A VUELTAS CON EL ESTRECHO DE GIBRALTAR Salvador Fontenla Ballesta, general de brigada (retirado)

Gibraltar español

Mando a la dicha Princesa mi hija e al dicho Príncipe su marido, e a los Reyes que después de ella subçedan en estos mis reynos, que siempre tengan la dicha çibdad de Gibraltar, con todo lo que le pertenece, e no la den nin enagenen nin consientan dar nin enagenen nin cosa alguna della.

Testamento de la Reina Isabel la Católica

La salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, conocida como BREXIT, ha puesto otra vez sobre el tapete de la política internacional y de la opinión pública española, siempre hábilmente adormecida sobre el particular, el asunto de la usurpación británica del Peñón de Gibraltar y las posibilidades de su devolución, para completar la integridad de nacional. Ya era altamente contradictorio que un supuesto aliado en la OTAN y en la UE, hasta la fecha, se empecinara en mantener una agresión consumada contra su aliado. ¿Para aliados como estos, para qué necesitamos enemigos?

Es innecesario, por obvio, resaltar la importancia estratégica y geopolítica de todo estrecho marino, en particular el de Gibraltar y éste especialmente para España. Solo catástrofes ha sufrido la Península Ibérica cuando ha perdido el control del Estrecho de Gibraltar:

  • La primera invasión histórica africana de España fue en el siglo III a. J.C, por los cartagineses capitaneados por la familia Barca, con la intención de colonizar la Península para explotar sus recursos y emplearla como base de operaciones en sus guerras contra Roma.
  • La distracción del rey D. Rodrigo, en un frente secundario del norte peninsular, que no supo valorar debidamente la amenaza que tan rápida y agresivamente avanzaba por África hacia occidente. Tampoco supo valorar que el Estrecho como obstáculo, en realidad un simple foso, necesita ser defendido activamente para que sea eficaz. Fue la mayor catástrofe sufrida por España en su Historia, comenzó con el dominio de Ceuta y con la ocupación de Gibraltar en el año 711. Trajo consigo, entre otras cosas, la ruptura política de la Península Ibérica, no recuperada hasta la fecha.
  • La pérdida del Peñón de Gibraltar en 1704 supuso la ruptura de la integridad nacional, tampoco recuperada todavía.

 

El dominio de los lados del Estrecho de Gibraltar

El Estrecho de Gibraltar en manos de varias potencias

La teoría interesada que ninguna potencia permitiría que ambos lados del estrecho estuviera ocupada por una sola nación, es una falacia impuesta ladinamente por los británicos desde que ocuparon el Peñón de Gibraltar, y su aceptación releva impotencia, al menos intelectual, del que la asume como dogma de fe. La gran mayoría de los estrechos están ocupados por un solo estado: Turquía, Suez, Panamá, etc., lo que proporciona seguridad y estabilidad a estos puntos neurálgicos. Por lo contrario, es un axioma que en un estrecho marítimo la inseguridad es directamente proporcional al número de potencias que estén presentes en el citado estrecho, y una evidencia de la debilidad de las naciones ribereñas.

Es un argumento tramposo porque, desde hace tiempo, hay dos naciones soberanas (Marruecos y España) en el Estrecho, y las presencias que sobran son precisamente Gran Bretaña, y posiblemente también EEUU en Rota, como un nuevo y  Guantánamo. Ejercer la soberanía y el control que nos corresponde del Estrecho es cuestión de dignidad nacional y de voluntad política, porque la inacción nunca ha conseguido nada positivo. Los que no se atreven a tomar decisiones alegan siempre que el futuro es incierto y difícil de predecir, cuando el futuro no se tiene que adivinar sino conformar. El futuro como nación se configura con la señalización de objetivos estratégicos, el planeamiento para conseguirlos en los plazos predeterminados y la ejecución de acciones para alcanzar los fines previstos, y determinadas en los planes correspondientes.

Estamos convencidos que mediante una acción política y económica firmes se hubiera recuperado el Peñón, durante las negociaciones para entrar en la CEE, OTAN, UE, etc. Oportunidad que vuelve a presentarse con la salida del Reino Unido de la Unión Europea, y que por propicia e inmejorable, sería de una indolencia imperdonable no saber aprovecharla, con excusas inexcusables e intereses bastardos.

