CONFLICTO ASIMÉTRICO

270px-El_colosoHace ya bastantes años, tras la caída del muro de Berlín, las Naciones occidentales, particularmente las europeas y de forma especial España, por razones poco comprensibles más allá de la pura ideología de los poderes políticos, decidieron que superada la guerra fría y con ella la confrontación directa de los dos bloques resultantes de la II GM. el mundo pasaba a un estado idílico de la paz deseada y deseable, las amenazas se transformaban en simples riesgos que se apagaban antes de que se extendieran y en consecuencia se reducían de forma drástica las Fuerzas Armadas y los Presupuestos de Defensa.

Desaparecido un enemigo tangible, además de las transformaciones materiales había que cambiar el lenguaje hasta entonces bélico, como si con cambiar su toponimia una montaña se convirtiera en río. En nuestra querida España la palabra guerra desaparece hasta de las últimas Reales Ordenanzas. A nivel internacional se incide para que la política de Seguridad, que expresa un concepto más amplio y menos concreto que el de Defensa, absorba la fase mas relevante de la propia Seguridad como lo es la Defensa, incluyendo la imprescindible disuasión.

los-fallos-del-cni-en-la-muerte-de-sus-espias-en-irak_detalle_articuloEl constante empleo de eufemismos, evita hablar de enemigo y se refieren a las partes enfrentadas, facciones, insurgencia, etc. Hasta las bajas en combate se denominan accidentes o consecuencia de actos terroristas.

Por supuesto que el hecho de que varíen los procedimientos respecto a los conocidos como convencionales no significa que los efectos sean distintos para las Unidades sobre el terreno y si bien es necesario cambiar sus medios y las tácticas, el combatiente que tiene que enfrentarse al enemigo siente lo mismo que lo sentiría en la guerra de las Naranjas o Waterloo sin ninguna diferencia.

Valga este preámbulo para exponer mi opinión sobre el error de la política occidental al bajar la guardia en materia de Seguridad y Defensa, no solo por las rebajas presupuestarias sino por la incapacidad de acuerdos monolíticos en esta materia incluso en las misiones multinacionales en las que las excelentes relaciones entre las distintas Fuerzas no siempre se correspondían con los intereses de sus Gobiernos.GOEenIraq2

Llego al nudo de esta reflexión motivada por el último y salvaje acto terrorista de París, que sin ser el más sangriento ni el más indiscriminado de los sufridos en otros países, sí ha dado lugar a una reacción colectiva sin precedentes. A mi juicio dicha reacción política ha sucedido por que los lideres de la comunidad internacional han tomado conciencia de los fallos y errores cometidos que han propiciado el crecimiento y la expansión del yihadismo y la amenaza que ello supone para el conjunto de Occidente.

Sin embargo pese a la gravedad del momento, se ha seguido sacando a la luz la diferente forma de reaccionar de las distintas ideologías que conviven en la UE y dentro de cada uno de sus miembros. Si nos fijamos en la incoherencia de poderes dirigentes en sus relaciones con los países que propician y potencian la acción del terrorismo islámico y la masiva manifestación de París, observamos que en la misma quedaron obviados asuntos como los negocios, la venta de armas, los apoyos a movimientos como la Primavera Árabe. Por supuesto que la actuación de las Fuerzas de Seguridad fue difícil de mejorar porque el Mando político dio la respuesta que cabe esperar de un gobernante

lideres-mundiales-parisLas comparaciones son odiosas pero no puedo callar la indignidad con la que actuaron el 11 de Marzo de 2004 quienes tenían la responsabilidad para que en aquel momento y años después los españoles nos sintiéramos orgullosos de nuestros representantes y no al contrario.

