COMENTARIO DEL DÍA: ¡QUE NO ME ROBEN ESPAÑA! General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Nicolás Maduro presidente de Venezuela se fotografía con independentistas catalanes.

Hace mucho tiempo que no hablamos de la ruptura de España que desde las instituciones catalanas y ante la atónita mirada del conjunto de los españoles se fragua día a día. Por eso cuando digo mucho tiempo hablo de unos días, pocos, ya que habría que estar hablando y juzgando el hecho a diario. Es mucho más grave lo que pretenden los independentistas que toda la corrupción junta. Es mucho más grave robar mediante un plan premeditado un trozo de España que robar el oro del Banco de España.

La corrupción nos asola, pero no toda se ataja. Detenciones con exhibición mediática, cárcel y largas instrucciones, pero el tiempo pasa y el peor de los robos se lleva a cabo con luz y taquígrafos: el de España.

En Cataluña se preparan para la recta final del camino hacia la independencia. Por lo pronto el Parlamento acaba de aprobar como cerrar la boca a la oposición, anularla, para aprobar mediante ‹‹lectura única›› la ley de referéndum. Propio de una dictadura. Consentida por la democracia donde se asienta. Un golpe parlamentario. Nadie dice nada.

Mientras, vemos el paseíllo carcelario, el espectáculo de los intereses que han movido a los dirigentes, a los partidos, en su más alto nivel. De la unidad de España no se habla.

Dicen que la economía crece más que ninguna otra en Europa. Dicen, con descaro, que España es un ejemplo de estabilidad política. Dicen…

No es exclusividad de las instituciones catalanas. Hoy también nos enteramos de que el Gobierno de Navarra ha aprobado el Plan Director de Policía Foral que significa en la práctica la expulsión de la Guardia Civil y Policía Nacional. Para mí equivale a expulsar a España. El sello de la decisión lo dice todo: Bildu. Partido legalizado en 2011 gracias a una decisión (política) (?) del Tribunal Constitucional (6-5).

Así están las cosas y así se las contamos, sin que pase demasiado tiempo y nos hagan mirar hacia otro lado.

Mientras, ya saben cuál es la solución: ‹‹Hay que esperar a que pase la tormenta››.

Es el lenguaje de los truenos. Lleva tiempo sonando. Es fácil de interpretar con un mínimo de sensibilidad. ¡Que no me roben España!

Si permitimos lo fundamental el resto se convierte en fuego de San Telmo causado por la cargada atmósfera en la que vivimos.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

29 abril 2017

COMENTARIO DEL DÍA: “LA ETA FUE, ES Y SERÁ UNA BANDA DE ASESINOS” General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Un claro y contundente titular: Demoledor. Parece olvidarse

¿De qué se alegran? Los asesinos dejan de matar y entregan sus armas. Dicen. Muchos cayeron en la trampa otras veces. No hay alegría hasta que estén todos en la cárcel y desaparezca la ideología que los sustentó y sustenta.

Hemos vivido la lamentable resolución de permitir que ellos o sus franquicias, en una extraña (?) decisión del Tribunal Constitucional, hayan llegado a las instituciones. El Tribunal Supremo condenó y el Tribunal Constitucional enmendó y aprobó. Bildu, Sortu; los mismos magistrados sentenciaron y decidieron dar el primer paso. ¿Qué había detrás? Sucedieron cosas muy raras como la doctrina Parot, el Faisán

‹‹La justicia no está para favorecer procesos políticos, pero tampoco está para obstaculizarlos››.

‹‹El vuelo de las togas de los fiscales no eludirá el contacto con el polvo del camino››. Podíamos seguir con sentencias para la historia, pero nos hemos tragado estos y otros sapos.

Más de trescientos asesinatos sin resolver. Los asesinos campean a sus anchas. No podemos ni debemos olvidar el daño hecho a las víctimas que somos todos.

‹‹Yo no he asesinado a nadie, yo solo he ejecutado. No me arrepiento››. Esas son sus palabras. Esa es su tónica, su pasado, su presente y su futuro. Almas emponzoñadas por el tiro en la nuca y la bomba asesina. No busquen otra cosa, no hay nada más; la condena debería ser eterna, para siempre. Entregarán las armas, pero su ideología sigue incluso sustentada desde alguna institución. El que tiene armas debe entregarlas, ser detenido y juzgado. ‹‹No se debe favorecer ningún proceso político…››. Lo que se debe hacer es justicia y aplicar la ley  a quien delinque.

Hoy por hoy y a la vista del panorama que tenemos no se puede decir que la ETA ha sido derrotada. La derrota llegará el día que se esclarezcan todos los asesinatos, se les juzgue, desaparezca su ideología y se nos hable claro.

Somos herederos de la injusticia del asesinato y de la insoportable soledad del dolor que no da tregua para el reposo y el descanso.

Hay un largo recorrido de traiciones quebrantando la fidelidad y lealtad a las víctimas y a nuestros muertos. ¿No era la justicia la constante y permanente voluntad de darle a cada quien lo que le corresponde?

No es justo que se escenifique un final que signifique entregar las armas llenas de sangre con las que han asesinado a cerca de mil inocentes. Solo hay un final para esos que guardan las armas y la ideología de muerte: la unánime condena social y penal.

ETA gana. España pierde. Era el titular del diario La Razón ante la sentencia en 2011 del T. Constitucional. Seguimos igual. Demasiadas reuniones secretas.

La ETA fue, es y seguirá siendo una banda de asesinos.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

20 marzo 2017