 

El Estrecho de Gibraltar geopolíticamente

El Estrecho de Gibraltar se comporta geopolíticamente como una válvula que une cuatro globos de presión, afrontados de dos en dos: Europa al norte y África al sur, y el Mediterráneo al este y el Atlántico al oeste. La presión, política y militar, empuja en un sentido o en otro, en función del desequilibrio de fuerzas entre los respectivos globos afrontados. Es manifiesto que actualmente la presión va de sur a norte y de oeste a este.

España no puede permanecer como mera espectadora de lo que ocurre en el Estrecho, debe ser parte fundamental de la válvula que comunica las esferas de presión entre Europa y África, y entre el Mediterráneo y el Atlántico.

El Estrecho de Gibraltar es un objetivo estratégico de primer nivel en cualquier manual, por elemental que éste sea, y solo se puede abordar desde una perspectiva prioritaria a nivel nacional. Es decir España tiene que tener presencia primordial y activa sobre esta zona vital. Presencia política, económica y militar.

¿Qué fue del El eje estratégico Canarias-Estrecho de Gibraltar?

¿Dónde quedó el Eje estratégico Canarias – Estrecho de Gibraltar – Canarias? ¿Por qué y para qué se renunció a él? La postura de debilidad siempre ha sido contraproducente, y España tiene que estar en el Estrecho con el peso que le otorga su posición geopolítica, su historia, su economía y sus compromisos nacionales e internacionales. Está muy bien ir de comparsas de nuestros aliados en aventuras extraterritoriales, como herramientas útiles del gobierno, pero no podemos ir de salvadores de casas ajenas, cuando no tenemos la propia en orden, y lo prioritario institucionalmente de las Fuerzas Armadas, según la Constitución, es ser garantes de la soberanía, independencia, integridad territorial y orden constitucional.

La presencia y capacidades militares deben ser la necesaria y suficiente, como mínimo al mimo nivel que las potencias extrañas al Estrecho. Esto solo se puede alcanzar con un mando militar conjunto, y con unos presupuestos de defensa acordes con las necesidades, y no según las posibilidades, porque la experiencia demuestra que siempre estará en las últimas prioridades, ante la desmadejada voracidad depredadora de administraciones estatales, autonómicas y locales, sin contar con el agujero negro de la corrupción.

Este mando debe de ser de nivel cuerpo de ejército para que tenga capacidades para la integración de las diversas y complejas organizaciones operativas que deben integrar un mando conjunto, tendría la ventaja añadida de ser un órgano esencial para la creación de una doctrina táctica propia, porque, no nos engañemos, todas estas capacidades están actualmente en cuarteles generales supranacionales, en los que los españoles somos meros auxiliares.

Es incompresible como se suprimió el nivel táctico de división, con lo que cuesta en tiempo, dinero y esfuerzos hacer y mantener operativos sus cuarteles generales. No solo se destruyó este escalón táctico, sino que se dejaron huérfanas a las brigadas, y por ende su adiestramiento incompleto. Rectificado el grave error, por reconocido, se han vuelto a organizar divisiones tácticas, pero por las mismas razones anteriores sus adiestramientos quedarán cojos sin el escalón cuerpo de ejército.

Los inconvenientes más importantes para la creación de un mando conjunto operativo, que no quede en papel mojados como pasó con el Mando Conjunto de Canarias (MUNICAN) y los posteriores de las comandancias militares de Ceuta y Melilla, porque creadas sobre el papel, se tuvo bien cuidado de vaciarlas de capacidades, no dándoles competencias ni recursos. Porque además de constituir un esfuerzo importante, romper estructurales mentales a nivel político y militar, es la cicatería de las instituciones a ceder y compartir competencias y capacidades.

Salvador Fontenla Ballesta, general de brigada (retirado)

Blog: generaldavila.com

25 abril 2017

COMENTARIO DEL DÍA: LOS LEGIONARIOS NO VAN POR LA VIDA DANDO ‹‹DOS TIROS››. UN ANTIGUO BULO DAÑINO. General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

La Legión escoltando al Cristo de la Buena Muerte en Málaga

Un periódico digital salta con una noticia sobre la Legión y su escolta al Cristo de Mena esta Semana Santa en Málaga. Una información sin contrastar. Mala cosa informar sin saber. Lanzar la piedra… ‹‹Está circulando estos días… no se ha podido comprobar su veracidad, pero se da por cierta en los cuarteles de la Legión››. La osadía periodística llega hasta los cuarteles de la Legión. Seguro que no han pasado de la barrera de entrada.

