A propósito del galeón San José

56630d42dbe8bApenas  hace unos días el Presidente de Colombia anunciaba con todo boato el descubrimiento de los restos del galeón español “San José” hundido por buques británicos hace 307 años. Ya tenemos por delante una buena polémica diplomática. La razón es simple: Colombia aduce que los restos encontrados pertenecen al patrimonio cultural de la nación colombiana, y por otro lado, conforme a la legislación marítima internacional, al ser un buque de guerra lo es de Estado y consecuentemente de España. En el fondo de la cuestión las características de su carga: esmeraldas, oro, plata, joyas e incluso la fortuna personal del Virrey. Un tesoro que el presidente colombiano valora inicialmente en más de 2000 millones de dólares si bien otras fuentes elevan considerablemente esta valoración hasta más de 5000 millones. Sin duda una fortuna que va a dar que hablar.

CASAALEGRE_1El galeón “San José” era un buque de la Armada española al mando del General Fernández de Santillán quien comandaba a su vez una flota que se dirigía a España, cuando fue atacada por una flota inglesa al mando del Comodoro Charles Wager en las inmediaciones de la isla de Baru.

No pretendo aquí relatar los pormenores de la batalla en sí sino centrarme en la situación presente ante la que se avecina, a propósito de las reclamaciones de Colombia y, todo hay que decirlo, probablemente del Perú también.

Vaya por delante que a mí el tesoro me importa bastante poco. A mí me interesa ese cementerio marino donde reposan los restos de 600 marinos españoles de nuestra Armada y es en este contexto en el que se desarrollan estas líneas.

La lectura de la prensa colombiana de estos días y los gestos con el que se han desarrollado los acontecimientos son motivo de cuanto expongo hoy aquí, a sabiendas de que mi teoría no es compartida por muchos, como he podido comprobar en algunos comentarios habidos al respecto en Facebook.Galeon-San-Jose

Para entender lo que digo voy a tomar como referencia al heroico marino vasco, Blas de Lezo, Almirante que fue de nuestra Armada. Sabido es que en 1741 la Armada inglesa sufrió una de las mayores derrotas de su historia. Unos 3000 españoles bajo el mando de Blas de Lezo derrotaron a unos 25000 ingleses bajo el mando del Almirante Vernon. Casi una tercera parte de nuestras tropas eran indios arqueros y milicias locales; o sea, hoy diríamos nativos originarios de Cartagena de Indias. Blas de Lezo siempre fue un héroe local, un héroe colombiano honrado con veneración, tal y como lo demuestra la estatua en su honor allí erigida desde hace muchísimo tiempo. Apenas hace un año, por fin, se le ha hecho justicia en España y ya en la plaza de Colón de Madrid podemos ver su efigie recordando aquella hazaña.

A ver cuento esto por la sencilla razón de que al igual que Colombia reconoce aquella victoria como suya reconoce, hoy, también como suyos a aquellos marinos del San José que reposan en el Mar Caribe. En aquellos tiempos Colombia y Perú eran España y por tanto no es extraño leer en los medios de aquellos lares la consideración que hacen de que el barco era tan suyo como nuestro; que la Armada al serlo de España también lo era de ellos. Creo que España debería, hoy, acogerse a esta interpretación de la historia; de no hacerlo así podría dar cancha a quienes propugnan que no eran más que posesiones esquilmadas en sus recursos.

blasde--644x362Juntos conmemoramos la victoria de Blas de Lezo y juntos debemos honrar a nuestros marinos del San José. A las duras y a las maduras.

En definitiva propongo la cesión total del tesoro a Colombia y Perú, que entonces eran España y honremos todos como nuestros a aquellos soldados españoles de aquí y del otro lado del Atlántico.

Pero por si no bastaran estos argumentos sentimentales tal vez sería bueno tomar como referencia también lo que ha sucedido con el tesoro de la fragata “Mercedes”, pecio recuperado no hace mucho, y que tantos quebraderos de cabeza nos ha proporcionado; un tesoro que en su gran mayoría sigue todavía en sus cajas por no saberse muy bien qué hacer con él.

Me permito ahora tomar prestados los argumentos de un brillante escritor naval de nuestros días, mi querido amigo el Capitán de Navío Luis Mollá, cuando con claridad de ideas dice que si en el hipotético caso de que Colombia cediera a España la posibilidad de recuperar el tesoro, que alguien diga con qué medios lo íbamos a hacer, toda vez que España carece de medios para ello; y aún más, ni siquiera sabríamos que hacer con él después, como está sucediendo en el caso de la “Mercedes”. Y es que a propósito del patrimonio sumergido, y como se puede deducir de lo tratado en un simposio habido al respecto, no hace mucho, el “cacao maravillao” que existe competencialmente entre el Gobierno central y los autonómicos es de órdago. Nadie se pone de acuerdo y entre si son “galgos o son podencos” aparecen las empresas caza tesoros  y pasa lo que pasa después .O sea, un desastre.galeon_1

Insisto, España era grande entonces y tan España era el Virreinato del Perú com lo eran Castilla o Aragón. Lleguemos a un acuerdo amistoso con Colombia, dejémonos de posturas economicistas y honremos nuestra historia juntos recordando y rezando por nuestros caídos.

Y no puedo por menos siquiera malévolamente -y con una gran sonrisa- detenerme un momento a propósito de la reconocida fortuna personal del Virrey que iba a bordo del “San José” y de que seguro ya hay algún descendiente iluminando la posibilidad de su reclamación. ¡Faltaría más! Eran sus ahorrillos.

General de División (R.) Infantería de Marina Juan Chicharro Ortega