UNA CUESTIÓN FORMAL (Guillermo Sáenz Escardó)

Madrid 12 06 14 Preparativos para la coronacion de Felipe VI de la proxima semana en el hemiciclo del Congreso de los Diputados FOTO JOSE LUIS ROCA

El Parlamento vacío

Estrenamos esta semana una nueva legislatura, esperemos que algo más larga y fecunda que la anterior. De nuevo habrá por el Congreso un animado grupo de nuevos diputados. A nadie debería sorprenderle, ni siquiera a ellos, que se sienten ya parte de la historia. Es normal que aparezcan nuevas formaciones políticas, y es aún más normal que en el Congreso entren nuevos diputados, que hasta ahora no eran representantes públicos. Es una prueba más del buen funcionamiento de nuestro sistema constitucional, que a veces tanto denostamos, y que algunos de los nuevos diputados electos prometen paradójicamente cambiar, sin que sepamos aún muy bien hasta que punto quieren cambiarlo, ni cual sería el sustitutivo.

Hasta ahora hemos visto pocos gestos de humildad, de escuchar activamente, o de aprender rápido los usos y costumbres parlamentarias. Más bien al contrario, en algunos casos hay un verdadero exhibicionismo de recién llegado, que se compadece poco con quien debería tener el propósito de la concesión para pactar.

Para celebrar ese supuesto cambio de ciclo, celebran su ordinaria llegada, con ordinarios atuendo y actitudes. Entiéndase ordinario en el sentido de regular o normal funcionamiento de las cosas.

GRA005. MADRID, 19/07/2016.- El diputado de Unidos Podemos Diego Cañamero a su llegada hoy al Congreso, donde tiene lugar la sesión constitutiva de las Cortes Generales de la XII legislatura. EFE/Sergio Barrenechea

GRA005. MADRID, 19/07/2016.- El diputado de Unidos Podemos Diego Cañamero a su llegada hoy al Congreso, donde tiene lugar la sesión constitutiva de las Cortes Generales de la XII legislatura. EFE/Sergio Barrenechea

A estas alturas del partido, a nadie debería llamar la atención que quien quiera peine rastas o que se vista de forma desenfadada y cómoda. Quizá en la España de los años 60 se podía impresionar con el atuendo, pero hoy la originalidad es muy difícil, y pocas cosas tan anticuadas como pretender escandalizar desafiando al mundo con un peinado o un tatuaje. Ya no queda ninguna beata que se lleve las manos a la cabeza. Poca revolución, y poco cambio de orden, por tanto, hasta ahora.

Ningún cargo electo deberá ser juzgado por su indumentaria sino por sus actos.  A ningún ciudadano nos preocupa como vistan o como vivan los nuevos diputados, sino qué y cuanto están dispuestos a hacer en la transcendental tarea de legislar y controlar al gobierno. El habito no hace al monje y nadie debería juzgar el libro por la cubierta.

Eso si, hay una cuestión formal que debería considerarse. Quienes tanto reivindican, seguramente conocerán el origen etimológico del verbo “reivindicar”, que hunde sus raíces en la terminología forense romana, y proviene de res-rei (la cosa) y “vindicar”, que era el acto formal y solemne de señalar con una vara (vindicta), originalmente al esclavo que debía ser manumitido, y posteriormente, al demandado o al objeto sobre el que se tenia una legitima pretensión. Los usos forenses de la antigua Roma revestían una gran formalidad, reflejo de lo avanzado de su cultura jurídica.  Lo hacían por la misma razón por la que hoy un juez se viste con una incomoda toga para dictar sentencia, o un policía lleva uniforme y gorra para sancionarnos. Se trata de una elemental e importantísima cuestión formal; lo hacen para dotar de solemnidad cualquier acto de los poderes públicos, reconociendo el sometimiento a unas normas y principios. Dicho en términos constitucionales, supone hacer efectiva la “interdicción de la arbitrariedad de los poderes públicos”. En última instancia, una elemental garantía de libertad, que si buscamos en la doctrina jurídica clásica, encontramos resumida en las palabras del jurista Ihering, “enemiga declarada de la arbitrariedad, la forma es hermana gemela de la Libertad”.1452774372_070418_1452788879_noticia_fotograma

 

No en vano, en los países con más larga tradición liberal, las cuestiones formales son de gran importancia, y siempre se cuida la puesta en escena formal de los actos de los poderes públicos, no hay más que pensar en la solemnidad del parlamento británico, o en el revestimiento formal de la proclamación de un presidente en EEUU.

