A VUELTAS CON EL VALOR Y LA INTELIGENCIA General de División Adolfo Coloma Conteras (R.)

FOTO 1 el blocao de la muerte

El blocao de la Muerte

Este mes de Julio, prodigo en noticias y sucesos que han ido salpicando el panorama internacional en plena  la calorina que estamos padeciendo sea transitoria o debida al pretendido “calentamiento global” el ayuntamiento de la capital nos vuelve a incitar a la reflexión sobre el valor y la inteligencia que, como formas antagónicas se dan cita ante una expresión tan cierta como cierta como manipulada: ¡viva la muerte!

FOTO 2 ANUNCIO DE SHAKLETON

Anuncio de SHAKLETON

FOTO 3. CARTEL DE RECLUTAMIENTO DE LA LEGION

Cartel de reclutamiento de la Legión

Si bien es cierto que al grito de ¡viva la muerte! se lanzaban al asalto los legionarios en combates como Casabona, Peña Tahuarda, el Malmusi y tantos otros,  era la sublimación, en un momento decisivo – como lo es un asalto a pecho descubierto – de unos hombres congregados voluntariamente por el Teniente coronel José Millán Astray para formar un cuerpo militar de élite y resolutivo. Así lo ha sido La Legión  a lo largo de sus casi cien años de historia.  El fundador convocó a sus hombres con un lenguaje y con un espíritu muy similar al que desplegó el explorador antártico Ernst Shakleton unos años antes para reclutar  la  tripulación del Endurance  con el propósito de realizar la primera travesía antártica: “Se buscan hombres para viaje peligroso. Sueldo escaso. Frío extremo. Largos meses de completa oscuridad. Peligro constante. No se asegura el regreso. Honor y reconocimiento en caso de éxito”.

Si comparamos este anuncio con los primeros pasquines de los Banderines de enganche de La Legión, además de comprobar las evidentes similitudes en el lenguaje, concluiremos que ambas empresas no son para hombres llamémosles “convencionales” sino para gentes de una raza especial, capaces de darlo todo por la empresa –todos juntos formamos bandera, dirán los legionarios- en circunstancias en las que, unos por las extremas condiciones ambientales a las que se tendrían que exponer y los otros por el supremo momento de enfrentar al enemigo, suponen una afirmación personal, de renuncia a su propia vida en aras de un bien que se les antoja superior: el éxito en la empresa, el valor fundado en la camaradería de los que compartiendo peligros ciertos, saben que unos dependen de los otros.

Y es que el oficio de soldado hace de “el valor” uno de los valores – permítanme la redundancia – de la profesión, tal vez el más singular de ellos. En efecto, muchas otras ocupaciones profesionales requieren organización, disciplina compañerismo, amor a la profesión, pero solo al soldado le es exigible el valor. Claro que el valor no es una cosa que se improvisa, se cultiva, se practica, requiere una práctica constante. En otro artículo anterior en torno a la condición física del militar y a la superación de obstáculos, lamentaba la falta de actividades orientadas a ejercitar el valor, como la equitación, el salto de aparatos, los deportes de contacto etc. Ahora solo trato de poner en valor “el valor” – vuelvan a ser indulgentes con tanta redundancia –

FOTO 4 Las cargas del IGAN. augusto Ferrer Dalmau

Las cargas del IGAN. Augusto Ferrer Dalmau

Pero el valor no ha de ser irracional sino reflexivo, basado en una estimación objetiva del riesgo y el compromiso moral con la misión y con la propia unidad y exige, no lo duden sacrificio. Todas las operaciones militares, ofensivas y defensivas requieren de unos esfuerzos realizados por unidades que asuman riesgos muy superiores: el asalto, la infiltración en las líneas enemigas, son un buen ejemplo de ello, pero también la defensa a toda costa de determinadas posiciones, o la protección de la retirada, como desempeñó con todo pundonor y heroísmo el Regimiento de Caballería de Alcántara tras la penosa jornada de Annual,  para sustraer los gruesos a la acción del enemigo, a costa del sacrificio de unos pocos. Suceso que acabamos de rememorar también en este mes de Julio y que constituye una de las expresiones más acertadas del concepto militar del valor.

