La Academia General Militar y las Academias Especiales

actoRecientemente se ha publicado en este Blog un artículo sobre la AGM y las Academias Especiales de las Armas del Ejército de Tierra.

En dicho artículo se abogaba por la desaparición de las Especiales a favor de la única existencia de la Academia General Militar.

Antes de exponer mi opinión sobre el asunto es necesario recordar una serie de cuestiones.

Ante todo, me voy a referir a las Armas y no a las especialidades fundamentales, que es como se recogen en el Reglamento de Cuerpos, Escalas y Especialidades, porque considero que este cambio, como dice el propio reglamento, solo tiene una razón administrativa. Las Armas, sin embargo, vienen determinadas por una realidad asociada al combate, como es la de su forma de acción predominante.

Academia-Infanteria-Toledo-Jura-Bandera_TINIMA20120505_0313_5  También es necesario recordar que la Enseñanza Militar distingue perfectamente la de Formación de la de Perfeccionamiento.

Tanto la AGM como las Especiales tienen como principal misión la formación de los futuros oficiales de las Armas del Ejército de Tierra.

La Enseñanza de formación de un oficial incluye una serie de conocimientos de tipo general y otros específicamente militares, pero también una formación, que podemos llamarla espiritual, en las virtudes y valores que le hagan digno de ingresar en el ET. y mandar y conducir a sus subordinados.

Pues bien, no cabe duda de que dentro del conjunto de conocimientos de los oficiales de las distintas Armas existe una parte de ellos que son comunes y otra parte que son específicos de cada una. Igualmente, dentro de su formación espiritual sucede lo mismo, derivado, precisamente, de su papel en el combate. El oficial de Infantería y el de Artillería, por ejemplo,  deben tener la misma base espiritual, pero además se deben diferenciar, y se diferencian, en lo que les es propio y exige su participación en el combate, como infante y artillero, respectivamente. Lo mismo sucede en el resto de las Armas.250px-Segovia_-_Academia_de_Artilleria

La Academia General Militar, como hemos vivido todos, nos ha formado en los conocimientos generales y en las virtudes y valores que debe tener todo oficial.

En las Especiales hemos adquirido los conocimientos específicos de nuestras Armas y hemos reforzado aquellas virtudes y valores más propios de cada Arma.

Esa es la explicación de la existencia de la Academia General Militar y de las Especiales.

Por supuesto que todo eso se podría hacer en un solo centro, pero la misma historia a que hace referencia el citado artículo refleja la realidad del problema.

Nuestra historia nos enseña que cuando se ha visto la extrema separación y alejamiento que se estaba produciendo entre las Armas y que ponía en peligro la vida misma del Ejército, se decidió crear un centro de formación general para contrarrestar esa deriva y aumentar la cohesión.

ACADEMIA DE CABALLERIA6Sin embargo en los ejemplos citados en el artículo (Segovia 1842 y Toledo 1883), se consideró necesario volver atrás, sin duda, porque los resultados no fueron satisfactorios.

El General Fontenla aboga por la desaparición de las Especiales porque dice “no contribuyen a los fines fundacionales de la Academia General Militar y perjudican la cohesión, la acción de conjunto y el espíritu de la General”.

Sin embargo, en su exposición admite que el mismo Almirante considera que el espíritu de cuerpo (sin duda estimulado en las Especiales) es un poderoso resorte de organización, cohesión y disciplina. Cuando cita a Mola es para condenar el “exagerado espíritu de Cuerpo”.

Por tanto, lo que invalida el espíritu de Cuerpo es la exacerbación y exageración no su existencia, que es beneficiosa, como lo demuestran en todos los Ejércitos del mundo, donde existen las Especiales.

Por otra parte, esa exageración, los que hemos vivido el Ejército durante muchos años podemos dar fe de que no se produce. Tanto es así que el General Fontenla para dar ejemplos “recientes” de ese efecto cita a Mola en 1934, después de haber vivido la terrible situación del Ejército en los primeros treinta años del siglo pasado.

También cita el General que “las especialidades se obtienen fuera de las Academias”. En este caso se confunde la formación con el perfeccionamiento. La especialidad del Arma se debe conseguir en el periodo de formación en las Academias, para que puedan mandar efectivamente sus unidades al incorporarse a sus destinos. De otra forma no podrían formar parte de los contingentes que actúan en el exterior, como está ocurriendo.

MD52. MADRID, 24/2/2011.- Exterior de la Academia de Ingenieros situada en la localidad madrileña de Hoyo de Manzanares, donde la explosión que se ha registrado hoy en el campo de tiro ha provocado la muerte de cinco militares y varios heridos. EFE/Emilio Naranjo TELETIPOS_CORREO:%%%,%%%,SUCESOS,%%%

En cuanto a decir que “solo hay una táctica y ésta es siempre, al menos, interarmas” y que “hay tácticas en función de la entidad de la unidad (Cuerpo de Ejército, División, etc.), pero es un error tener tácticas diferenciadas para Infantería, Caballería, Artillería, etc.” es cuando menos confuso.

En todas las definiciones de Táctica, tanto las expuestas en el citado artículo como la de Beaufre “arte de emplear las armas en el combate para conseguir su mejor rendimiento”, no se hace nunca referencia a ninguna entidad de unidad, porque la realidad es que no depende de ella. La táctica se plasma en la maniobra táctica y, de acuerdo con la definición, toda unidad maniobra. Lo que sucede es que la maniobra de una unidad de Infantería es diferente de la de Artillería, de Ingenieros, Caballería o Transmisiones.

Por tanto decir que solo hay una táctica, la de las Grandes Unidades, es sencillamente falso. La Táctica es un concepto aplicable a cualquier unidad que debe combatir.

agm-1Por otra parte, decir además que es siempre interarmas es confundir absolutamente el concepto. Lo que es interarmas es el combate o la batalla, como también lo podemos considerar conjunto o combinado.

Pero más allá de todas las consideraciones que podamos hacer no creo que las Especiales no contribuyan a los fines fundacionales de la AGM. Una demostración palpable es la unión existente en las promociones de la General, siendo precisamente el nexo entre sus componentes, como enseña nuestra experiencia.

Como conclusión, creo que el esquema, en cuanto centros de enseñanza de formación, es el idóneo.

MADRID 9 DE ABRIL 2016-04-09

JOSÉ ÁNGEL ARMADA SARRÍA

GENERAL DE BRIGADA DE INFANTERÍA (R.)