OTAN, CEUTA, MELILLA Y GIBRALTAR

image_thumbnailA lo largo de este pasado mes de octubre la OTAN ha desarrollado un importantísimo ejercicio denominado ” TRIDENT JUNCTURE”  en el que han participado casi 36000 hombres. España ha sido país anfitrión aportando 8000 hombres y ocho escenarios. Sin duda, una buena ocasión para ejercitar capacidades, y de paso, también, enseñar músculo a posibles adversarios o contendientes.

Al hilo, también, de estas importantes maniobras, nuestro exJEMAD podemita ha declarado su parecer sobre esta organización militar con un claro desacuerdo del “status” actual de la misma,  lo que ha propiciado opiniones contrapuestas sobre nuestra integración en esta Alianza multinacional liderada por los EEUU. Nada nuevo viniendo de este partido antisistema y que no debería extrañar a nadie pues ya conocemos sus postulados desde hace tiempo.

gibraltar5Dos noticias diferentes pero que tienen el punto común de tratar sobre esta Organización, poniéndola de actualidad, y que, por lo que a mí respecta, me lleva, una vez más, a tomarla como referencia respecto a la situación de nuestras plazas africanas, Ceuta, Melilla y por ende, también, Gibraltar.

Y a ello voy.

Hablar de Ceuta y Melilla es hablar de dos ciudades españolas que lo son desde antes de la constitución o existencia del Reino de Marruecos que sin embargo – me parece que no es conocido demasiado esto – se encuentran fuera del paraguas de protección de la OTAN.

España ingresó en la OTAN en 1982 y desde entonces ha sido un aliado leal y fiel con la Organización. Ha participado en numerosas operaciones de la misma con un alto tributo en sangre (muertos y heridos). Las guerras en Los Balcanes, Libia o  Afganistán entre otras son testigos del sacrificio de nuestra nación en comunión con nuestros aliados.10.12.13-CEUTA-Y-MELILLA-4

Por si esto fuera poco, cuasi finalizada la instalación de parte del componente naval del escudo antimisiles de la OTAN en la Base Naval de Rota, se ha elevado el riesgo para nuestro territorio por la amenaza de aquéllos contra quienes va dirigida la acción de defensa. Esto es  obvio y hubiera parecido lógico que, digo yo, se hayan   negociado contrapartidas. No sé si así se ha hecho, debido, quizás, a la discreción de estos casos, aunque oficialmente nada se sabe de esto; pero caso de estar en ello  espero que se explique a los el_escudo_anti-misiles_de_rota-1EEUU y a la Alianza que no es de recibo que mientras que la OTAN garantiza los intereses de sus aliados en territorios bien lejanos, una parte del territorio de uno de sus aliados se encuentra fuera de su sistema de seguridad y defensa. Porque esto es lo que sucede en la actualidad. Ceuta y Melilla, ciudades españolas, no son contempladas por la OTAN como tales. Esto es una incoherencia absoluta y que es necesario corregir. Conviene resaltar que de conformidad con el Artículo 5 del Tratado de la OTAN “la responsabilidad más grande de la Alianza es defender nuestro territorio y población contra cualquier ataque”, y les guste o no, Ceuta y Melilla son España.

Y en cuanto a Gibraltar obvia extenderse y explicar aquí que es una situación harto diferente por mucho que algunos pretendan lo contrario. Nada tienen en común el contencioso presente que España tiene con la Gran Bretaña por la soberanía del Peñón y la españolidad indiscutible de Ceuta y Melilla. Sin embargo sí que hay, a mi entender, un punto de contacto entre ambos problemas y éste está sin duda en la OTAN.

Me explico: así como el interés de la OTAN por atender a la españolidad de Ceuta y Melilla es nulo, el que muestra para cooperar con España a propósito de Gibraltar es tan inexistente como el anterior. A la Organización le importa bien poco la justa reivindicación histórica española.

¡Menuda Alianza en la que nos encontramos!image_content_3315434_20150703152012

Si los EEUU o la misma Organización hubieran querido apoyar a España, en este asunto, hace tiempo que la base militar británica en Gibraltar habría dejado de tener interés, pues obvia recordar la proximidad de la de Rota que la hace innecesaria. Y el asunto entre España y Gran Bretaña tendría sin duda otro cariz.

Soy soldado de infantería y bien lejano a entender las retorcidas, y para mí absurdas maniobras diplomáticas, que hemos llevado a cabo casi siempre en torno al asunto gibraltareño. La solución en la historia a cuestiones tortuosas entre pueblos se han resuelto siempre – independientemente de con las armas, hoy impensable – con inteligencia, rectitud, visión de Estado y sobre todo con VOLUNTAD de resolver el problema. Sucede que por razones que se escapan a mi humilde intelecto la Gran Bretaña no tiene intención alguna de solucionar este asunto. Se fue de la India, Pakistán, media África, Hong Kong y un largo etc., de países de forma casi siempre ordenada y pacífica, pero hete aquí que por mantener una mísera roca en la península ibérica prefiere la “enemistad”, de quien se supone aliado suyo, a solucionar un contencioso histórico ciertamente ridículo si lo comparamos con los antes reseñados. No, no tiene voluntad alguna de resolver el contencioso. Desengañémonos de una vez. Fotografia-Royal-Marines-marines-EEUU_ECDIMA20151103_0012_20Estamos ante un extraño aliado que incluso se ha permitido la desvergüenza de conmemorar la ocupación del Peñón, con motivo de las citadas ” Trident Juncture”, en nuestro propio  territorio, sin que se tenga noticia alguna de reacción de nuestros dirigentes políticos ni militares. Yo, desde luego, no lo tengo  como aliado puesto que los aliados no se comportan así.

En consecuencia, sólo vislumbro una solución y ésta pasa por que su  principal y amoroso aliado, los EEUU, le obliguen a ello. Es hora ya de plantearle a los EEUU – país por el que siento una profunda admiración – que o nos ayuda a encontrar una solución satisfactoria para ambas partes, que las hay, o que se acaba de una vez nuestra aquiescencia a todos sus deseos y necesidades en la guerra global que está llevando a cabo desde hace 20 años contra el terror. Y son muchos: desde la permanente autorización para uso logístico de nuestro territorio hasta el apoyo y cooperación militar en operaciones bien lejanas, pasando por la aquiescencia, hoy, para instalar en España parte importante de su escudo antimisiles con el riesgo que esto implica y, además,  por si no bastara con las cesiones en la Base Naval de Rota ahora también en Morón.47ed312dbee39b4feb4a261300270374_l-2

Soy firme partidario de la presencia de España en todos los organismos internacionales, incluidos los que afectan a la seguridad y defensa, pero, visto lo visto, la verdad es que no son pocas las ocasiones en las que parecemos los tontos de la película.

Y pensar que, en gran medida, los aspectos navales de la ” Trident Juncture” se han desarrollado entre Gibraltar, Ceuta y Melilla.

¡Lo que hay que ver!

General de División de Infantería de Marina (R.) Juan Chicharro Ortega

10 Noviembre 2015