FOTO 5 lanzamiento paracaidistas

Lanzamiento paracaidistas

Y es que el miedo de ser un cobarde es el miedo del valiente. Eso lo sabemos muy bien los que nos hemos enfrentado al lanzamiento en paracaídas, cuando la mente te dice –“no lo hagas, ¿para qué?- pero el corazón te impulsa a no defraudar a los demás, a ser uno más. Con todo y con ello, no hay opción a decir –NO- porque cuando se abre la puerta del avión, estás alistado y se enciende  luz verde, no es una invitación a saltar, como si de una actividad deportiva se tratase. La luz verde significa “Imperativo de salto” Ya se sabe. Imperativo: deber, exigencia inexcusable. Me he valido de este ejemplo tan palpable, pero lo mismo podríamos aducir para la patrulla que está escalando una vía de montaña, la tripulación que ocupa sus puestos en un vehículo de combate  o el zapador que abre camino a base de explosivos por poner citar algunos otros envites.

FOTO 6 Unamuno y Astray

Unamuno y Millán-Astray

No, no se opone para nada el valor a la inteligencia por más que, torticeramente, se empeñen algunos en desdibujar el recurrente incidente protagonizado por el General Millán Astray, fundador de La Legión y el Rector de la Universidad de Salamanca, Miguel Unamuno, el día 12 de Octubre de 1936. Dos personajes singulares cada uno en lo suyo. Millán Astray había dejado jirones de su cuerpo al frente de sus legionarios en los campos de batalla. No era un hombre inculto, de hecho se había diplomado en Estado Mayor en un período en el que este diploma era accesible solo para unos pocos.  Pero se había distinguido por su culto al valor: “el morir en combate es el mayor honor dejó escrito en letras de oro a sus legionarios. Por su parte don Miguel Unamuno, se había sumado al Alzamiento Nacional sin ambages, lo que no le impidió criticar y denunciar, cuando vió motivo. Era desde luego un intelectual, pero no exento de valor. Unos días antes, el claustro de la Universidad de Salamanca bajo su rectorado había dirigido un “mensaje a las universidades y academias del mundo acerca de la guerra civil española” en la que trataba de “cómo la civilización cristiana occidental, constructora de Europa, está a punto de desaparecer a manos de un ideal oriental aniquilador” (Luis Togores, Millán Astray legionario, La esfera de los libros, 2003) ¿Les suena el discurso. Ha perdido actualidad?

Me es difícil pues comprender cómo pudo don Miguel en los primeros compases de aquel sangriento y fraternal conflicto pudo decir aquello de “Venceréis pero no convenceréis”. ¿Cómo se puede lanzar este mensaje a unos muchachos, lo más granado de la intelectualidad española que marchan voluntariamente al frente a dar testimonio de sus ideas con sus propias vidas? El resto ya lo conocen.

Aquel incidente, torticeramente interpretado como sostengo, ha servido sin duda para que la comisión de la memoria histórica establecida por el ayuntamiento de la capital en su afán revisionista, proponga la sustitución del nombre de una calle dedicada a la memoria de un gran soldado de España, el general Millán Astray, cuya lección de vida y servicio inspiró y sigue inspirando a los legionarios, por otro nombre “la inteligencia” oponiendo ésta al valor. No pueden en modo alguno molestar al propio general, que descansa en una sencilla sepultura en el Cementerio de La Almudena. Ofenden intencionadamente a los legionarios, a los que están en filas y a los que por cualquier motivo ya no forman en ellas pero sienten y viven La Legión como cosa propia, porque se ofende gratuitamente a su fundador.

