RESUMEN DE ENTRADAS DEL AÑO 2016 (PESIMÍSMO SI — DERROTISMO NO) Teniente general (R.) Emilio Pérez Alamán

scan0005

Teniente general (R.) Emilio Pérez Alamán

Finaliza un año tremendo de sucesos que nos han hecho ver y juzgar las cosas en su aspecto más desfavorable y lo que se anuncia en el inmediato cambio de ciclo anual, solo nos deja percibir los aspectos negativos de la realidad y el predominio del mal sobre el bien. En resumen: PESIMISMO.

Por ello, este ha sido el sentimiento y la propensión que me han influido con mayor fuerza cada vez que transmitía mi inquietud a quienes comparten este blog de pensamiento y reflexión.

Cuando uno cumple años, pero no envejece porque se niega a desertar de sus ideales, le resulta imposible hacer de “Tancredo”, viendo que la realidad, no la apreciación personal, se aleja sin descanso de la esencia de la Unidad de España y de la igualdad de los españoles. Así mismo, la autenticidad del Sistema democrático se mantiene de forma más teórica que efectiva y el respeto a la Ley, base insoslayable del Estado de Derecho, se cumple, o no, según intereses políticos.

Esta situación interna y la crisis agudizada en 2016 a nivel global y particularmente en las Democracias Occidentales, han marcado ese PESIMISMO indeseado en mis entradas de este año, cuyo número he reducido para no reiterarme con el consiguiente riesgo de contagio. Pero no tengo la capacidad que poseen otros para no variar el gesto de la cara ni el movimiento de la mano, sea cual sea la situación y lugar en el que se manifiesten, como si de un Santa Claus mecánico en la puerta de un comercio se tratara.

Si pesimistas han sido los análisis y conclusiones referidos a la situación internacional y especialmente a lo que sucede en nuestra España, tampoco han sido muy optimistas las entradas relacionadas con la otra preocupación del blog, nuestras Fuerzas Armadas. Muy a mi pesar he manifestado críticas a ciertas actuaciones de la Institución de la que me considero parte irrenunciable. La pasividad y tolerancia con lo políticamente correcto, más allá de los límites de la Disciplina, lo he estimado como un grave deterioro a nuestro compromiso apolítico con la Patria.

Igualmente, la desatención por parte del órgano político del Ministerio a las necesidades materiales y personales de los Ejércitos, junto a los    cambios forzados de estructuras y errores cometidos en la política de personal como consecuencia de decisiones tomadas al margen del criterio específico castrense, han sido temas tratados con el propósito de aportar criterios operativos no condicionados.

Todo ello, hecho con el afán de no esconder la realidad de la situación creada en este “annus horribilis” a pesar del permanente empeño de lo políticamente correcto por esquivar la expansión de ese sentimiento de PESIMISMO.

Ahora bien, también se pueden encontrar entradas de este 2016 en las que he elevado la vista por encima de nuestra Historia, resaltando las cualidades de los españoles ante situaciones mucho más complicadas que la que nos preocupa este año. Desde la defensa de los últimos de Filipinas y el homenaje a los héroes del Alcázar hasta el recuerdo de la guerra de Ifni. Sin olvidar las virtudes de nuestras actuales Unidades y su entrega en las misiones que se les asigna. Así se ha dejado escrito en las entradas dedicadas a sus Aniversarios respectivos y actos de valor.

Como conclusión final de lo expuesto en el blog a lo largo del año que finaliza, solo cabe dejar patente que el hecho de no obviar el PESIMISMO, originado por las situaciones comentadas en parte de los artículos, no significa en absoluto una actitud de desaliento en el empeño de defender la Unidad de España, la igualdad de todos los españoles y el respeto al Sistema aprobado por ellos y no al manipulado por los representantes políticos a su capricho.

Por último, recordar que el ejemplo recibido de quienes han llenado de gloria nuestra Historia y que están siempre presentes en nuestro trabajo, mantiene nuestra actitud de “FE EN LA VICTORIA DE NUESTRAS IDEAS”, desterrando totalmente el menor atisbo de DERROTISMO.

De esta forma empezamos el nuevo año como finamos el presente.

Emilio Pérez Alamán Teniente General (R.)