El tema del que intenta informar es un bulo que surge todos los años. La finalidad del bulo lleva dos intenciones. Una, dar, incluso con buena intención, una imagen falsa de la Legión, de legionarios teatrales, valientes de barrio y echaos palante en la pelea callejera, y otra, con segura mala intención, de bárbaros soldados que disparan sin contemplaciones ante la más mínima provocación, como si de una banda se tratara y no una unidad disciplinada y ejemplar del Ejército español.

El bulo sobre la Legión

El bulo dice que ‹‹el jefe de la unidad legionaria al ser advertido por el responsable policial de seguridad de existir indicios de llevarse a cabo alguna acción que boicotease el desarrollo de la procesión, contestó que él se ocupase de la valla hacia afuera porque hacia dentro era cosa suya; sus legionarios llevaban el fusil reglamentario con el cargador y que él mismo daría la cara por ellos. Al que salte la valla e intente algo le pego personalmente dos tiros››.

Mentira.

A estos bulos que circulan por las redes ahora se les denomina hoax, pero hablando en plata son: noticia falsa, engaño, infundio o simplemente bulo. Mentira, en definitiva, que significa cosa que no es verdad.

Y eso ocurre: que no es verdad. Y puedo dar fe que es el mismo bulo que corría cuando yo mandaba la Legión allá por el año 2002.

La Legión no alardea ni las bravuconadas forman parte de su estilo. Cumple su deber y obedece hasta morir como dice su Credo y lo hace con austeridad, humildad y ejemplaridad. Poner en boca de un oficial de la Legión esas palabras es una ofensa. Un oficial de la Legión se abstiene de alardes inútiles y cumple su misión sin palabrería chulesca ni amenazas barriobajeras.

¿Por quién nos han tomado?

Decir la verdad es el mayor acto de valentía.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

24 abril 2017

EFEMÉRIDE DEL DÍA SEMANA DEL 24 AL 30 DE ABRIL IMPOSICIÓN DE LA LAUREADA AL CABALLERO LEGIONARIO MADERAL OLEAGA (General de División-R.- Rafael Dávila Álvarez)

Monumento al Caballero Legionario Maderal Oleaga

IMPOSICIÓN DE LA LAUREADA AL CABALLERO LEGIONARIO MADERAL OLEAGA

El día 24 de abril de 1966 en el acuartelamiento del Grupo de Tiradores de Ifni núm. 1 en Sidi Ifni, se celebra como acto central la Jura de Bandera de los reclutas del primer llamamiento de 1965.

Coincidiendo con este acto, se celebra la entrega por el Comandante Jefe Accidental de la XIII Bandera de la Legión Edchera. El silencio del héroe.‹‹General Mola››, de la Cruz Laureada de San Fernando a los padres del legionario que fue de esta Bandera D. Juan Maderal Oleaga, Dos Vascos Legionarios muerto heroicamente en la acción de guerra del día 13 de enero de 1958 en Edchera (Sahara), recompensa que le fue concedida por Diario Oficial núm. 5 de fecha 8 de enero de 1966. Dos vascos legionarios

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog:generaldavila.com

24 abril 2017

VISUS MILITIS LA OBLIGACIÓN LEGAL, LA POLÍTICA Y LA MILITAR General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Los buques americanos USS Porter y USS Ross en Rota

Sonaron tambores de guerra. Sobrecogió el dolor de las víctimas y siguió la vieja amenaza nuclear. La madre de todas las bombas -ridículo nombre que suple el desconocimiento de los aficionados comentaristas- quiso poner fin a la discusión. Mientras, cada ejército tomaba posiciones.

De una base española habían zarpado el USS Porter y el USS Ross. Nadie sabía nada, ni nadie preguntó. Los viejos marinos comprendieron que lo militar se ponía en marcha. Es consecuencia de la política que marcan los dirigentes y se acata desde la legalidad.

59 misiles Tomahawk cayeron sobre la base siria de Shayrat en represalia por el ataque químico en Idlib. Los destructores americanos cumplieron su misión dando muestras de su poder más allá del escudo antimisiles defensivo.

Los buques zarparon de Rota. Silencio radio. Obligación militar.