foto 7 Adolfo Suarez

Adolfo Suárez

FOTO 8 hacia los 100 años de histroria

La Legión camino de los cien años

Qué distinta interpretación la de esta “comisión” si la comparamos con alguien nada dado a veleidades histriónicas, un hombre que supo mirar al futuro aunar esfuerzos y superar diferencias.  Me estoy refiriendo al Presidente del Gobierno Adolfo Suárez quien, en una visita que nos hizo a los legionarios del 3ª Tercio de La Legión en Fuerteventura, el 23 de Abril de 1978, nos dirigió estas inteligentes palabras: “- Caballeros legionarios. Pienso que ese desprecio vuestro por la muerte es quizás el más bello canto de amor a la vida, a una vida libre, a una vida que se ofrece al servicio de los demás-“ Ya ven que diferente interpretación del grito “viva la muerte” por alguien que bien poco tenia de militarista y si una visión de futuro.  Claro, que para eso se requiere inteligencia, conocimiento, reflexión y no vesania y provocación a unos soldados cuyo único afán es prepararse para defender a España y a los españoles.

Adolfo Coloma

General de Brigada (R) del Ejército

Anuncios

24 pensamientos en “A VUELTAS CON EL VALOR Y LA INTELIGENCIA General de División Adolfo Coloma Conteras (R.)

  1. Queridisimo Adolfo: Me emocionas, y casi me dejas sin palabras…Con toda humildad quiero pedirte que escribas algo sobre otra cobardía peor que la cobardía física, que es la COBARDÍA MORAL y que es la que en mi opinión nos ahoga contemplando a algunos de nuestros cargos públicos.
    Es el miedo a dejar de ser “políticamente correcto” ante otros españoles (por muy díscolos que sean por la pasión que ponen en fastidiar la convivencia no pueden más que ser de LOS NUESTROS) que intentan dar un golpe de estado desde Cataluña.
    La cobardía moral es el miedo a la toma de decisiones por la posterior crítica que conlleva la acción política acometida, “no vayamos a perder la poltrona….”
    La cobardía moral es el miedo a la responsabilidad, es el miedo a dar la cara por España y los españoles no sea que te la partan…cuando el cargo conlleva la OBLIGACIÓN DE DEFENDER TODO LO QUE EL CARGO REPRESENTA.
    Por culpa de esa COBARDÍA MORAL, vemos a unos y a otros con un trajín “narices”, corriendo como pollos sin cabeza, ya que tienen prisa por irse de vacaciones, en vez de RESOLVER LOS PROBLEMAS DE L@S ESPAÑOLES que es lo que tienen que hacer. Hay millones de familias en España que se quedan sin vacaciones por la COBARDÍA MORAL E INCOMPETENCIA DE QUIENES ESTÁN OBLIGADOS A DAR EJEMPLO, TAMBIÉN, DE INTEGRIDAD…y no sigo Adolfo por no alargar más mi felicitación, y adhesión a lo que has escrito. Un fuerte abrazo Esperanza González de Fonseca Marco

    Me gusta

  2. La Legión fue un suceder de aquella necesidad
    ——————————————————————————————-

    La Legión fue un suceder
    De aquella necesidad
    Habida en el tiempo aquel,
    En esa razón de hacer;
    Con la intención de salvar.

    La vida de unos soldados
    Que la leva los mandaba
    Hacía aquel protectorado
    Del Marruecos sublevado
    Que contra España luchaba.

    En mil novecientos veinte
    Se fundó aquella Legión
    Con esos hombres valientes
    Que dieron un paso al frente
    Para servir con valor.

    Que a España dieran laureles
    A cambio de los sudarios
    Que diezmaban sus cuarteles,
    Pero a sus filas le vienen
    Cada vez más voluntarios.

    Sabiendo que hay que luchar
    Hasta vencer o morir
    En esas formas de estar
    Que sin pedir ni rehusar
    Hay que llegar hasta el fin.

    Ante el mundo se hicieron ver
    Como soldados temidos
    Que se prestan al deber
    Y, en los brazos del doquier
    Hacen frente al enemigo.

    Españoles y extranjeros,
    Desde todos los rincones
    Para servir con denuedo
    Y, siempre a paso ligero
    En esta fragua de hombres.

