desde la mar sobre tierra, si bien desde una orientación cercana a lo que son las operaciones especiales. Pero, ¡ojo! , esto no implica en ningún caso una minoración de la fuerza actuante pues al hablar de operaciones especiales no piense el lector en “comandos” de poca entidad – que también – sino en operaciones que requieren unas técnicas especiales en los que la entidad de la fuerza puede ser desde una compañía reforzada hasta la de una Brigada. Expuesto todo esto de forma sucinta resultan clarividentes las palabras que el anterior AJEMA dijo a propósito de que había que pensar en la Infantería de Marina del futuro y ello conlleva sin duda una adaptación a las circunstancias del momento. No veo aquí, por lo tanto, motivo alguno de preocupación o inquietud al respecto de lo dicho por el Almirante.

Cuartel de N. S. de los Dolores Don Juan Carlos primer infante de Marina de España

ALGUNOS ASPECTOS DERIVADOS DE LA NUEVA ESTRUCTURA DE LA FUERZA NAVAL

Sí que veo algún problema en relación con la situación presente como consecuencia de no aplicarse – salvo casos aislados – el espíritu de la reforma emprendida a finales de la primera década de este siglo. Como consecuencia de dicha reforma, la Infantería de Marina, que hasta entonces constituía junto con la Fuerza de Acción Marítima y la entonces Flota una de las tres fuerzas de la Armada, pasó a integrarse en la única fuerza de la Armada: la Flota. La razón de esta reorganización no fue otra que la búsqueda de una mayor eficacia y eficiencia en el empleo de los medios. Sin embargo, por lo que respecta a la Infantería de Marina la mayor virtud de la acción orgánica emprendida entonces fue que por primera vez en la larga historia de este Cuerpo sus cuadros de mando tenían opción y acceso a una gran mayoría de puestos en la propia Armada al margen de los específicos del propio Cuerpo, una aspiración largamente sentida y ahora aparentemente alcanzada. La Infantería de Marina es un Cuerpo pequeño y por lo tanto las perspectivas de destinos y de carrera de sus miembros, de limitarse exclusivamente al propio Cuerpo, son precarias y además incomprensibles desde el momento en el que sus mandos proceden al igual que sus compañeros del Cuerpo General de la Escuela Naval Militar en las mismas condiciones que estos (compartiendo el mismo sistema de acceso a la enseñanza de formación). El espíritu implícito de la reforma referida, por lo que al personal se refiere, es que, al igual que sucede en el Ejército de Tierra, los oficiales , tanto del Cuerpo General como los de Infantería de Marina, deberían, claro está, ocupar siempre los específicos de cada Cuerpo pero compartiendo además los generales de la estructura de la Armada. Así lo reflejan con anacrónicas limitaciones – todo hay que decirlo – todas las Instrucciones del AJEMA desde entonces. Y así hemos visto ya oficiales generales de IM y coroneles en puestos impensables hace tan sólo diez años. Lamentablemente, hoy, los jóvenes – y otros no tan jóvenes – componentes de la IM no alcanzan todavía a entender lo que esto ha supuesto en el devenir histórico de la IM.

Mérito y capacidad son los únicos factores a tener en cuenta a la hora de ocupar puestos en la estructura orgánica de la Armada que no sean los específicos de cada Cuerpo, al igual que sucede, por ejemplo, en el Ejército de Tierra; sin embargo y por razones de las que ahora hablaré el espíritu y letra de la reforma inicial ha quedado ralentizado y en muchos casos vetados. Y he aquí, sí, motivo para la inquietud en el propio Cuerpo de IM.