Anuncios

23 pensamientos en “RESUMEN DE ENTRADAS DEL AÑO 2016 (PESIMÍSMO SI — DERROTISMO NO) Teniente general (R.) Emilio Pérez Alamán

  1. Mi General me ha dejado sin argumentos que rebatir, simplemente que no creo que los que aquí venimos el “pesimismo” nos desaliente, si no todo lo contrario, permítame un símil de combate; frente al enemigo te creces, esto es como una emboscada siempre se encuentra un sendero por donde salir, flanquear al enemigo, dar tiempo que lleguen los refuerzos y plantarles cara hasta su retirada.

    A su orden mi General

    Me gusta

  2. Cada vez se ficha a mas extranjeros (ayer en prensa las multinacionales,aunque cualquier org de tipo ongs,etc),cada vez mas pobres españoles por los contenedores.Sin integrar a la mujer se le cerraron los posibles nichos de trabajo,y le dan titulo a la competencia(incluso venezolana )que no antiguedad.Cada vez mas odio/envidia a los funcionarios (de los que mas de 60% suman a fin de mes menos que un no cotizante con tres hjs,que aparte maneja transporte ,talleres ,etc pirata)¿que le pasa aun ex legº o clp si lo intenta,?he visto el trato que les dan (por hablar de España)Ha habido “taxis “sin pº conducir,durante 15 años (al cogerlos la gc,cambian de horario).Esto ¿es dejacion de finciones?¿es connivencia?¿estado fallido?las diferencias con justicia ,hacienda ,¿son legalistas o bananeras?,¿y los partidos? ….¿o simple pesimismo?.Es dificil no caer en el derrotismo(sobre todo el que lee),cuando estamos en un precipicio sin proteccion ni quitamiedos,y en un pais sin ley ni fronteras.

    Me gusta

  3. TOTALMENTE DE ACUERDO CONTIGO ,MI GENERAL,COMO DE COSTUMBRE.UN FUERTE ABRAZO !!! .DESEO COMO TÚ QUE DE UNA VEZ SE REACCIONE DESDE LAS INSTITUCIONES EN DEFENSA DE ESPAÑA .A TUS ÓRDENES!!!!

    Me gusta

  4. Gracias Fernando, confiemos y no de caigamos en nuestro afán. Te deseo un Feliz 2017 y que sigamos en contacto y aumentando. Un abrazo Alaman

    Me gusta

  5. Mi querido General:
    Unas gotitas de esperanza y fe en el futuro próximo no nos hacen ningún mal. Si a esto se le llama optimismo, lo suyo es echárselo a la vida como la sal a las comidas, sin pasarse; porque un optimismo razonable sigue siendo más beneficioso para la salud, por muchos beneficios que resaltemos del pesimismo.

    Algo malo puede ocurrir en cualquier momento del 2017, viendo lo anterior, sí; pero no por eso nos vamos a privar de perseguir nuestros objetivos, de probar cosas nuevas, y de fijarnos en las soluciones y en las oportunidades que salen al paso… ése es el optimismo que nos interesa.

    Leonard Cohen en citas y versos dice:
    “Aunque estoy convencido de que nada cambia, para mí es importante actuar como si no lo supiera”.
    “No me considero un pesimista. Creo que un pesimista es alguien que está esperando que llueva. Y yo me siento empapado hasta los huesos”.

    Seguro que mi querido General Alamán quiere dejar atrás, después de los últimos tiempos, la tristeza y el pesimismo. Ese sentimiento es algo que nos ha llevado con nosotros durante estos últimos años. Lo personificamos y se dirige a nosotros para decirnos que ya ha llegado el momento de que desaparezca. Es difícil pero queremos ser felices. El pesimismo se resista a separarse cuantos más pasos damos, cuanto más deseamos alejarnos de él, lo sabemos.

    Este sentimiento negativo se apoya en las dudas y los sentimientos negativos que tenemos o recordamos de los políticos, de los gobernantes y de la sociedad en que vivimos. Sin embargo, tenemos que estar decididos a dejar atrás este sentimiento. El pesimismo, personificado, hace que la persona se sienta dependiente de esos pensamientos negativos como algo natural y, en el fondo, lucha para no marcharse.

    Por todo ello, mi querido General, como le decía en mi anterior proposición a nuestro querido General Dávila: “tengamos esperanza porque es la que nos abre el futuro, nos hace avanzar en nuestro camino, nos fortalece, ensancha nuestro corazón, nos habla en nuestra alma, no se rinde… y espera, pese a las circunstancias adversas, en un futuro mejor”.

