LA BRIGADA DEL 68. EL OFICIO, LA MAR Y LAS ARMAS,

4291070_origLA BRIGADA DEL 68. EL OFICIO, LA MAR Y LAS ARMAS (ALMIRANTE-R- JOSÉ ÁNGEL SANDE CORTIZO)

Madrid, otoño 2.015

El pasado viernes 6 de noviembre, la Brigada del 68, de la Armada (los oficiales que en 1.968 recibieron su patente de tales), renovó sus votos con el oficio, la mar y las armas, y con quienes, a su servicio, lo han ejercido: la Armada y España.

ShowBinaryServletLa ocasión: los 50 años de la promoción a Guardiamarinas de unos y la vela de armas de otros para incorporarse a ella.

El lugar: allí donde los Ejércitos y la Armada unen sus armas y corazones en la protección de S.M. el Rey de España, los cuarteles y Plaza de Armas de la Guardia Real.

El impulso: un retorno, quizá, a la verdadera patria, según Rilke, del hombre, la infancia, ampliada hasta la “línea de sombra” que marca, como apunta Conrad, el fin de la juventud.

Algo de lo último, algo de añoranza ha habido, pero lo que a celebrarlo nos llevó ha sido la necesidad íntima de hacer patente que el compromiso con la Armada y España no prescribe con el cambio de situación administrativa, el deseo anhelante de mantener vivos los lazos forjados en aquellos días y de proclamar que en ellos han querido ayustarse, haciendo más fuertes lazos y votos, las que su vida, en aquella juventud, han decidido compartir con los unos y los otros.

Y así, la bonhomía y buen hacer de la Guardia Real, de Almirante y Coronel a grumete y tambor, nos ha permitido que, tras la lección de historia que su museo ofrece, pudiésemos anotar una página de oro en nuestro particular cuaderno de bitácora:

Con la Guardia Real en formación de parada y en la tribuna la Liga Naval estadounidense, la Brigada al completo (quienes juraron un día bandera y quienes desde su matrimonio con ellos, les sostienen y alientan), besó orgullosamente la Bandera que esa Guardia escolta, homenajeó a quienes de los suyos ya sobre el horizonte han marchado, y recibió agradecida el desfile en su honor con que la Guardia Real finalizó la parada.maxresdefault

La Brigada, la del 68, así honrada, puso su mejor empeño en mantener apostura y marcialidad, mas sin ocultar su satisfacción y gratitud por la ocasión y el trato; encargado, al concluir el beso a la Bandera en la Plaza de Armas, de explicitar ambos sentires su Brigadier, lo hizo con estas palabras:

Lo que defiende las plazas fuertes no son sus murallas

sino la gente de armas

afirmaba en el siglo XVI el General de España por excelencia.

img_02_mar_oceanoY Uds. Monteros de Espinosa, Infantes de la Mar Océana, Escuadrilla Plus Ultra… Guardias Reales, son la defensa inmediata del bastión de nuestra la plaza fuerte, S.M. el Rey.

Gracias, por vuestra entrega en tal defensa y gracias por el honor que hoy dispensáis a la Brigada, la del 68, al oficiar de testigos en esta nuestra renovación.Almirante Jefe del Cuarto Militar de S.M., Coronel, Camaradas de Armas que bajo nuestra bandera y banderas amigas servís, Damas y Caballeros:

Cinco décadas atrás la Armada aceptó que en nuestras hombreras se cruzasen las anclas que de nosotros hacían GuardiaMarinas, el oficial más moderno si embarcados… Cinco décadas atrás que los hoy de Cuerpos Comunes velaban sus armas para unirse a nosotros.

Medio siglo… tiempo de servicio desde la mar y en tierra, a esa Patria a la que un año atrás habíamos prometido, jurándolo ante Dios…derramar, si preciso fuera, en defensa de su honor e independencia… hasta la última gota de nuestra sangre.

imagen001

 No otro, Guardias Reales… Señores Soldados, les decía el General aquel, es el compromiso que Uds. han adquirido con ella, por más que en su formulación, plegándose a los modos directos y prosaicos de hoy, se les pidasi preciso fuera, entregar su vida en defensa de España.

