Contestación del Almirante Tafalla al General Alamán (Unidad Militar de Emergencias)

250px-Coat_of_Arms_of_the_UME.svgMi querido compañero y General,

A veces la limitación de la pluma –especialmente dentro de los márgenes de un artículo periodístico- pone difícil el hacerse entender. En esos casos suele ser buena cosa recurrir al instinto. Y mi instinto me dice que lo que tú y yo queremos en este caso es algo parecido.

Los dos queremos reforzar el espíritu militar de nuestras unidades y centrarlas en sus misiones operativas. Ahí seguro que estamos de acuerdo.

En lo que quizás divergimos es que tu pareces querer disolver la UME y yo pienso que eso no va a ser factible y –honestamente- tras nada menos que diez años de abnegados servicios a la sociedad, tampoco justo.

Habría que reflexionar sobre las diferencias entre las catástrofes que nos manda la naturaleza y las que puede originar el fanatismo del hombre. Estas segundas buscan hacer el mayor daño posible y creo que no es nada descabellado pensar que el carácter militar de los designados para combatirlas vendría bien. Aunque solo sea para –también- neutralizar a los terroristas.

Otro aspecto a considerar es el de la asistencia humanitaria en áreas donde la protección física de los rescatadores puede estar comprometida. Si hay un desastre natural en Melilla o en Canarias, los miembros de la UME que actúen no van a necesitar ser protegidos. Al contrario, la población local probablemente los bendecirá. Si la catástrofe ocurre por ejemplo en Beirut –y nuestro Gobierno decide ayudar- ya no estoy tan seguro que un bombero sea preferible a un militar de la UME.

En fin, querido Emilio, no sé si te habré convencido pero yo intente escribir sobre el futuro (o quizás más exactamente sobre un futurible) y no sobre el pasado con personajes políticos esperpénticos sobre los que tengo el mismo concepto que tú. Pero incluso un reloj parado acierta dos veces en dar la hora exacta al día. Quizás aquellos aficionados socialistas en Defensa no hicieron todo absolutamente mal. Especialmente cuando nuestro reloj se ha puesto las pilas con tanto entusiasmo durante una décadaimpulsado por militares que sienten exactamente como nosotros.

Tú sabes como yo que nadie va a disolver la UME. Las alternativas son darle una misión más militar y operativa o seguir quejándose al viento.

Un fuerte abrazo

Ángel Tafalla. Almirante (R.)