    Que asimilando la dureza
    Ilusionaban su entrega
    Sin remilgos ni tibiezas,
    Con la pasión y destreza
    De los que en ella se elevan.

    Afrontando el sacrificio
    Como lo hacía La Legión
    Desde el día de su inicio,
    Entregándose en beneficio
    De los fines que la fundó.

    Para luego rechazarla
    De esta forma tan miserable,
    Mancillarla y desterrarla
    Los que debieran honrarla
    Si no fueran tan cobardes.

    Los políticos del agravio
    Que no entienden el honor
    Y otras clases de vicarios
    Que odian al Legionario
    Por la mala condición.

    Que propagan los falaces
    Enemigos de La Legión;
    Los que en la traición se hacen
    Y, como tal son capaces
    De vender a su Nación.

    7-8-10 Original de Rogaciano Goana Nelson=Ramón Lencero Nieto

    Me gusta

  3. A los que no tuvimos la suerte, o no, de poder demostrarlo, al licenciarnos, en el apartado sobre el valor en nuestra cartilla militar, se nos ponía: Se le supone.

    A estos Políticos que tenemos que padecer estos tiempos que corren, no se le puede suponer nada, ni valor y mucho menos inteligencia, puesto que nos lo demuestran día a día, no es que no los tengan o tengamos que suponerselos, es que no los han conocido en sus miseras vidas.

    Señores Políticos, se puede ser de Izquierdas de Derechas, o Mediopensionístas, lo que no se puede ser es gilipollas, como nos están Uds. demostrando continuamente, en su afán de destruir, todo lo que los Españoles nos hemos esforzado en reconstruir después de la Guerra Civil que padecieron nuestros antepasados.

    ¡ Basta ya señores Políticos !, no les pedimos que demuestren valor, ya que sabemos que no lo tienen, solo les pedimos que tengan un poco de inteligencia, para parar esta deriva que llevamos de un tiempo a esta parte y que desgraciadamente, tendremos que parar el Pueblo, como siempre ha sido en España, una y otra vez, desde tiempo inmemoriales.

    Gracias Mi General por su escrito y por mi parte queda Vuecencia exculpado por su “reiterada y acertada redundancia”, sobre el Valor, un saludo desde las Rehoyas.

    Me gusta

  4. MI GENERAL,

    Me sorprende, muy favorablemente para su memoria pues nunca le consideré más allá de la definición de leguleyo, las palabras de don Adolfo Suarez. Su pensamiento fue aclarativo y exacto.

    Si nuestro primer Comandante contrapuso inteligencia y muerte, una profunda y continua reflexión del existir humano que sólo los místicos de nuestra historia llegaron a comprender: ¿ Qué inteligencia ?.

    La inteligencia como indubitado sinónimo de esclavitud. Correctamente lo aclara el anuncio publicado de SHAKLETON ( Men Wanted ).

    Aquella guerra, 1936-39, supuso morir por un ideal de libertad contra la esclavitud.

    Pudiera hablar en primera persona de mi perfil académico desarrollando en universidades de varios continentes, América, Europa y Asia, pero todo ello es absolutamente insignificante y vano por contraposición a la libertad.

    La única inteligencia que entienden, como única manera de encubrir, unos, la palabra esclavitud y cínicamente, otros, escondiendo por omisión cobardía y traición, con sus votos corporativos es una diatriba: la imposición ideológica de una cruel esclavitud del siglo XIX en los albores del siglo XXI.

    A mayor abundamiento, como aviso a navegantes, nunca habría de solicitarse a corporación municipal alguna que, subyugado, se pidiera perdón histórico mediante escrito en contencioso administrativo alguno, para tratar de evitar en última instancia que no se arranque por odio y cobardía el nombre del primer Comandante del Tercio, todo lo contrario: de rodillas sólo ante Dios y de frente, mirando a los ojos, ante el resto de hombres y/o mujeres.

