Algo sobre la neutralidad política

generales red-DEFINITIVO

El próximo día 26 de este mes de enero los que componemos este BLOG haremos una presentación de cuáles son las razones que nos impulsan a escribir, cuáles son nuestros objetivos y cuáles son nuestras ambiciones; algo que tal vez fuera innecesario toda vez que en el propio BLOG ya vienen explicitados, pero que no obstante consideramos oportuno el hacerlo ante la grave situación que actualmente vive nuestra Patria. Son más de uno y  más de dos los que se dirigen a nosotros anunciándonos su asistencia pero me llama la atención la de aquellos que estando aún en servicio activo nos comunican que les encantaría asistir pero que como consecuencia de esa situación consideran que no es factible su presencia. Por supuesto que la libertad de cada uno es sagrada y nada más lejos de mi intención el reprochar a nadie nada pero creo oportuno escribir estas líneas que sólo pretenden ser aclaratorias.

A ver, nos encontramos hoy ante tal desafío por parte de los dirigentes de la Comunidad Autonóma de Cataluña contra la propia unidad de España que considero que nadie puede ya permanecer al margen de esta situación. Y por supuesto los militares, ciudadanos de uniforme, tampoco.

por-espanaEs hora ya de que  la sociedad civil reaccione y que consecuentemente, intelectuales, historiadores, empresarios,  políticos y también militares nos esforcemos en dar toda clase de argumentos contrarios a la sinrazón de los propiciadores de la secesión de esta  secular región española del tronco común patrio.

La cesión de competencias en materia de educación y la falta de respuesta a las provocaciones mediáticas  independentistas nos han llevado a un callejón casi sin salida; recalco lo de casi, pues es obvio que el fin perseguido por los que quieren destrozar España no será alcanzado nunca. El pueblo español no lo va a permitir.

Sí, es hora de aunar esfuerzos y aplicar el sentido común y llegado el caso simplemente aplicar la Ley: la Constitución española.

Destaca en estos momentos la prudencia – sabia – de la Institución Militar, como no podía ser de otra manera, pero sería necio el pensar que esto pudiera significar indiferencia ante el descomunal desafío ante el que nos encontramos.

Las FAS forman parte de la Administración del Estado y por supuesto – lo deja muy claro la Constitución – están a lo que disponga el Gobierno, algo que en el caso que nos ocupa no se ha de producir pues de ser así nos encontraríamos ante una clara situación de emergencia nacional y desde luego esperemos que no sea así ni creo que sea el caso.centinela-gallego

Otra cosa es la expresión de la línea de pensamiento del militar como individuo, que no como colectividad, algo que en esa tarea en la que nos encontramos, de remar todos juntos contra la locura a la que nos empujan algunos, no estaría de más conocer y que fuera conocida.

Sucede sin embargo que es algo difícil de encontrar debido seguramente a la falsa idea que reina en el ambiente sobre la carencia o límites de la libertad de expresión del militar.

No será esta la primera vez en la que me he visto obligado a exponer y aclarar para conocimiento general que el militar por su condición de tal debe limitar sus opiniones cuando estas afecten a temas relacionados con la reserva debida a la seguridad, y desde luego a la neutralidad política, tema que da título a estas líneas.

Sin duda este es el “quid” de la cuestión: la neutralidad política. Un concepto a menudo malinterpretado, a veces de forma incluso torticera, lo que explica en parte la escasa o casi nula manifestación de la opinión de militares sobre la agresión soberanista en curso por temor a ser advertidos.

El caso en sí es cuando menos preocupante toda vez que no se puede en ningún caso mantener indiferencia ante las agresiones directas a la esencia de la propia Constitución.

161659_mundoimg_bandera-espanagde_jpgLa salvaguarda de la unidad nacional no es un interés partidista y si defender esta supusiera romper la neutralidad política a la que se debe el militar habríamos caído en un delirio de salud mental.

Opinar y defender lo que uno ha jurado guardar, tal cual es el caso de la Constitución, es defender la unidad de España, unidad que es la que da sentido al orden constitucional y a la Monarquía misma.

No parece, por lo tanto, que la opinión defensora del orden establecido suponga romper la neutralidad política para nada aunque a algunos sí que se lo parezca.

Y termino esta breve, pero creo que clara disertación, animando a todo aquel que esté interesado en oírnos a que acuda a la misma y que sea consciente de que es hora de unirse todos en la defensa de España. TODOS.generales red-DEFINITIVO

General de División (R.) de Infantería de Marina Juan Chicharro Ortega