Volviendo al principio, pienso y expreso que la amenaza que existe para todo Occidente y en concreto para España no es baladí, por lo que es necesario que el discurso del Ministro de Defensa en la Pascua Militar no se quede en el Salón del Trono y sea una realidad para que las Fuerzas Armadas y las de Seguridad estén en las mejores condiciones para disuadir y proteger a los españoles así como participar, sin complejos ni reservas mentales de conveniencia partidista, en misiones que eviten desde más allá de nuestras fronteras que seamos atacados en nuestro suelo o simplemente vivamos la intranquilidad permanente de patrullas con armas automáticas a la puerta de grandes almacenes o centros de transporte.154293

No estoy diciendo que si es necesario no se dé esa seguridad, pretendo trasladar la necesidad de anular de forma definitiva la amenaza yihadista sobre el terreno, en sus raíces. Como dijo un antiguo Director General de la Guardia Civil: “o acabamos con ETA o ETA acabará con nosotros” (sabemos que con ETA no se ha acabado, aunque haya dejado de matar ha alcanzado bastantes de sus objetivos y no ha olvidado los demás. Pero esto es tema para otro momento). Igualmente, no es necesario que el yihadismo aniquile físicamente a todos los infieles para que el Islam imponga su cultura en Occidente, basta con mover el árbol y ya se 5188QXKxz8L._SY344_BO1,204,203,200_recogerán las nueces. ¿Nos suena verdad?

Por la experiencia propia y conociendo que somos un objetivo preferente del terrorismo islámico es por lo que debemos prever y prepararnos para acabar con ellos antes de que alcancen sus objetivos y cuanto más adelantemos la linea defensiva mas posibilidades de éxito tendremos. Para lo cual es necesario prepararse y proveer a los responsables de ejecutar esa defensa pero lo que es imprescindible es que exista la voluntad política de dar seguridad y defender a los españoles nuestra soberanía y nuestra integridad territorial, participando con nuestros aliados más decididos dada nuestra situación de objetivo prioritario.

Es por ello por lo que no debemos caer en la trampa de los eufemismos como lo de “conflicto asimétrico” Doy por hecho que no es un enfrentamiento de fuerzas de dos grandes potencias con todo su potencial bélico pero es una guerra mucho más compleja con procedimientos inhumanos por parte del enemigo frente a los procedimientos reglados de unos Ejércitos regulares lo que implica una preparación muy concreta para que en el desequilibrio que supone la asimetria el peso de la fuerza esté por supuesto en nuestro lado y sin cortapisas.

Termino con la preocupación de que lo que expreso en estas lineas no lo tengan tan claro los que deben decidir por encima de reticencias que para mi son incomprensibles después de oír con más hipocresía que diplomacia que el Islam es una Religión tolerante cuando lo que predica no es tal cosa. No quiero decir que todos los que sigan esa doctrina, es decir los musulmanes, sean terroristas pero si que muchos de los versículos coránicos resultan intolerantes para nuestra cultura y les impiden adaptarse e integrarse en occidente al tiempo que exigen a quien les acoge que respete su intolerancia.ce172

Ejemplos:

-En conversación con el Embajador de España en Kuwait explicaba como las botellas de vino y licor vacías había que quitarles la etiqueta y romperlas al máximo antes de tirarlas a la basura para evitar situaciones comprometidas.

-Viajando de Incirlik a Iskenderun se produjo un largo atasco porque en las inmediaciones de la carretera estaban subastando mujeres

-Por las misiones en Irak, Kosovo, Afganistán, Albania etc hemos presenciado la conducta de los seguidores normales del Islam que por supuesto no son terroristas como los yihadistas pero, por razones de cultura y religión, de tolerantes poco. Recomiendo que si por prudencia no se debe expresar la realidad con esta sinceridad, siempre se puede obviar la declaración

La-prensa-mundial-dedica-mayor_54423114653_54028874188_960_639No quiero dejar en el tintero la preocupación por el hecho de que una parte de la sociedad y algunos comunicadores, de profesión sus tertulias, pueden entorpecer la labor de los encargados de la seguridad cuestionando su cometido para salvaguardar esa libertad tan normal y fácil de disfrutar en nuestra cultura pero sin contemplar la dificultad, incluso la imposibilidad, de practicarla en un ambiente intolerante y de terror.

Como casi todos yo también tengo algunos amigos árabes, de ellos más de uno musulmán y todos perfectamente integrados, respetuosos y respetados, pero los que son como ellos son minoría en el conjunto de los musulmanes al igual que los yihadistas, que aún siendo más que los tolerantes son menos que el resto de los seguidores del Islam a los que les cuesta adaptarse a nuestra tolerancia y esperan pacientemente a recoger las nueces.

Emilio Pérez Alamán Teniente General (R)

15 Enero 2015