Reconciliación y Honor (II)

image_content_4331967_20160202012253No queremos confrontación ni enfrentamiento entre españoles. Queremos una España unida, una España en paz, una España en progreso. Son otros los que llenos de odio y rencor nos llevan por el camino del desencuentro, queriendo hacernos  comulgar con ruedas de molino sin siquiera comprender que no nos vamos a callar ni a rendirnos en la defensa de la justicia y de la verdad en nuestra Patria.

La torticera aplicación de la denominada Ley de Memoria Histórica que los advenedizos y emergentes políticos, que gobiernan nuestros ayuntamientos, nos quieren imponer cambiando las calles y levantando los monolitos que recuerdan a tanta gente de bien, parece no tener pausa ni fin. Tampoco acabará así nuestra repulsa y repudio. No nos van a cansar. He aquí la razón de este nuevo artículo de defensa y ataque.

14545237456072Cierto es que al hilo de los errores mayúsculos que por ejemplo en Madrid han cometido los dirigentes municipales retirando una placa que recordaba a unos jóvenes frailes asesinados en 1936, por el  mero hecho de serlo, o la confusión creada con la noticia de que calles dedicadas a Dalí, Santiago Bernabéu también iban a ser removidas, ha llevado a mucha gente a admitir, cuando no como lógico, sí como normal la retirada de las placas dedicadas a insignes generales que lucharon en el bando nacional en 1936. Cierto es que muchos medios se han hecho eco de los errores citados, pero, por más que leo, aún estoy esperando que alguien reivindique la memoria de dichos militares. Sí que lo han hecho los hijos y nietos de algunos de ellos; magníficos los artículos al respecto del Tte Gral Muñoz Grandes o del General de División Dávila.

YA ESTÁ BIEN.

Desde este BLOG, humilde paradigma de la defensa de España y de sus FAS, yo reivindico el honor y la grandeza de dichos generales. Aún estoy esperando que organismos como los Institutos de Historia y Cultura de los ejércitos defiendan la memoria histórica de aquellos hombres. ¿A qué esperan?

Vienen a mi memoria aquellas palabras que el Gral. Muñoz Grandes dirigía a aquellos de sus soldados de la División Azul cuando regresaban a España “Cuando regreséis a España y nuestras gentes se os acerquen con el natural afán de saber de vuestra vida en Rusia, jamás les habléis de vuestras propias heroicidades, sino de las gloriosas hazañas que realizaron los que aquí han muerto para que España viva” .218CE759-E176-42E8-887A-1584C069C4CE

Hoy cuando veo en que ha quedado el Castillo de Montjuich lleno de pancartas antimilitaristas y secesionistas, cuando con asombro me entero de que el patio de Carlos V en el Alcázar de Toledo es utilizado para bodas y banquetes, cuando veo desaparecer en el Arsenal de la Carraca una placa que simplemente recordaba a oficiales de la Armada asesinados en Paracuellos del Jarama, y tantas otras cosas más que prefiero no ver, se me revuelven las entrañas y aún más cuando me costa el sacrificio y heroísmo de nuestros soldados y marineros allá en Bosnia, Afganistán, Irak o en aguas de Somalia. Soldados y marineros dignos de mejor trato pues lo que son lo aprendieron de esos a los que hoy esos miserables quieren borrar de la historia.

Sí, desde aquí reivindico la figura del General Franco y de los Generales Muñoz Grandes, Dávila, Millán Astray, Saliquet, Varela, Yague y otros tantos más. Del capitán Haya o del héroe Garcia Morato. Reivindico a los héroes del Alcázar de Toledo, a los caídos en la División Azul y honro a la dotación del crucero Baleares. Todos forman parte de nuestra historia pasada y forman parte del acervo moral de nuestros ejércitos. Estoy hablando del honor y por supuesto de reconciliación pues no me duelen prendas en rendir el mismo honor a aquellos que en el otro bando también murieron noblemente defendiendo sus ideales por la  España en la que ellos creían.

Estoy hablando de españoles nobles que no merecen ser tratados como lo están siendo ahora y desde luego aún menos con la mirada puesta al tendido de aquellos que no debían permitirlo siquiera por vestir el mismo uniforme.

Libro de OrdenanzasEn algún artículo anterior me refería al significado de lo que supone la debida “neutralidad política” a la que se deben los militares en activo. Faltaría más dar una opinión en contra. El que entienda de mis líneas otra cosa distinta es que no entiende nada. Estoy hablando de otra cosa. Algo tan sencillo como siquiera reflejan nuestras RROO en su artículo 21: “Los miembros de las Fuerzas Armadas se sentirán herederos y depositarios de la tradición militar española. El homenaje a los héroes que la forjaron y a todos los que entregaron su vida por España es un deber de gratitud y un motivo de estímulo para la continuación de su obra “.

Para nada supone romper la neutralidad política el reivindicar la memoria de quienes todo lo dieron por España y es obligación de quienes son sus herederos, por mucho que les pese a algunos el reconocerlo o eso parece.

Allá cada cual con su conciencia, pero tal y como expresamos en la presentación de este BLOG que hicimos hace unas semanas, todavía quedamos algunos “viejos y estropeados soldados” que no nos vamos a callar, entre otras muchas razones porque sabemos que recogemos el sentir de tantos otros jóvenes soldados y marineros que por lo que respecta a España, a su unidad y a su pasado piensan lo mismo.FullSizeRender

YA ESTÁ BIEN.

General de División (R.) Infantería de Marina Juan Chicharro Ortega