Ahora el Gobierno español, para cubrir el expediente, se queja por no haber sido avisado previamente al ataque. Obligación política: quejarse. No hay obligación legal de avisar de nada.

Lo militar siempre está claro. Disciplina, reglamentos y ordenanzas. Lo político también: el poder se exhibe, pero no se comparte con cualquiera.

Lo legal se interpreta a gusto del consumidor, el más poderoso.

La OTAN otra vez ha sido un convidado de piedra que de nuevo llega tarde. España ni está ni se la espera. Pero hay que mostrar enfado.

Rota debe ser asociación, trabajo y formación conjunta, tecnología compartida, interoperabilidad, relación multifacética… Pero allí los buques americanos están para la guerra y no piensan en otra cosa. Los viejos marinos saben que lo militar está en marcha.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

23 abril 2017

EN RECUERDO DE DON JOSÉ UTRERA MOLINA (Componentes del Blog generaldavila.com)

Don José Utrera Molina

Hoy 22 de abril ha muerto en Nerja (Málaga)  don José Utrera Molina. Tenía 91 años de servicio a Dios y a España, de amor a su familia, de entrega a la honradez y bondad del alma. Quiso a todos los que en su vida se cruzó, con la verdad por delante, sin rencor y con un enorme y desprendido amor.

Hoy ha muerto un hombre honrado, un ejemplo de español, un buen soldado, un cabo honorario, un honor para la Legión. Seguiremos aprendiendo de todo aquello que nos legó. Su amor a España, su fe, su Patria y Ejército, a los que del todo se entregó.

Don José Utrera Molina fue colaborador de nuestro blog, diríamos que maestro, esencia de lo que aquí defendemos, España y sus Fuerzas Armadas. Desde aquí queremos mandar a su familia nuestro sentido y profundo pésame de dolor temporal en la sabiduría de que la muerte no es el final y ya goza del Cielo legionario como cabo y ejemplar español.

Quede nuestro homenaje recordando los artículos que publicó en el blog y que son referentes y faro que lo iluminan.

Descansa en paz, ejemplar maestro y buen amigo. Aquí quedan sus palabras y el permanente recuerdo.

‹‹Amar a Dios, a España y a su Ejército fue un credo natural que aprendí de mis mayores››.

 

 

EN DEFENSA DEL EJÉRCITO (José Utrera Molina)

Don José Utrera Molina. Cabo Honorario de la Legión

Reconozco que el asombro casi ha desaparecido de mi esfera mental acostumbrado a contemplar la política española como una sucesión inagotable de mediocridades, impulsos irracionales,  odios contenidos y rencores ocultos.

El último episodio, por ahora, de esta decadencia nacional lo constituye la intolerable ofensa de la alcaldesa de Barcelona a nuestras fuerzas armadas. Desconoce esta “preclara” política catalana –o lo conoce demasiado bien- que un pueblo no puede vivir sin su Ejército, que vertebra y encarna siempre las mejores virtudes de su identidad nacional. Una nación sin ejército no es nada. La sangre derramada, la abnegación, el sacrificio personal, el espíritu de servicio y la ofrenda de una vida rechazando la comodidad, son señas de identidad de quienes visten el uniforme militar.

Nunca me he sentido más hombre ni más español que cuando he vestido ese uniforme y no puedo permanecer callado cuando se le ofende porque hay juramentos que obligan hasta el último día. La ofensa incalificable de esta alcaldesa alcanza límites insospechados, bravuconerías de burdel, desprecios de almas insanas. Como español, me siento orgullosamente representado por el ejército y me siento insultado sin poder responder adecuadamente a tanta desfachatez.

¿Qué clase de vergüenza le queda a la Sra. Colau para desairar así una institución que a todos nos representa? ¿Qué clase de gobierno, qué clase de medios de comunicación tenemos incapaces de responder a esta mezquina ofensa con una condena rotunda? ¿Imaginan las consecuencias de una ofensa igual en Estados Unidos, en Francia o en Gran Bretaña?

No nos equivoquemos. Vejando a ese uniforme no se pretende otra cosa que insultar a toda una nación, porque saben bien que su sola existencia garantiza todavía que España no pueda desaparecer del todo. Porque entre sus paredes se sigue pronunciando el nombre de España con unción y se cultivan el honor, la disciplina y la lealtad. Confieso que me siento abrumado por el desengaño porque nunca creí que llegáramos a contemplar la institucionalización de la chulería, la normalización de la zafiedad. No es posible permanecer indiferente ante tales hechos y no entiendo la indulgencia ante tanta provocación.

