LA INFORMACIÓN SOBRE LA DEFENSA. APUNTES DE UN PERIODISTA

LA INFORMACIÓN SOBRE LA DEFENSA. APUNTES DE UN PERIODISTA

(12 Abril 2015)

cursojacaReza el clásico que “solo damos opiniones imparciales sobre aquello que no nos interesa”. Como esto de la Defensa particularmente me interesa, la reflexión que sigue será forzosamente parcial. Se trata de poner negro sobre blanco qué ocurre con el tratamiento informativo de las cuestiones que tienen que ver con las Fuerzas Armadas y, en segunda instancia, qué ocurre en la relación entre militares y periodistas.

Sobre la cobertura de la información sobre Defensa entiendo que:

  1. En términos generales es marginal. Pero hemos pasado de una selección de temas más sensacionalistas a otra más rigurosa, seria y técnica.

  1. Se informa de la manera que se ha anotado tanto en las noticias sobre la política de la Defensa como en las relativas a lo que hacen nuestras FFAA. La clave aquí es siempre una: la política, la estrategia de comunicación del Ministerio y los Ejércitos que es la que condiciona la información que se puede facilitar (el perfil, la frecuencia, etc.).

  1. Se está informando crecientemente con más rigor a pesar de que los medios somos especialistas en crear falsos debates y además en politizarlos hasta el final. Verbigracia: misiones de paz vs misiones de guerra.

  1. Hoy un tema especial de politización es el que afecta a la información o las declaraciones que emanan de las FFAA y sus altos mandos en foros de reflexión y de debate vinculados a temas de actualidad. Verbigracia: la manipulación de las palabras que pueden hacer alusión, por ejemplo, a la integridad territorial del Estado y la unidad de la nación a la luz de procesos de independencia fallidos como el de Cataluña.

Uno de los mayores centros de la información sobre Defensa es sin duda la relativa a las misiones internacionales. En este sentido:1341928729_0

  1. Los periodistas estamos explicando bien -y los militares ayudando- a explicar que son operaciones no bélicas (no se emplean todas las capacidades militares, no constituyen la actividad fundamental ni tradicional de las FFAA) pero requieren del uso de la fuerza

  1. Estamos explicando bien que entrañan un riesgo alto o muy alto (y llevan directamente al combate del enemigo), y por consiguiente pueden dejar víctimas.

  1. Es verdad que a veces se emplean como sinónimos de forma laxa términos como “conflicto”, “crisis”, “tensión”, “situación de emergencia”, “misiones de ayuda”, “intervenciones humanitarias”, “respaldo a autoridades civiles”, “trabajo para la implantación de la democracia”, “reconstrucción”, “recuperación de las instituciones”, “tareas de apoyo a la sociedad civil”. Con el caos terminológico queda patente que son misiones complejas, que en ocasiones entrañan muerte y destrucción (material y humana). Es importante que los periodistas no rebajemos el nivel de la amenaza que representan esas operaciones en territorio mueren-soldados-otan-afganistan_3_1_835769hostil.

Los periodistas no trabajamos sobre el vacío, sino para una audiencia, para la opinión pública, y en este sentido no olvidamos lo que apuntan los estudios demoscópicos en España. Por ejemplo, que hay mayor rechazo a lo que hacen nuestros militares entre los españoles:

  • Con menor nivel de estudios

  • Cuanto más baja es su ubicación en los estratos socio-económicos

  • Cuanto más se acercan a ideologías nacionalistas

  • Cuanto más se acercan a posiciones políticas de izquierda

  • Cuento menos interés tienen por los asuntos internacionales

Considero que, como comunicador y prescriptor, que hemos de asumir y tenemos que trabajar para corregir algunas visiones deformadas. Por ejemplo, las de quienes desprecian a nuestros militares…

  • Porque los consideran un vestigio del franquismo

  • Porque ignoran que conforman una institución que vela por nuestras libertades y nuestras vidas

  • Porque entienden que reciben un presupuesto que es demasiado alto y que podría destinarse a otros fines más útiles

  • Porque los ven casi como un grupo de voluntarios de uniforme que hacen un trabajo que bien podría desempeñar una ONG bien instruida

Como corolario, diría:

    1. Cuando abordamos informativamente estas cuestiones tenemos que ser conscientes de que estamos contribuyendo o minando la creación de una conciencia social sobre la necesidad de la Defensa. Es un objetivo, también para nosotros, a la hora de informar, que las FFAA sean vistas por los españoles como una parte más de la sociedad. En eso estamos algunos.

    1. De poco van a servir los esfuerzos institucionales para el refuerzo de la cultura de Defensa, de poco el encuentro de nuestros militares con la sociedad civil si no hay un trabajo proactivo y favorable en esa dirección de los medios de comunicación actuando como intermediarios. Los medios pueden reforzar, en positivo, o dañar, en negativo, ese despliegue institucional.20060528_FAS_Harrier_G

    1. En esa creación de la cultura de Defensa, en su promoción intervienen otros actores que tienen un papel decisivo al margen de los medios, por ejemplo la Universidad. Sin embargo, su influencia para llegar al conjunto de la opinión pública es ciertamente mínima si la comparamos con la que pueden tener las grandes plataformas de comunicación de masas.

    1. En consecuencia, y cuando estamos abordando estas cuestiones, considero que editorialmente no podemos ni debemos entender de política, no de partidos políticos de uno u otro signo, no de gobierno y oposición. Hemos de saber estar del lado de la verdad y de nuestros militares, de sus intereses, que son los nuestros, como periodistas y como ciudadanos: estén en Líbano, Afganistán, Congo, Haití, Bosnia o Kosovo, Mali… o España, en nuestros cuarteles y escuelas.

    1. Para conseguir esto último -estar del lado de la verdad- necesitamos que el poder político nos la cuente. Eso es lo opuesto a engordar determinados elementos de las misiones y adelgazar otros; es lo contrario a poner la lupa y la luz sobre unos elementos más o menos humanitarios y agradables, y por el contrario poner sombra sobre otros más o menos bélicos y desagradables.

    1. Los periodistas hemos de influir en la visión que tienen los españoles sobre los Ejércitos y sus funciones en una sociedad democrática, abierta y moderna. Las FFAA no sólo nos defienden de ataques sino que son un elemento esencial para la proyección de nuestros intereses en el mundo.

Seguiremos informando y opinando…

12 Abril 2015