Bien poco, pues, les separa, Señores Soldados, de este grupo de añosa gente de mar y guerra; tan solo, quizá, la huella de la sal y el viento, el recuerdo de horizontes renovándose sin cesar, de tajamares desafiantes, varengas y vagras crujientes, jarcias y serviolas sin fin…

Quizá, tan solo, lo que el poeta llama nostalgia:

morar en la onda / y no tener patria en el tiempo.

El tiempo… no más que el acúmulo de experiencias en nuestros pañoles, no más que la ocasión de colmar el irredento anhelo de completarnos…

y hoy, al renovar, besando con unción la bandera, el juramento años ha prestado, nuestra Brigada, la del 68, lo ha hecho completa:

Varones de pelo cano y reposado andar.

Rosas de Otoño con el semblante sereno que una vida plena otorga.

Sin ellas bien poco habríamos, los varones, sido; sin su ánimo y apoyo sostenido,  sin el estímulo que lograr su aprobación y sonrisa ha supuesto siempre…

250px-Escuela_Naval_MilitarSiempre… la eternidad, con quien, a decir del poeta, las horas cotidianas quedamente dialogan formulando los deseos.

Horas cotidianasde las que quien como meta tiene el deber puntualmente cumplido, mucho sabe.

Diálogo quedo… con los de la Brigada que, notados y cumplidos, guardia en el Azul Eterno montan ya.

Eternidad… a quien los amores a la Patria y a la Libertad, al Hombre, el individuo, y a la Responsabilidad, fiamos.

Deseos… tres deseos, tres ruegos a quien de Cielo Tierra y Mar dispone, traemos hoy:

Que el Señor de Bondad guarde a las Rosas de Otoño, y que estas, si les place, sigan iluminando a los varones de la Brigada.

Que las singladuras que para toda ella reservas, Señor de la Calma y la Tempestad, no desmerezcan de las que hasta hoy nos has dispensado.

Que el Dios de los Ejércitos les aliente y guíe, Guardias Reales, en su cotidiana tarea, mas… si la ocasión del “si preciso fuera” llegase, cuenten con lo que aún corre cálido y leal en esta gente de mar y guerra, para anegar el fuego enemigo que asediarles pueda.

 Lo que defiende las plazas fuertes no son sus murallas…

ni su Constitución y sus Leyes…sino

la gente de armas que guarne, avizorando el exterior, las primeras, yp1560953

la gente de gobierno y leyes que, por el bien de la Nación velando,

a las segundas hace honor.

Españoles, en suma, que a su Patria con lealtad y entrega sirvan.

Así hemos servido, Uds, Guardias Reales… Señores Soldados, y la Brigada, la del 68.

Y así, en tanto el Señor de los Destinos disponga, serviremos.

Almirante, Coronel… Camaradas de Armas… Damas y Caballeros que hoy habéis oficiado, también, como testigos de nuestra renovación… Gracias.

Otros actos completaron, en el fin de semana, la celebración, que concluyó el domingo día 8 con Misa Mayor en la Catedral de las Fuerzas Armadas: Acción de gracias al Dios de los Tiempos, y ruegos al Dios de Bondad para su incipiente otoño vital y a la Estrella de los Mares para que siga para ella, para la Brigada, luciendo.

descargaSentimientos y principios, en suma, que, como la verdad y aun la belleza, son invisibles y del concurso de la palabra necesitan, como la realidad en el poema de Celso Emilio Ferreiro, para que su existir se evidencie.

Mas si el poema citado, La palabra*, da ese poder a esta, lo hace a condición de que su significado, como a tantas hoy les sucede (p.e., libertad, responsabilidad… deber, derecho… incierto, democracia… etc., etc.) no sea traicionado, o que su empleo en el olvido, caso de “lealtad”, no caiga.

Por cierto, la Brigada, la del 68, con nuestra España en el corazón desde el primer clamor del alba, siempre ha creído en la esperanza.

Ángel Sande Cortizo 

Almirante (R.) 

Brigadier de la Brigada del 68                                                               

La realidad existe

porque existe la palabra.

Si no sabes decir “larga es la noche”

no sabrás que existe el alba.

Para ser libre el hombre

ha de saber decir “creo en la esperanza”.