Sé que los muertos de mi propia familia, que son muchos y que honraron ese uniforme, me agradecerán que pronuncie mi grito de rebeldía y de indignación. Dios que ve y contempla a un pueblo como el nuestro a punto de desustanciar su historia juzgará algún día a quien se ha caracterizado por su indignidad y su desprecio ante el baluarte de un ejército al que yo desde estas páginas rindo mi homenaje y ante el que me cuadro con la misma emoción que lo hice cuando tuve el honor de vestir su uniforme.

Sé que muchos soldados habrán sentido como yo ante tamaño desafuero un estremecimiento cordial. Nuestro corazón apenas es capaz ya de resistir la infamia de tantos insultos continuados, de tanta falta de dignidad por quién se ha permitido ofender a vivos y muertos de una institución que en todo momento, con gallardía y limpieza ha estado dispuesta a darlo todo por salvar el honor de España.

JOSÉ UTRERA MOLINA

Cabo honorario de la Legión

PATRIA Y EJÉRCITO

El gran amor de don José Utrera Molina: ESPAÑA

 

Me he preguntado muchas veces, ante el misterio del silencio, de dónde proceden afectos que en el tiempo han sacudido mi alma y se han depositado en mi corazón. Desde muy pequeño, quizá por pertenecer a una familia con fuertes lazos castrenses, amé al Ejército desde el primer atisbo consciente de mi vida. Amar a Dios, a España y a su Ejército fue un credo natural que aprendí de mis mayores. De aquellos que vistieron uniforme y lo honraron hasta la muerte. Su ejemplo no se ha borrado jamás de mi memoria ni de mis afectos.

José Antonio Primo de Rivera acertó a calificar, con su palabra siempre cálida y aguda, la verdad profunda de la significación del Ejército. Escribió, en cierta ocasión, “El Ejército es la salvaguardia de lo permanente”. Estas palabras constituyeron para mí la clave para madurar la verdad de mis primeros sentimientos. Lo permanente es la verdad, el honor, las creencias trascendentales y las sensibilidades espirituales. Si a ello le añadimos el amor, que lo sostiene todo, habremos completado la significación profunda del ejército. No en vano, Millán Astray, a la pregunta de quienes eran, en su experiencia, los más valientes, contestó sin dudar: “Los que aman”.

Confieso sin pudor, que mi amor al Ejército se reforzó en mi permanencia breve como oficial en sus filas, y ha constituido una de las experiencias más importantes, honestas e incluso diría que de las más provechosas que mi experiencia vital me ha regalado. Conservo en mi memoria y en mi corazón los ejemplos palpitantes que he recibido de mis superiores en la época en que serví a ese orden de permanencia y de verdad. La obligación de obedecer, la disciplina en el decir, la nobleza en la comprensión y el valor para llevar a cabo cualquier género de empresa, están sin duda en la fuente emanadora que el ejército representa. Siempre he permanecido fiel al alto concepto que por encima de personalismos y de utilitarismos representa el ejército. Lo defendí en mi pequeñez, lo he enaltecido cuando contaba algunos años más y me he sentido orgulloso de comprender y defender el más alto papel escrito por él en los avatares de los tiempos.

Aprovecho esta generosa tribuna, para reivindicar la esencia del ejército, que entiendo que es de la más rabiosa actualidad: el amor a la Patria. Patria y Ejército son realidades inseparables. No se entienden la una sin la otra. La milicia como garante de la Patria, como continuación natural de ésta, como expresión viril de su significado último. Estas son verdades que no cambian y que están selladas con la fecunda sangre derramada de tantos soldados esforzados de España.

Termino con un mensaje de esperanza. No es la primera vez en la historia, que  España pasa por momentos turbulentos, que grupos y formaciones políticas desprecian el depósito de nuestra historia y tradiciones, que ignoran el alto valor que el Ejército representa. No hay que extrañarse. Cuando desaparecen las certezas, cuando la erosión de las instituciones públicas españolas por su falta de ejemplaridad apunta a un final de ciclo, es preciso afirmar la realidad rotundamente honesta y ejemplar del actual Ejército Español. Esto es un signo de confianza inequívoco. Es la semilla que volverá a brotar del rico humus de la tierra Española. No importa que parezca declinar el ánimo colectivo y que el buen pueblo español se acerque engañado a la negación de las virtudes básicas que permiten su supervivencia. Siempre hubo y siempre habrá una minoría altiva, audaz y dirigente que capte los momentos en que el pueblo español ha de definir, anclado en su presente, las notas del futuro.