    A LA ORDEN DE VUECENCIA,

    Fdo. Francisco De Javier

    Me gusta

  5. Querida Esperanza: Gracias por tu intervención. La verdad es que poco puedo yo añadir a lo que defines como “cobardía moral”. La famosa sentencia del almirante Blas de Lezo, tan en boga estos tiempos: “Una nación no se pierde porque unos la ataquen, sino porque los que la aman no la defienden” resume muy bien a lo que los dos sentimos.
    Adolfo Coloma

    Me gusta

  6. Mi querido General: hasta ahora no he podido intervenir en comentarios diversos de este extraordinario Blog porque estoy en la playa muy limitado de wifi e internet, con baja cobertura para intervenir como yo quisiera; pero hoy no me he resistido a la intervención porque en este su magnífico artículo ha empezado con la frase “viva la muerte”, que tiene que ver con el “novio de la muerte” y con un tema muy querido e interesante para mi como es el “espíritu legionario”. Por ello permítame que adjunte una humilde y pequeña reflexión sobre el concepto legionario de la muerte, concepto no entendido hoy día por esta sociedad que malinterpreta conceptos, valores:

    La muerte es algo de lo que nadie puede escapar, porque es algo que sigue a la vida y el legionario lo sabe. Las personas se preparan para no sufrir y el legionario se prepara, con dureza, para sufrir.
    La sociedad moderna ha alejado su mirada de este problema tan fundamental. Para la mayoría de las personas, la muerte es algo a temer, algo terrible, la ausencia de vida, algo hueco y vacío. Y la muerte ha llegado a ser considerada incluso como algo “antinatural”… pero el legionario a hecho de la muerte algo natural: “su novia”.
    ¿Qué es la muerte? Podemos intentar ignorar estas preguntas, muchas personas lo hacen; pero si ignoramos la muerte, creo que estaremos condenados a vivir una existencia poco profunda, a vivir insatisfechos, espiritualmente hablando. Puede que hasta nos convenzamos a nosotros mismos de que, de alguna manera, haremos una transacción con la muerte “cuando llegue el momento”. El legionario la tiene permanentemente presente, la respeta y está siempre dispuesto a aceptarla, por eso su existencia es profunda y vive satisfecho espiritualmente pensando en su Cristo de La Buena Muerte.
    Algunas personas se mantienen muy comprometidas en un sinfín de constantes tareas que le evitan pensar en los problemas fundamentales de la vida y la muerte. Pero en semejante estado mental, la alegría que sentimos es, en fin de cuentas, frágil y se encuentra ensombrecida por la presencia ineludible de muerte. Enfrentarse al problema de la muerte puede ayudar a traer verdadera estabilidad, paz y profundidad a nuestras vidas; como lo hace el legionario…
    En términos muy prácticos, la muerte es necesaria. Si las personas vivieran para siempre, tarde o temprano empezarían a anhelar la muerte. Sin la muerte, enfrentaríamos gran cantidad de nuevos problemas, desde la superpoblación hasta el hecho de que las personas tuvieran que vivir para siempre en cuerpos avejentados. La muerte hace espacio para la renovación y la regeneración.
    La muerte debe, por consiguiente, agradecerse tanto como se agradece la vida, como una bendición. No hay ninguna razón para temerle a la muerte, para odiarla o para buscar desterrarla de nuestras mentes.
    La muerte no discrimina, nos despoja de todo. La fama, la riqueza y el poder son todos inútiles en los solemnes momentos finales de la vida. Cuando el momento llega, en lo único que podemos confiar es en nosotros mismos. Ésta es una confrontación imponente ante la cual nos presentamos con la sola armadura de nuestra cruda humanidad, del registro real de lo que hemos hecho, de cómo hemos escogido vivir nuestras vidas. Y el legionario abandonándolo todo, al seguir su Credo, está más dispuesto a los nuevos valores.
    Para morir bien, uno tiene que haber vivido bien. Para quienes han vivido fieles a sus convicciones, para quienes han trabajado por llevar felicidad a los demás, la muerte puede venir como un placentero descanso, como un sueño bien ganado después de un día de agradable ejercicio. Y el legionario lo sabe y por eso está dispuesto a dar la vida por su bandera, su patria y sus conciudadanos; y como está preparado, con su bayoneta cuerpo a cuerpo.
    El estar consciente de la muerte nos permite vivir cada día y cada momento lleno de agradecimiento hacia la incomparable oportunidad que tenemos de crear algo durante nuestra estancia en la Tierra. Creo que para disfrutar verdadera felicidad debemos vivir cada momento como si fuese el último. El presente nunca volverá. Podemos hablar del pasado o del futuro, pero la única realidad que tenemos es este momento presente. Y el confrontar la realidad de la muerte realmente nos permite generar creatividad ilimitada, valor y alegría en cada momento que vivimos.
    Por todo ello el legionario, que no teme a la muerte, se permite el lujo de gritar. ¡¡¡ VIVA LA MUERTE !!!