    Con el deseo de que el nuevo año sea mejor y dichoso a mi querido General Alamán.
    Reciba un fuerte y afectivo abrazo paracaidista.
    Pedro Motas

    Le gusta a 1 persona

  6. Así es Miguel, reconocer que la situación no es aceptable pero que es reversible con el empeño de tantos descarta todo derrotismo
    Feliz Año.

    Me gusta

  7. Mi querido General:
    Unas gotitas de esperanza y fe en el futuro próximo no nos hacen ningún mal. Si a esto se le llama optimismo, lo suyo es echárselo a la vida como la sal a las comidas, sin pasarse; porque un optimismo razonable sigue siendo más beneficioso para la salud, por muchos beneficios que resaltemos del pesimismo.

    Algo malo puede ocurrir en cualquier momento del 2017, viendo lo anterior, sí; pero no por eso nos vamos a privar de perseguir nuestros objetivos, de probar cosas nuevas, y de fijarnos en las soluciones y en las oportunidades que salen al paso… ése es el optimismo que nos interesa.

    Leonard Cohen en citas y versos dice:
    “Aunque estoy convencido de que nada cambia, para mí es importante actuar como si no lo supiera”.
    “No me considero un pesimista. Creo que un pesimista es alguien que está esperando que llueva. Y yo me siento empapado hasta los huesos”.

    Seguro que mi querido General Alamán quiere dejar atrás, después de los últimos tiempos, la tristeza y el pesimismo. Ese sentimiento es algo que nos ha llevado con nosotros durante estos últimos años. Lo personificamos y se dirige a nosotros para decirnos que ya ha llegado el momento de que desaparezca. Es difícil pero queremos ser felices. El pesimismo se resista a separarse cuantos más pasos damos, cuanto más deseamos alejarnos de él, lo sabemos.

    Este sentimiento negativo se apoya en las dudas y los sentimientos negativos que tenemos o recordamos de los políticos, de los gobernantes y de la sociedad en que vivimos. Sin embargo, tenemos que estar decididos a dejar atrás este sentimiento. El pesimismo, personificado, hace que la persona se sienta dependiente de esos pensamientos negativos como algo natural y, en el fondo, lucha para no marcharse.

    Por todo ello, mi querido General, como le decía en mi anterior proposición a nuestro querido General Dávila: “tengamos esperanza porque es la que nos abre el futuro, nos hace avanzar en nuestro camino, nos fortalece, ensancha nuestro corazón, nos habla en nuestra alma, no se rinde… y espera, pese a las circunstancias adversas, en un futuro mejor”.

    Con el deseo de que el nuevo año sea mejor y dichoso a mi querido General Alamán.
    Reciba un fuerte y afectivo abrazo paracaidista.
    Pedro Motas

    Me gusta

  8. Sin ánimo de molestar, el ‘president’ ya celebra la república catalana del 17. Según
    Puigdemont “2017 será un año importante porque los catalanes decidiremos nuestro futuro en un referéndum legal y vinculante”. Ya votaron una vez, con lo que la experiencia les avala. Ahora sí, TV3 en su primer mensaje de Navidad se ha puesto a su servicio. Parece ser que para que el referéndum de la ruptura sea “legal”, aceptado, pactado y tolerado primero se va a desconectar con la legalidad española, luego se va a votar ” legalmente” y por fin se va a proclamar la República catalana de su casa. Todo muy sensato, edificante y democrático. A nadie se le escapa que todo esto puede alterar gravemente el orden público y conducirnos a la rebelión y sedición tumultuaria. Yo sé lo que he de hacer y estoy seguro que los españoles de bien y orden también. Ya ven, derrotismo no pero preocupación toda.

