CONTROL POLÍTICO DEL USO DE LA FUERZA (LAS REGLAS DE ENFRENTAMIENTO)

Los Estados, y las organizaciones internacionales de seguridad y defensa, como sujetos del derecho Internacional, son los que están legitimados para la utilización de la fuerza, tanto en su ámbito doméstico, que lo hacen por medio de la policía, como en el ámbito exterior, a través de las Fuerzas Armadas. Es en este segundo caso en el que me quiero centrar.

1

Foto sacada de internet

¿Pero de qué manera ejercen los Estados la utilización de la fuerza? Les propongo una reflexión en torno a la fotografía adjunta ¿qué les sugiere?

¿David contra Goliat?, tal vez ¿la realidad más descarnada de la guerra actual?, o simplemente el uso desproporcionado de la fuerza. En cualquier caso, no me negarán que la imagen es impactante.

2

La biblioteca de Sarajevo (patrimonio de la humanidad)

No son pocos los esfuerzos que la humanidad ha hecho a través de la historia para erradicar las guerras o los conflictos armados. Sin embargo, a pesar de la buena voluntad parece evidente que el objetivo final no se ha conseguido. Todo lo más, se ha logrado legislar sobre la legitimidad del propio conflicto o derecho a hacer la guerra (ius ad bellum): La legítima defensa de un Estado o la acción coercitiva del Consejo de Seguridad de la ONU. Así mismo se ha avanzado considerablemente en la contención de los efectos colaterales de los conflictos, protegiendo a civiles, prisioneros, personal sanitario o reduciendo las zonas y objeto de combate a los objetivos estrictamente militares, limitando así mismo el uso de algunas armas consideradas “perniciosas” (ius in bello)

El amplio espectro del conflicto para el que unas fuerzas armadas modernas han de estar preparadas, va desde la contribución a la disuasión, pasando por las acciones de contención y escalada de una crisis, ayuda humanitaria hasta las acciones de combate puro y duro. No son pocas las dificultades que se han de abordar a la hora de arbitrar unas medidas para que en la actuación de los ejércitos mediante el uso de la enorme potencia de la que están dotados en la actualidad, no sea peor el remedio que la enfermedad.

3

Ataque con morteros al destacamento de Jablanica

Estas medidas, que poco a poco se van universalizando, son las conocidas entre los profesionales como Reglas de Enfrentamiento (Rules of Engagement, o ROE, por sus siglas en inglés) Las ROE son un catálogo de medidas a través de las cuales se regula la utilización del uso de la fuerza de varias maneras. Para empezar hay ROE específicas para los ámbitos terrestres, aéreos o navales. Las hay previenen la escalada en el conflicto limitando, por ejemplo el calibre o tipo de armas a utilizar. Hay ROE que permiten únicamente la defensa de las fuerzas propias y hay otras que amplían la utilización de la fuerza a otras fuerzas, civiles e incluso a determinados bienes o propiedades debidamente definidos.

La primera vez que fuerzas militares españolas tuvieron que operar con ROE fue en la operación UNPROFOR, en el marco de las Naciones Unidas, que se inició a finales de 1992 y tenía como finalidad la protección y seguridad en determinadas zonas de Croacia y Bosnia Herzegovina, bajo mandato de NNUU. Aquella misión se desempeñó con unas ROE tan poco efectivas que trajeron como consecuencia, por ejemplo, el bloqueo de la entrada Cuartel General del Mando de UNPROFOR en ByH mediante una hormigonera calzada por dos minas contra carro puestas por el ejército croata (HVO) o la interdicción de un convoy español que se dirigía a Jablanica, contra cuyo destacamento se había producido un ataque de morteros la noche anterior en el que resultó muerto el legionario del 4º Tercio José León Gómez y 14 legionarios más heridos; sólo por poner un par de ejemplos que viví personalmente.

4

Cuartel General de BiH Commanden en Kiseljak (Bosnia Hercegovina)

En tales circunstancias y con unas ROE tan limitativas, tras casi cinco años la misión no progresaba y las partes en conflicto, una más que otras, se aprovechaban de esta debilidad para reforzar sus propios intereses. La solución vino por la iniciativa del política conocida como “Acuerdos de Dayton” (Diciembre de 1995). Tomando nota de aquellos acuerdos la ONU autorizaba a la OTAN liderar al despliegue de un contingente militar (Implementation Force, IFOR). Nueva misión y nueva cadena de mando, pero en realidad se trataba básicamente de las mismas fuerzas cuyo cambio más notable se tradujo en el repintado de los vehículos del blanco ONU al kaki OTAN. La Resolución 1031 del Consejo de Seguridad de la ONU autorizaba el despliegue del contingente por un año, y en efecto, exactamente un año después el Comandante de IFOR, cumplida su misión, entregaba el mando al comandante de una nueva fuerza: Stabilization Force SFOR, con un nuevo mandato.

5

Ataque suicida contra el RAC WEST en 2006

¿Cómo fue posible el cumplimiento de la misión IFOR en tan solo un año, cuando UNPROFOR no lo consiguió en cinco? Creo que la razón fundamental (aunque no única) fue el que se autorizaron unas reglas de enfrentamiento más robustas de acuerdo con la exigencia operativa de la misión.

Y es que las ROE deben responder exactamente al perfil de la misión. Es decir, para conflictos de baja intensidad (ayuda humanitaria o mantenimiento de la paz) deben ser lo suficientemente razonables para que, sin poner el riesgo el cumplimiento de la misión, como veíamos en UNPROFOR, prevengan la escalada de la crisis. Pero en operaciones de mayor nivel (Peace enforcing o defensa de los propios intereses nacionales) deben se decididamente más robustas.

6

Volando a baja cota por la Región Este de Afganistán

En cualquier caso Las ROE son de obligado cumplimiento y deben ser consistentes y respetuosas con la legislación del país en el que se desarrollan las operaciones, con la organización de Defensa que las autoriza (ONU, OTAN, UE…) y con las del país al que pertenecen las fuerzas. Esto puede hacer que una ROE aprobada por la OTAN (i.e. uso de la mínima fuerza para impedir la huida de combatientes que han participado en acciones ilegales) un país determinado, España, no la implemente para sus fuerzas empeñadas en tal operación, por ser contraria a la legislación española.

Para terminar, señalemos a modo de definición, que las ROE son directrices a las fuerzas militares (incluidos los individuales que definen las circunstancias, condiciones, grado y manera en las que puede aplicarse la fuerza de las armas, o acciones que puedan interpretarse como una provocación, se puede aplicar. La ley de la Carrera Militar en su artículo 4.1. es el primer texto legal de la ordenación militar española en la que aparecen mencionadas las ROE: “En el empleo legítimo de la fuerza, hará un uso gradual y proporcionado de la misma, de acuerdo con las reglas de enfrentamiento establecidas para las operaciones en las que participe”.

¿A que ya no miran la foto que encabeza esta entrada de la misma forma que al principio? Tal vez el jefe del potente carro de combate Merkava 4 ordenara “torre a las 10” ignorando al chaval por razones obvias. No hay ROE o principio legal alguno que justificase de otra forma de proceder.

Adolfo Coloma Contreras

General de Brigada (R) del Ejercito.

(fotografías de la colección privada del autor)

15 Abril 2015