COMENTARIO DEL DÍA: PLEITOS TENGAS Y LOS GANES. EL TESTIGO RAJOY General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

El testigo Rajoy

En cierta ocasión un ministro del Ejército dio una cruz pensionada al general Primo de Rivera. A continuación le envió un telegrama: ‹‹Le felicito y abrazo››. Primo de Rivera ni corto ni perezoso le contestó: ‹‹Acepto felicitación y rechazo abrazo››. Todo un carácter.

La historia empezó de manera parecida: ‹‹Luis sé fuerte. Mañana te llamaré. Un abrazo››.

¡Qué racha! Uno y otro… y otro. Resistiré, erguido frente  todo…

Es más probable que una persona te haga un favor si antes te ha hecho otro que si te lo debe. Le llaman el efecto Franklin. Sí, por uno de los Padres Fundadores de los Estados Unidos, Benjamín Franklin. Cuando empezó contra él una campaña de descrédito se le ocurrió la brillante idea de pedirle un favor al que los dirigía. Milagroso. El adversario se sintió halagado y nació entre ellos incluso algo más que amistad. Ya se sabe: si quieres gustarle a alguien pídele un favor. Todo es cuestión de pedir el primero. A partir de ese momento puedes confeccionar una larga lista de favorecedores. De todo tipo.

Claro que un día… Tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe. Y te preguntan, te hacen atestiguar.

Nada mejor que no aceptar favores, aunque a veces te los encuentras sin querer. Ahora cuando ya estaba todo arreglado se empeñan en hacer preguntas; las cosas se ponen feas.

Claro que podría ser que el mejor favor se lo haga a su partido en forma de “testigo”.

Unas elecciones a tiempo son un triunfo, sobre todo cuando el adversario se ha acostumbrado ya a los favores y sigue empeñado en vivir en la plácida oposición. Ese sí que es un regalo.

El tramabús es un gran favor; las primarias del partido vecino ni te cuento. Los presupuestos serían los Reyes Magos.

Sabemos cómo empezó todo y suponemos como terminará.

Yo apuesto por elecciones, como el gran favor al partido, quizá el último, y una sonrisa irónica.

Pleitos tengas y los ganes. Resistiré, erguido frente a todo…

Ahora todos repiten mientras sonríen: acepto el favor y rechazo haberle conocido. Ya es tarde para también rechazar el abrazo.

‹‹Mucho me aprietas, Rodrigo.

Cid, muy mal me has conjurado,

más si hoy me tomas la jura,

después besarás mi mano››.

 

Se oirá en directo ¿o a través del plasma?

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

20 abril 2017