JOSÉ UTRERA MOLINA

Alférez de complemento y Cabo honorario de la Legión Española
29 de febrero de 2016

Blog: generaldavila.com

22 abril 2017

UNA VISIÓN SENCILLA DEL PROBLEMA ORGÁNICO DE LA INFANTERÍA DE MARINA General de División de Infantería de Marina Juan Chicharro Ortega (R.)

Infantería de Marina a bordo

Recientemente un periódico digital trae a colación la inquietud que – según el citado medio – reina en el Cuerpo de Infantería de Marina ante posibles reducciones de la entidad del mismo. No es este un asunto nuevo toda vez que viene siendo como una serpiente de verano que surge de cuando en cuando, y debo decir que no sin razón, pues un simple vistazo a las continuas reorganizaciones habidas en los últimos tiempos propicia esta suerte de inquietud entre sus componentes.

Trato, hoy aquí, de dar una visión sencilla de cómo veo yo el problema en cuestión y, queriendo que así lo sea, obviaré cualquier tipo de referencias normativas en la inteligencia de que cuanto aquí se expresa tiene en ellas su sustento.

BREVE APUNTE HISTÓRICO SOBRE LA INFANTERÍA DE MARINA ESPAÑOLA

Infantería de Marina española

La Infantería de Marina es un Cuerpo muy antiguo. Desde que existen los barcos para el combate siempre ha habido tropas embarcadas en ellos constituyendo, hasta la aparición de los cañones de largo alcance, su arma principal. Por aquel entonces su función no requería ni tácticas ni técnicas especiales por lo que no había necesidad de que dicho Cuerpo contara con mandos especiales siendo estos los propios del barco, esto es, los oficiales del Cuerpo General; de ahí la denominación tradicional que se le daba a la Infantería de Marina de Cuerpo de tropas. Es a partir del desarrollo de la artillería naval cuando la Infantería de Marina pierde su carácter y pasa a convertirse en un Cuerpo terrestre con funciones fundamentalmente de guarnición y cuando intervenía en alguna campaña lo hacía como si fuera una unidad más del Ejército de Tierra; así la hemos visto combatir en la Guerra de la Independencia, en Cuba, Filipinas y Marruecos. Un hito importante de la historia orgánica del Cuerpo es el derivado de la experiencia norteamericana en la II GM y el consecuente desarrollo en España de una potente fuerza anfibia propiciada por la ayuda en medios navales y anfibios de aquella nación. Podemos asumir con orgullo que en el último tercio del siglo XX España contaba con una de las fuerzas anfibias más importantes del mundo. Y de esta forma llegamos hasta nuestros días en los que la situación mundial ha variado afectando al propio concepto de la viabilidad de un asalto anfibio tal como se contemplaba en aquellos momentos.

NUEVA ORIENTACIÓN DEL CONCEPTO DE EMPLEO DE LA INFANTERÍA DE MARINA ESPAÑOLA

Hoy no cabe pensar en un desembarco estilo “Iwo Jima” o “Normandía” por lo que resulta evidente la necesidad de la adaptación de la fuerza a las circunstancias. Esto no quiere decir de ninguna de las maneras que no exista la necesidad de contar con una capacidad para actuar desde la mar sobre tierra, si bien desde una orientación cercana a lo que son las operaciones especiales. Pero, ¡ojo! , esto no implica en ningún caso una minoración de la fuerza actuante pues al hablar de operaciones especiales no piense el lector en “comandos” de poca entidad – que también – sino en operaciones que requieren unas técnicas especiales en los que la entidad de la fuerza puede ser desde una compañía reforzada hasta la de una Brigada. Expuesto todo esto de forma sucinta resultan clarividentes las palabras que el anterior AJEMA dijo a propósito de que había que pensar en la Infantería de Marina del futuro y ello conlleva sin duda una adaptación a las circunstancias del momento. No veo aquí, por lo tanto, motivo alguno de preocupación o inquietud al respecto de lo dicho por el Almirante.