    Me gusta

  9. Leo el mensaje. No se puede estar más de acuerdo.
    Parece que se ha superado un modo de vivir, que el diseño de nuestra actitud, ha cambiado.
    Las nuevas generaciones han sido adoctrinadas convenientemente por quienes tienen la obligación de instruirlos, de enseñarles y de educarles. Unos por activa han desarrollado sus tácticas, otros por pasiva no han querido cumplir con sus responsabilidades.
    La economía debe cambiar radicalmente. El modelo basado en el crecimiento ya es insostenible. Ya las crisis del modelo capitalista duran más tiempo y requieren de nuevos ajustes. Y todo ello redunda en el empleo.
    Tal situación genera oleadas de populismo.
    Y por si no fuese suficiente, las oleadas de ¡inmigrantes termina por colapsar el modo de vida de Occidente. Hay quien avecina el hundimiento de nuestra civilización a muy corto plazo.
    No ser pesimista, en estos momentos, es, creo, no querer ver la realidad.
    Pero ser derrotista es negarse a cumplir, siquiera, con nuestra responsabilidad. Y estamos obligados a no permanecer inmóviles pensando en que nada tiene solución.
    Son malos tiempo. La carencia de líderes en nuestra política, en la política mundial, permiten que día a día nos vayan comiendo terreno.
    Habéis comprobado que ante cualquier solicitud de movilización social el nivel de participación es muy escaso y de ahí sacan sus fuerzas los populistas.
    ¿cómo actuar ante este conjunto de circunstancias?, es difícil decirlo, pues no es fácil tener la fuerza necesaria para movilizar a la gente, a nuestros conciudadanos.
    Pero, desde luego, permaneciendo pasivos nada vamos a conseguir.
    Mi General Alamán, sigan ustedes movilizando nuestras conciencias. hasta que nos olvidemos de las mil naturales objeciones que ponemos para responder al requerimiento.
    Pesimismo sí, es muy difícil salir airoso de estos momento. Pero derrotismo, ver inmóviles cómo nada mejora, como se pierde el espíritu, las virtudes, de ninguna manera.
    Mucho ánimo. Hay trabajo para todo aquel que lo desee. Comencemos por nuestro entorno.
    Feliz año nuevo.

    Me gusta

  10. Querido don Pedro, el contemplar serenamente el transcurrir del año que termina y sentirse optimista, hace bueno el dicho “un optimista es un pesimista mal informado”
    Por ello y sin dar cabida al derrotismo, que sería aceptar sin más la situación, nada más conveniente que ser consciente de donde estamos y a que nos enfrentamos. El optimismo irreal sólo nos confundirá y confiará con lo que ello supondría para nuestra preocupación
    Un fuerte abrazo y Feliz Año Nuevo en el que seguimos necesitando sus humanistas lecciones. Alaman

    Me gusta

  11. Don Emilio Hernandez, nada que añadir a su comentario complementario de mi resumen del año que acaba dejándonos ese sabor amargo de pesimismo imposible de erradicar pero que tiene la ventaja de ser como un toque de alerta que alista a quienes no admiten la derrota como solución.. Este blog quiere
    ser el cornetín.
    Un abrazo y Feliz Año. Alaman

    Me gusta

  12. ¡¡¡Magnífico mi general!!! Y esencialmente la “idea fuerza” que nos trasmite a todos los seguidores del blog: Cumplimos años, pero no envejecemos, porque no negamos a desertar de nuestros ideales.
    El Credo Legionario y nuestro Himno de Infantería, deben ser el padrenuestro de las mañanas, el origen de nuestra fuerza y el antídoto contra el derrotismo.
    A veces hay que pagar un elevado precio por no desertar de nuestros ideales, por ser fieles a nuestras lealtades…. pero cuando hay que reconquistar la posición perdida, alguien debe quedar colgado en las alambradas.
    Sobre su cuerpo pasarán otros soldados, que tremolarán de nuevo la bandera sobre la posición reconquistada.

    Me gusta

  13. En una situacio asi no se si se debe tener pesimismo, lo que sin duda se tiene es una idea clara de lo que, de no enderezar el rumbo, le espera a la sociedad española y eso si puede considerarse pesimismo.
    Mirar a toda esta gente que va por la vida negándose a sumir como propia la crisis salvaje de identidad nacional que tarde o temprano dará paso a un enorme problema da que pensar.
    Negar los problemas no van a hacer que desaparezcan, antes bien los aumentaran hasta hacerlos irresolubles por métodos cívicos.
    Eso de creer que lo que sucede en España no va con uno si no le pisa físicamente la chepa es absurdo.
    En cualquier caso señor
    Arriba España y Feliz 2017
    Saludos

    Me gusta

  14. Mi General: Todos tenemos que agradecer esa reflexión tan bien expuesta y resumida sobre la situación general en este auténtico “annus horribilis” (que ha acumulado los males de los anteriores), con la conclusión de pesimismo pero no derrotismo y con la expresión de ánimo por encima de todo, que nos impulsa a no sentir “en absoluto una actitud de desaliento” y a sentir “fe en la victoria de nuestras ideas”. Con permiso mi General, me atrevo a añadir algo por lo que ya he apostado: que el año que empieza será, D.m., mucho mejor que el que acaba de terminar.
    Mi General, a la orden y feliz año 2017.
    Gabriel Rodríguez, Cor. Inf. DEM.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s