Decía antes que los oficiales de IM egresados de la ENM lo hacen en las mismas condiciones que sus compañeros del Cuerpo General, hacen el mismo curso de Estado Mayor e igualmente el correspondiente para el ascenso a oficial general. Sin embargo, ven frustradas sus posibilidades de acceder a determinados puestos de responsabilidad en la dirección de la Armada; una realidad difícilmente comprensibles. Dicho de otra forma y a modo de ejemplo: vemos que altos oficiales del Cuerpo General ocupan la responsabilidad de la gestión del personal en el que se incluye, claro está, el de Infantería de Marina y esta le es vetada a los de este Cuerpo sin que se vea razón alguna para ello puesto que si unos tienen la capacidad de la gestión del personal de Infantería de Marina no puede obviarse la viceversa. Esto es tan claro como el agua y sin embargo así sucede inexplicablemente. La Infantería de Marina es el único Cuerpo de Mando de las Fuerzas Armadas donde sus componentes no tienen acceso al empleo de Teniente General dentro de su propio Ejército sin que se vean razones lógicas que lo impidan a estas alturas del siglo XXI.

Es responsabilidad del AJEMA, y en su caso de la ministra de Defensa, corregir esta anomalía orgánica y normativa, modificando el artículo 31 y el inexplicable apartado 2 del artículo 97 de la actual Ley de la carrera militar; algo que espero suceda sin dilación siquiera sea tan sólo porque desde siempre, la Armada, pionera en la aplicación de teorías orgánicas modernas, no puede permitir que sean otras razones distintas al mérito y a la capacidad las que definan quienes ocupan los puestos de alta responsabilidad en su estructura orgánica. Y no defino cuales son estas razones que son obvias e injustificables en una Armada moderna.

En definitiva, y volviendo al comienzo de estas líneas, es mi opinión que al contrario de lo que en el artículo, al que me refería, se citaba sobre la inquietud de los componentes de la Infantería de Marina respecto a los posibles recortes o reducciones que pudiera sufrir este Cuerpo, la verdadera inquietud que deben tener y por la que deben abogar sus componentes es la de ver cumplidos los objetivos que siquiera subliminalmente se contemplaban en la reforma de hace ahora casi diez años y que como dije con anterioridad ha quedado ralentizada.

EL FUTURO DE LA INFANTERÍA DE MARINA

El futuro de la Infantería de Marina española

La nueva estructura de una Fuerza única en la Armada, tal y como se planteó, ha propiciado de una parte la integración efectiva de todos los medios hacia un mismo fin y, consecuentemente, también la eficacia en el empleo de todos los recursos humanos, pero para culminar esta tarea se debe seguir avanzando en la línea de conseguir que TODOS los miembros de la Armada se sientan no solo identificados con ese proyecto, sino reconocidos en él por su “mérito y capacidad’, sin que puedan ser preteridos por otro motivo que no tenga ese fundamento.

Cierto es que Zamora no se ganó en una hora pero esa hora se está haciendo ya muy larga.

JUAN CHICHARRO ORTEGA

GENERAL DE DIVISIÓN DE INFANTERÍA DE MARINA (R.)

Blog: generaldavila.com

21 abril 2017

50 AÑOS DE LA UNIDAD DE OPERACIONES ESPECIALES DE LA IM Y LA FUERZA DE GUERRA NAVAL ESPECIAL HOY General de División de Infantería de Marina Juan Chicharro Ortega

uoe-1

UOE.

El próximo día 22 de octubre tendrá lugar en el Tercio de Armada, en San Fernando, la conmemoración del 50 aniversario de la creación de la Unidad de Operaciones Especiales, UOE, de la Infantería de Marina.

Ese día se reencontrarán muchos de los Oficiales, Suboficiales y Tropa que sirvieron en esa Unidad y será, sin duda, día de recuerdos imborrables para muchos. Día gozoso pero también lleno de nostalgias por los recuerdos vividos y por la memoria de los que no  podrán estar. Nostalgia que no puede extenderse a la añoranza de lo que ya no es – sería un craso error verlo así – puesto que la UOE creada en 1966 no ha desaparecido en ningún caso, sino que, transformada, su espíritu y esencia perviven en la actual Fuerza de Guerra Naval Especial.

Comprendo que para muchos de los veteranos, ajenos a lo acaecido en momentos de cambio, sea difícil de entender lo que acabo de decir. Estas líneas tratarán de explicarlo.