Cuartel de N. S. de los Dolores Don Juan Carlos primer infante de Marina de España

ALGUNOS ASPECTOS DERIVADOS DE LA NUEVA ESTRUCTURA DE LA FUERZA NAVAL

Sí que veo algún problema en relación con la situación presente como consecuencia de no aplicarse – salvo casos aislados – el espíritu de la reforma emprendida a finales de la primera década de este siglo. Como consecuencia de dicha reforma, la Infantería de Marina, que hasta entonces constituía junto con la Fuerza de Acción Marítima y la entonces Flota una de las tres fuerzas de la Armada, pasó a integrarse en la única fuerza de la Armada: la Flota. La razón de esta reorganización no fue otra que la búsqueda de una mayor eficacia y eficiencia en el empleo de los medios. Sin embargo, por lo que respecta a la Infantería de Marina la mayor virtud de la acción orgánica emprendida entonces fue que por primera vez en la larga historia de este Cuerpo sus cuadros de mando tenían opción y acceso a una gran mayoría de puestos en la propia Armada al margen de los específicos del propio Cuerpo, una aspiración largamente sentida y ahora aparentemente alcanzada. La Infantería de Marina es un Cuerpo pequeño y por lo tanto las perspectivas de destinos y de carrera de sus miembros, de limitarse exclusivamente al propio Cuerpo, son precarias y además incomprensibles desde el momento en el que sus mandos proceden al igual que sus compañeros del Cuerpo General de la Escuela Naval Militar en las mismas condiciones que estos (compartiendo el mismo sistema de acceso a la enseñanza de formación). El espíritu implícito de la reforma referida, por lo que al personal se refiere, es que, al igual que sucede en el Ejército de Tierra, los oficiales , tanto del Cuerpo General como los de Infantería de Marina, deberían, claro está, ocupar siempre los específicos de cada Cuerpo pero compartiendo además los generales de la estructura de la Armada. Así lo reflejan con anacrónicas limitaciones – todo hay que decirlo – todas las Instrucciones del AJEMA desde entonces. Y así hemos visto ya oficiales generales de IM y coroneles en puestos impensables hace tan sólo diez años. Lamentablemente, hoy, los jóvenes – y otros no tan jóvenes – componentes de la IM no alcanzan todavía a entender lo que esto ha supuesto en el devenir histórico de la IM.

Mérito y capacidad son los únicos factores a tener en cuenta a la hora de ocupar puestos en la estructura orgánica de la Armada que no sean los específicos de cada Cuerpo, al igual que sucede, por ejemplo, en el Ejército de Tierra; sin embargo y por razones de las que ahora hablaré el espíritu y letra de la reforma inicial ha quedado ralentizado y en muchos casos vetados. Y he aquí, sí, motivo para la inquietud en el propio Cuerpo de IM.

Decía antes que los oficiales de IM egresados de la ENM lo hacen en las mismas condiciones que sus compañeros del Cuerpo General, hacen el mismo curso de Estado Mayor e igualmente el correspondiente para el ascenso a oficial general. Sin embargo, ven frustradas sus posibilidades de acceder a determinados puestos de responsabilidad en la dirección de la Armada; una realidad difícilmente comprensibles. Dicho de otra forma y a modo de ejemplo: vemos que altos oficiales del Cuerpo General ocupan la responsabilidad de la gestión del personal en el que se incluye, claro está, el de Infantería de Marina y esta le es vetada a los de este Cuerpo sin que se vea razón alguna para ello puesto que si unos tienen la capacidad de la gestión del personal de Infantería de Marina no puede obviarse la viceversa. Esto es tan claro como el agua y sin embargo así sucede inexplicablemente. La Infantería de Marina es el único Cuerpo de Mando de las Fuerzas Armadas donde sus componentes no tienen acceso al empleo de Teniente General dentro de su propio Ejército sin que se vean razones lógicas que lo impidan a estas alturas del siglo XXI.

Es responsabilidad del AJEMA, y en su caso de la ministra de Defensa, corregir esta anomalía orgánica y normativa, modificando el artículo 31 y el inexplicable apartado 2 del artículo 97 de la actual Ley de la carrera militar; algo que espero suceda sin dilación siquiera sea tan sólo porque desde siempre, la Armada, pionera en la aplicación de teorías orgánicas modernas, no puede permitir que sean otras razones distintas al mérito y a la capacidad las que definan quienes ocupan los puestos de alta responsabilidad en su estructura orgánica. Y no defino cuales son estas razones que son obvias e injustificables en una Armada moderna.