    Me quedo con ganas de hacer lo mismo con el siguiente párrafo de su artículo sobre lo que representa el lanzamiento paracaidista como valor, pero en honor a no abusar de su amabilidad y en consideración a los lectores por las intervenciones breves, lo dejo para otra ocasión.

    Y, como siempre, felicitándole por su artículo, reciba un fuerte y afectivo abrazo legionario y paracaidista.
    Pedro Motas

    Me gusta

  7. ¡Que forma de expresarse
    la de Ramón Lencero
    ¡cuanto saber popular!
    Las quintillas son su fuerte
    con aire de romancero
    y lo hace de tal suerte,
    con tanta pasión y ganas
    como demostró en la Legión
    el cabo 1º Goana

    Adolfo Coloma
    5º Tercio de La legión
    Tercio de la nostalgia

    Me gusta

  8. Sr García Oliver: Creo haber manifestado muchas veces mi agradecimiento por su participación en este blog y concordancia con su forma de ver la realidad que nos inunda. Pero no es necesario caer en el insulto, aunque nos duela.
    Adolfo Coloma

    Me gusta

  9. Don Francisco Javier: ¿Se refiere Vd. al alegato que unos veteranos de la Legión, en nombre de todos los antiguos legionarios han presentado ante la Comisión de la Memoria Histórica del ayuntamiento de la capital?
    Hombre, no me parece que hayan pedido perdón a nadie, todo lo contrario. Creo que, por los cauces legales y sin perder un ápice de determinación, se han alzado en defensa del buen nombre del General Millán Astray, fundador de La legión, cuya memoria además de ser referente para muchos, sigue inspirando la impronta de los legionarios de hoy, que tan buenos servicios siguen prestando a España y a su Ejercito.

    Atentamente
    Adolfo Coloma. GB. del ET

    Le gusta a 1 persona

  10. Don Pedro: Pues si, como nos tiene tan mal acostumbrados con sus tempranas y juiciosas intervenciones, la verdad es que empezábamos a echarle de menos. Nos propone Vd. en este caso una simetría entre dos sublimaciones: El honroso título de “novios de la muerte” y el grito de “viva la muerte” reflexionando sobre las raíces morales de la vida y de la propia muerte. Nada podría yo añadir a su discurso, pero si mi agradecimiento por hacerme reflexionar sobre ambos desde el ángulo que nos propone: la mística cristiana.
    Otro abrazo, don Pedro
    Adolfo Coloma

    Me gusta

  11. Mi General, pido disculpas por mis palabras malsonantes, dada mi corta formación académica, y siendo Andaluz como soy, cuando tengo que definir a los Políticos que nos han tocado y a su forma de ejercer en la Política, me va a resultar harto difícil, pero procuraré no se vuelva a repetir.

    Me gusta

  12. A Vuecencia, Mi General,
    La madre que me parió;
    Si me aplaude la poesía
    Con esa filosofía
    Se esponjará mi corazón
    Y abrazando la mención
    Se mitiga la pena mía
    Pensando en esa LEGIÓN.