Lo primero que hay que saber para entender las razones de los cambios habidos es que cuando comenzaron las reorganizaciones orgánicas que tuvieron lugar en la Armada, a partir de los primeros años de este siglo, ya era previsible que, por lo que se refiere al campo de las operaciones especiales,  cualquier hoja de ruta a seguir terminaba en un mando conjunto de OE,s. No tenía sentido la existencia de fuerzas de OE,s en diferentes ejércitos haciendo en muchos casos lo mismo sin apenas coordinación y con una pérdida de eficiencia notable. Esto era evidente.

uoe-2

UOE

Y así ha sido : por fin, en el año 2014, se creó el Mando Conjunto de OE,s con la finalidad de planear, conducir y seguir las operaciones especiales en el ámbito de las Fuerzas Armadas y dentro de las operaciones conjuntas poder verificar que el adiestramiento era y es el adecuado a los planes de contingencia. Cada ejército aporta ahora a este Mando su capacidad específica en el ámbito base de su actuación. En el caso de la Armada evidentemente el marítimo y todo lo que le afecta.

Dicho de otra forma: la Armada tenía y tiene que  aportar a las operaciones especiales en el ámbito conjunto unas capacidades especialmente adaptadas y preparadas al entorno marítimo que las hace la opción preferente para las operaciones realizadas en, bajo, hacia o desde la mar.

Dos eran las unidades que disponía la Armada en los momentos iniciales de la reorganización o transformación: La UOE de la IM y la Unidad Especial de Buceadores de Combate, UEBC, por aquel entonces dependiente de la Fuerza de Acción Marítima. Parecía entonces lógica la fusión de ambas unidades de forma tal que se complementaran las capacidades de ambas de forma tal que la Armada aportara una capacidad única. Y esto es lo que se hizo.

Ninguna de las dos unidades ha desaparecido. Simplemente se han transformado y hoy la Fuerza de Guerra Naval Especial recoge la esencia de ambas unidades, su espíritu.

Hablemos ahora algo de historia:

La Unidad de Operaciones Especiales, fue fundada el 2 de septiembre de 1966, tras propuesta del entonces Capitán Yáñez Golf, hoy Coronel retirado. Si algo destacaría yo de este Oficial es su entusiasmo en todo lo que se implica. Es asombroso su empuje y coraje en cualquier objetivo que se impone y no fue menos el demostrado en la creación y desarrollo de la UOE.uoe-3

Para esta inmensa tarea eligió oficiales, suboficiales y tropa siempre voluntarios, que supieran entregar cada día de su existencia al cumplimiento de sus cometidos con la íntima satisfacción del deber cumplido. Les entregó el lema: “SOY CAPAZ”, emblema de la Unidad que hizo suyo y bajo el cual todo el personal a sus órdenes supo responder en todo tiempo como se esperaba de ellos. Fueron muchos y no me atrevo a citar a ninguno por ser muchos, pero doy fe de la abnegación, valentía y espíritu de sacrificio de todos en la constitución de la Unidad desde el momento de su creación.

Sí, la UOE ha sido siempre paradigma de lo mejor de la Infantería de Marina española y no hay infante de marina que no se sienta orgulloso de ella y de los que formaron parte de ella.

Esta unidad desarrolló durante estos pasados 50 años  tareas de operaciones especiales en la mar, en la costa y en tierra y ha estado en todos los escenarios en los que ha intervenido la IM desde entonces. Su instrucción y adiestramiento incluían: contraterrorismo marítimo, abordaje de embarcaciones en alta mar, combate submarino, infiltración de costas, inserción aérea, reconocimiento especial, acción directa, escolta/protección de VIP y búsqueda y rescate, siendo habitual la utilización de un amplio rango de plataformas navales y militares, incluyendo submarinos, fragatas, botes inflables suaves y rígidos, vehículos de tierra, e igualmente helicópteros y aviones para inserciones aéreas.

En definitiva una panoplia de actividades operativas que conforman lo que a partir de un determinado momento el Estado Mayor de la Armada llamó Guerra Naval Especial (traducción literal de “Naval Special Warfare”).