En definitiva, y volviendo al comienzo de estas líneas, es mi opinión que al contrario de lo que en el artículo, al que me refería, se citaba sobre la inquietud de los componentes de la Infantería de Marina respecto a los posibles recortes o reducciones que pudiera sufrir este Cuerpo, la verdadera inquietud que deben tener y por la que deben abogar sus componentes es la de ver cumplidos los objetivos que siquiera subliminalmente se contemplaban en la reforma de hace ahora casi diez años y que como dije con anterioridad ha quedado ralentizada.

EL FUTURO DE LA INFANTERÍA DE MARINA

El futuro de la Infantería de Marina española

La nueva estructura de una Fuerza única en la Armada, tal y como se planteó, ha propiciado de una parte la integración efectiva de todos los medios hacia un mismo fin y, consecuentemente, también la eficacia en el empleo de todos los recursos humanos, pero para culminar esta tarea se debe seguir avanzando en la línea de conseguir que TODOS los miembros de la Armada se sientan no solo identificados con ese proyecto, sino reconocidos en él por su “mérito y capacidad’, sin que puedan ser preteridos por otro motivo que no tenga ese fundamento.

Cierto es que Zamora no se ganó en una hora pero esa hora se está haciendo ya muy larga.

JUAN CHICHARRO ORTEGA

GENERAL DE DIVISIÓN DE INFANTERÍA DE MARINA (R.)

Blog: generaldavila.com

21 abril 2017

COMENTARIO DEL DÍA: PLEITOS TENGAS Y LOS GANES. EL TESTIGO RAJOY General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

El testigo Rajoy

En cierta ocasión un ministro del Ejército dio una cruz pensionada al general Primo de Rivera. A continuación le envió un telegrama: ‹‹Le felicito y abrazo››. Primo de Rivera ni corto ni perezoso le contestó: ‹‹Acepto felicitación y rechazo abrazo››. Todo un carácter.

La historia empezó de manera parecida: ‹‹Luis sé fuerte. Mañana te llamaré. Un abrazo››.

¡Qué racha! Uno y otro… y otro. Resistiré, erguido frente  todo…

Es más probable que una persona te haga un favor si antes te ha hecho otro que si te lo debe. Le llaman el efecto Franklin. Sí, por uno de los Padres Fundadores de los Estados Unidos, Benjamín Franklin. Cuando empezó contra él una campaña de descrédito se le ocurrió la brillante idea de pedirle un favor al que los dirigía. Milagroso. El adversario se sintió halagado y nació entre ellos incluso algo más que amistad. Ya se sabe: si quieres gustarle a alguien pídele un favor. Todo es cuestión de pedir el primero. A partir de ese momento puedes confeccionar una larga lista de favorecedores. De todo tipo.

Claro que un día… Tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe. Y te preguntan, te hacen atestiguar.

Nada mejor que no aceptar favores, aunque a veces te los encuentras sin querer. Ahora cuando ya estaba todo arreglado se empeñan en hacer preguntas; las cosas se ponen feas.

Claro que podría ser que el mejor favor se lo haga a su partido en forma de “testigo”.

Unas elecciones a tiempo son un triunfo, sobre todo cuando el adversario se ha acostumbrado ya a los favores y sigue empeñado en vivir en la plácida oposición. Ese sí que es un regalo.

El tramabús es un gran favor; las primarias del partido vecino ni te cuento. Los presupuestos serían los Reyes Magos.

Sabemos cómo empezó todo y suponemos como terminará.

Yo apuesto por elecciones, como el gran favor al partido, quizá el último, y una sonrisa irónica.

Pleitos tengas y los ganes. Resistiré, erguido frente a todo…

Ahora todos repiten mientras sonríen: acepto el favor y rechazo haberle conocido. Ya es tarde para también rechazar el abrazo.

‹‹Mucho me aprietas, Rodrigo.

Cid, muy mal me has conjurado,

más si hoy me tomas la jura,

después besarás mi mano››.

 

Se oirá en directo ¿o a través del plasma?

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

20 abril 2017