LA LEGIÓN QUE NOS UNE: MEMORIA SAHARIANA DOMÉSTICA (Atículo de nuestro lectorFRANCISCO JOSÉ GONZÁLEZ DEL PIÑAL JURADO

95aniv-legion-sahara-001Una tradición no es lo mismo que un hábito o costumbre prefabricada de antemano, o inventada antesdeayer por la tarde. Estas dos afirmaciones pueden transitar juntas y paralelas, y sin entorpecerse. La impronta legionaria de mano tendida, referenciada en otras ocasiones, es eso…, que, como todo en la vida, se tiene o no se tiene.

En el aspecto propio del terreno, del terreno desértico sahariano que muchos hemos conocido, procede rememorar las particularidades físicas del área de operaciones que eran, obviamente, la escasa densidad de población, lo mediocre de la infraestructura, el alejamiento de las bases de abastecimiento y de las fuentes de recurso de material, aprovechándolo todo (cuando se acudía a la frontera norte -Marruecos- a abastecerse, se entregaban las armas a la Policía Territorial de la frontera, se entraba en un “terreno de nadie” y se adquirían las frutas y verduras. Al regreso a las unidades, los camiones llegaban a veces con los tomates *espachurraos*, por lo accidentado del terreno arenoso, que se aprovechaban para hacer gazpacho). En el aspecto anecdótico, hubo un capitán inspector de cocina, a punto de marcharse al curso de comandante (era de la XII de la AGM, pero al no haber podido localizarlo para pedirle permiso a su alusión pública no lo nombro), que cuando estaba a punto de terminar su mandato en este servicio económico, repartió entre la tropa, proporcionalmente, el presupuesto de cocina no gastado. El último día de su gestión recibió, creo recordar, cada soldado (la unidad no era legionaria) 2 paquetes de tabaco y una garrafita de 5 litros de vino. Al tratarse de un capitán con mucho carisma,  que llevaba ya 7 años en el empleo, a punto de ascender al siguiente,   se le tenía mucho respeto y consideración por su talante,  talento y buenas formas.

documento-escaneadoNaturalmente, por otra parte, las salidas al desierto para esparcimiento de la tropa, conocer lugares nuevos y, en definitiva, efectuar una simple excursión, corrían las mismas medidas de prevención y seguridad que las operativas, porque, obviamente, los riesgos eran los mismos. La adjunta foto la efectuó el que suscribe, pasando a comentar, seguidamente, sus circunstancias. Corresponde al camión “Pegaso”, modelo 3045, de gasolina, matrícula ET 51700, marineando en zona de dunas. Obsérvese la arena en suspensión -en vísperas de pre­-siroco-. Este vehículo, concretamente, no pertenecía al Tercio, pues estaba adscrito al Batallón de Automóviles del Sáhara, con base en Aaiún. Esta foto, ampliada, gana en detalles. Se le ve la matrícula clara, así como los bajos del vehículo perfectamente. En la matrícula se le puede observar, a la izquierda, un recuadro sin ningun dígito, ni letra dentro. Este recuadro debería rodear a la letra S, de Sáhara, que aún no está pintada, debido, tal vez, a la inminencia de su llegada al territorio. El Sector del Sáhara, mandado por un general de División, como se sabe, dependía de la Capitanía General de Canarias, pero allá no llevaban los vehículos militares ningún dígito de identificación con su Región Militar (como ocurría con las regiones militares peninsulares que llevaban el ordinal correspondiente -1, Primera Región Militar al 9, Novena Región Militar-) sino la letra S, comúnmente dentro de un recuadro, que solía insertarse a la derecha de la placa de la matrícula, en península, salvo en el Sáhara que lo exhibía a la izquierda de esta placa. Con la llegada de la matrícula ET 50xxx, el panorama vehicular cambió a favor de terrenos saharianos tan abruptos, con la llegada del nuevo modelo Pegaso, el 3045. Este modelo era primitivamente de gasolina, se sonido limpio, suave, agradable, como se ha descrito. Los matriculados ET 52xxx ya eran diésel con motores más broncos. Este vehículo sería presentado en público en el otrora Desfile de la Victoria, a finales de Mayo, en el Paseo de la Castellana, en Madrid, el año de su nacimiento, 1969, convirtiéndose en una de las grandes novedades de aquel evento, el cual, por su comportamiento y funcionalidad, se hizo extensivo a todo el Ejército Español. Se trata de un todo terreno de tracción 4 ruedas, de 135 CV, que ascendía por pendientes del 65% con 3 toneladas encima. La marca española del caballo alado, Pegaso, que fabricaba ENASA (Empresa Nacional de Autocamiones, S. A.), hoy IVECO, dejó de suministrar el modelo COMET, camión de media cilindrada, de aspecto frágil, y que dieron en el Sáhara unos resultados excelentes, a pesar de no ser vehículos todo terreno. Sus últimas matriculaciones en el Ejército de Tierra alcanzaron la cifra ET 49xxx.  La imagen que adjunto corresponde a una excursión a la denominada “playa de la Palangana” y portaba bidones de agua potable, armamento y combustible, otro vehículo portaba víveres, viajando también un guía nativo ante las desorientaciones que provocaba el “siroco” (“aunque vayas a la vuelta de la esquina, lleva agua para 5 días”). Había que tomar medidas de todo tipo, por si las moscas. Se visitaban playas, antiguas factorías, un lago salado, poblados, un faro, accidentes geográficos, acantilados…;  se pescaban percebes, y ante los ojos, mirando al océano, el banco sahariano, muy rico en pesca, pero esto ya es otra historia, que el espacio ha terminado por hoy. Todo esto, en un teatro más relajado, podríamos contarlo, pero eso sería en un próximo capítulo, como digo, dedicado a tantas y tantas cosas…, como los permisos (de “corta”, de “colonial”), las excursiones propiamente dichas, la pesca,  la prohibición de llevarse a la cónyuge, y otras actividades domésticas saharianas.

FRANCISCO JOSÉ GONZÁLEZ DEL PIÑAL JURADO

Anuncios

4 pensamientos en “LA LEGIÓN QUE NOS UNE: MEMORIA SAHARIANA DOMÉSTICA (Atículo de nuestro lectorFRANCISCO JOSÉ GONZÁLEZ DEL PIÑAL JURADO

  1. Me ha gustado mucho el relato, que suscribo de la A a la Z, por haber vivido por allí identicas visicitudes , en nuestros años Saharianos.Muy conseguido y que contribuye a que el Público, se entere de cuatro cosas que teníamos distintas a las de por aquí.
    Un abrazo Sahariano.
    Fco Rodríguez Moreno

    Me gusta

  2. Desde que comencé a narrar en este blog las vicisitudes saharianas, lo que trato de conseguir es ampliar todas mis conferencias anteriores (con coloquios posteriores sin “pelos en la lengua” en mis afirmaciones y/o respuestas, y, naturalmente, con mucho cariño hacia el territorio y sus moradores), así como el libro que publiqué en 1985, con motivo del 10 º aniversario de nuestra salida del territorio. Yo me alegro que gusten, porque lo que cuento sucedió tal cual lo expreso, y esto lo sabe mucha gente muy cualificada al respecto.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s