En el año 2009 el AJEMA dio unas directrices para la creación de la Fuerza de Guerra Naval  y estableció que dicha Fuerza debería ser capaz de ejecutar los distintos tipos de misiones que establecía la Doctrina Conjunta de Operaciones Especiales y la doctrina OTAN y UE estando especialmente capacitada y equipada para operar en el entorno marítimo y litoral y ser capaz de operar, en grupos reducidos, a gran distancia de su base, en todo tiempo y condiciones de terreno, con apoyo muy limitado o sin apoyo de fuerzas propias.

uoe-5O sea, nada nuevo, ya que era lo que prácticamente  venía haciendo la UOE desde hacía 50 años salvo el aspecto submarino del que hablaremos más tarde.

Y si alguna duda había al respecto basta recordar la brillantísima operación que desde la Fragata “Navarra” llevó a cabo la UOE en diciembre de 2002 asaltando (operación SOCOTORA) el buque coreano SO SHAN reduciendo a los 21 miembros de su tripulación y evidenciando la capacidad de esta unidad para lo que ahora ya se denominaba guerra naval especial.

Cabe decir, por lo tanto, que la UOE reunía ya entonces todas las características que el AJEMA buscaba para aportar a la acción conjunta. Todas salvo una y es que, pese a que algunos no lo vean así, la UOE tenía la carencia real de una capacidad avanzada para la intervención submarina por carecer de medios e instalaciones.

La FGNE solventaría esta vulnerabilidad integrando  en ella a la UEBC.

La Unidad Especial de Buceadores de Combate, UEBC, fue creada casi a la par que la UOE, en 1967 y su creador fue otro brillante oficial de Infantería de marina, el comandante Antonio Gorordo Alvarez. Orientada a la ejecución de dos tareas diferenciadas : de una parte el reconocimiento y demolición submarina y de otra a la guerra de minas, pronto los infantes de marina se dedicaron preferentemente a la primera tarea y los de otros cuerpos fundamentalmente a la segunda sin que hubiera problema alguno ni exclusividad corporativa de ningún tipo.

Muchos fueron los infantes de marina que en ella sirvieron y dejaron su impronta y esfuerzo para el mejor cumplimiento de sus misiones. De hecho los hemos visto en numerosas misiones sutiles (en el Sáhara, por ejemplo) y no tan sutiles.

La UEBC creada y mandada por infantes de marina pasó en un momento determinado a desligarse casi por completo de la Infantería de Marina por razones que sería prolijo exponer pero hoy, incorporada a la FGNE, ha vuelto a sus orígenes en la Fuerza de Infantería de Marina.

De la fusión de ambas unidades, UOE y UEBC, nació la actual Fuerza de Guerra Naval Especial y si bien a lo largo del proceso organizativo  hubo diferencia de opiniones respecto a su ubicación orgánica, y a algunos otros aspectos, lo cierto, hoy, es que la FGNE forma parte de la Fuerza de Infantería de Marina y depende orgánicamente del  Comandante General de la Infantería de Marina.

La FGNE asume la herencia, valores y tradiciones de la UOE y de la UEBC y nunca sería lo que es hoy sin lo aportado por quienes el próximo día 22 de octubre se reunirán en el Tercio de Armada a quienes tanto les debemos. Y bien que lo ha demostrado con creces en cuantas operaciones reales ha participado en diferentes escenarios, especialmente en el Indico y en Africa tanto a bordo de nuestros buques como en tierra.

navegacion

Espero y confío en que los veteranos que se reúnan ese día lo vean así y recordando su brillante pasado sean capaces de ver en esta Unidad el maravilloso legado que les han transmitido.

FELIZ 50 ANIVERSARIO A LOS QUE CONFORMARON LA UOE Y POR SUPUESTO MI ADMIRACIÓN Y CARIÑO A UNA DE LAS MEJORES UNIDADES QUE HAN TENIDO Y TIENEN A ESPAÑA, NUESTRA PATRIA, COMO NORTE DE SU SER.

¡DESDE 1537 VALIENTES POR TIERRA Y POR MAR!

General de División de Infantería de Marina Juan Chicharro Ortega