    En la que nos entregamos
    Hasta más allá del deber
    Con esa ilusión de ser
    Simplemente recordados
    Para un nuevo amanecer,
    Y. Ahora nos encontramos
    En los brazos del desdén.

    España NO se acabó,
    Quedan muchos españoles
    Con sentimientos de honor;
    Y. Sangre en su corazón
    Para darle a los traidores
    Hechos en conspiraciones
    Lo que merece su acción.

    En posición de firmes y en primer tiempo de saludo quedo a la orden de Vuecencia, MI General, NO por lo que me dedica; SÍ por su comentario. Cabo 1º C L P y Guerrillero Rogaciano Goana Nelson=Ramón Lencero Nieto

    Me gusta

  13. MI GENERAL,

    En primer lugar, mi expresión de gratitud por su tiempo en respuesta a mi breve pensamiento.

    Efectivamente, vuecencia subraya con exactitud cómo La Legión Española muestra hoy su entrega y sacrifico por España. Baste mencionar, ejemplo entre cientos a nivel internacional, como una Sección de Marines de los EE.UU participó en el ejercicio combinado “Mañobre 2015”, brazo a brazo con La Legión.

    Hablamos de presente y de futuro, pero igualmente siempre con absoluto respeto por quienes en el pasado más cercano hicieron de su vida una única tarea de entrega y sacrificio por España.

    Retomando el ejemplo anterior, en los EE.UU nadie osaría hoy a humillar gratuitamente el origen y creación de su cuerpo de Marines.

    Resultando que, profesionalmente hablando, este maniqueo contencioso ya se debía haber resuelto, por alusión a su cuerpo de élite por excelencia, únicamente con la intervención inmediata del Ministerio de Defensa del Reino de España, en la persona de su máximo responsable político, en salvaguardia y honor de su ejército. Todo lo demás, por omisión, es un humillante enredo y simple parapeto para simular traición y cobardía.

    A LA ORDEN DE VUECENCIA,

    Fdo. Francisco De Javier

    Me gusta

  14. Sr de Javier: el Gral Davila se ha anticipado en la respuesta. Ya ve que, como cantan los legionarios “Todos juntos formamos bandera”. Cada uno aporta lo que tiene, y sus aportaciones, son muy bien recibidas.
    Adolfo Coloma

    Le gusta a 1 persona

  15. Me encanta como escribe y lo bien quw explica las cosas con ejemplos tan claros. Un urra por todas esas personas en España que su trabajo es para los demas. Un gran acto de amor y valentia, si señor. Me encanta el ejercito español y la legion.

    Me gusta

  16. Me presentó reiteradamente a vuecencia, por escalafón: Dávila Álvarez y Coloma Contreras, para expresarles, en plural, mi sincero agradecimiento, algo que aprendí de la escuela anglosajona, siendo precio y valor conceptos económicos diferentes, por su precioso y preciado tiempo en la lectura y contestación a mi última réplica aquí recogida.

    Preservando su tiempo, permítame General Coloma transcribir una frase que el General Dávila reproduce hoy en los medios, que traduciría con exactitud ambos conceptos del tiempo, y que como Estado y nación lo hemos malgastado y despilfarrado gratuitamente ya para siempre, contradictoriamente, con inconsciencia e irresponsabilidad pero con clara premeditación.

    Así somos, una maldición para tener que repetir siempre la historia, y como resultado, con un alto coste de oportunidad:

    ‹‹ ¡ Rey don Sancho, rey don Sancho!, no digas que no te aviso . . . ! ››.

    A LA ORDEN DE VUECENCIA,

    Fdo. Francisco De Javier

    Me gusta

  17. Mi coronel. gracias por tu comentario sobre estas reflexiones. Antes de que se apague el fuego que a muchos nos enciende tanta manipulación, la publicación de tu aportación contribuirá sin duda a que renazca de nuevo la llama sobre los rescoldos.
    Un abrazo legionario, Juan.
    Adolfo Coloma

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s