 

El atuendo, igual que el uniforme, es una convención, en última instancia un acuerdo de voluntades, producto del devenir de la costumbre, que discurre por vericuetos a veces de forma caprichosa. El tricornio podría haber sido diferente, como diferente podría ser la gorra o la corbata. La Reina de Inglaterra podría peinar cresta y un punk podría llevar, como grito de guerra,  un sombrerito de color lila. La vindicta romana, en lugar de una vara de fresno,  podría haber sido un óvalo de bronce, una taba de marfil o el asa de un ánfora de cerámica. En realidad es esencialmente irrelevante.

Lo relevante, y es muy relevante, es que una convención de todos, un acuerdo social, ha determinado que esa, y no otra, es la forma de solemnizar un acto de poder, sometido a la observancia estricta de un procedimiento.

Cuando el cansado Sir Wilfrid Roberts, al que da vida Charles Laugthon, en Testigo de Cargo, desempolva y se pone su ridícula peluca, al fin y al cabo similar a un manojo de rastas, lo hace por una voluntad inequívoca de atenerse al procedimiento. Cuando el digno policía Malone pasea con su uniforme reluciente por el puente de la Avenida Michigan en mitad de la noche, antes de unirse a Eliot Ness, y convertirse en el azote de la mafia y la corrupción, personifica la dignidad del ejercicio de un poder público, igual que hacen los policías, guardias civiles, militares, jueces o fiscales, que de forma ejemplarmente digna, con frío o con calor, se presentan ante los ciudadanos revestidos de autoridad formal, garantía para todos los administrados de que no están actuando “por sus pistolas”, sino en nombre y representación de un poder del Estado, del que son depositarios precisamente para actuar sometidos al imperio de la ley y a la estricta observancia de procedimientos.

 

GCIVIL--253x190El día en que un guardia de tráfico haga detener nuestro vehículo ataviado con una chupa de cuero, estaremos más cerca de que decida que nuestro comportamiento al volante merece un porrazo. El día en que un juez dicte sentencia con un poncho en lugar de una toga, estaremos más cerca de una sentencia arbitraria. El día en que un policía, de los que vigila el Congreso de los Diputados en agosto, lo haga según las costumbre de sus Señorías, y se ponga unas bermudas o un chándal, quien se acerque a reivindicar aquello que considere legítimo, estará más cerca de recibir un trato injusto o desproporcionado.

Y cada vez que un diputado, o diputada, suba al estrado con la actitud y el atuendo de quien pasea por Malasaña, estaremos todos un poco más cerca de darle una patada a la libertad, a la justicia, a la igualdad o al pluralismo político. No sabemos si es esa la intención de la enigmática promesa de lealtad y enmienda. Repárese en lo paradójico de la promesa inalcanzable de lealtad a algo que se desea distinto (te juro amor eterno, Manolo, y trabajaré para que seas otro….). Por sus hechos les conoceremos. Esperemos que estén a la altura de la dignidad de su nuevo cargo, y sería deseable que actúen revestidos de la formalidad exigible por los ciudadanos. Y de vuelta a su casa, que se vistan como quieran.

Guillermo Sáenz Escardó

Anuncios

4 pensamientos en “UNA CUESTIÓN FORMAL (Guillermo Sáenz Escardó)

  1. Bueno uno puede ser inconformista o revolucionario desde luego, pero las formas son la formas y el protocolo también, ahí están los Beatles cuando fueron a recoger su “Sir” ante la Reina Isabel, hasta Fidel Castro usaba su mejor gala “militar” verde oliva, o Ortega en Nicaragua ¿son menos revolucionarios? en fin que sigo sin entender nada de estas expresiones superficiales. ¿Que pretenden demostrar?

    Me gusta

  2. Señor Guillermo Sáenz Escardó, no me queda más remedio que aplaudir su constructivo y comprendido comentario. No suelo aplaudir si no hay un motivo que me impulse a ello, y aquí lo hay; esto se lo dice una persona que ha entendido lo expresado por usted. De verdad que me ha resultado muy grato, tanto que no sé que más decirle, sólo despedirme con el respeto que merece: atentamente: Ramón Lencero Nieto.

    Me gusta

  3. Don Guillermo,¡ gracias! No sobra ni una sola palabra en su exhorto a los bípedos implumes asilvestrados que legalmente representan a parte de nuestros compatriotas; pero si tuviera que elegir alguna me quedaría, sin duda, con lo de “escuchar activamente”, concepto esencial para el buen funcionamiento y eficacia del Parlamento.
    Desde este “blog”, me atrevería a sugerir a la Excelentísima Señora Doña Ana Pastor Julián que orlase con dos filacterias el frontal del Congreso de los Diputados, una para recordar permanentemente que ” el continente material ahorma al contenido del espíritu ( Marañon) ” y otra, con carácter imperativo: “Márchate, si no estás dispuesto a enriquecerte con las ideas de tu adversario. ( Fray Benito Jerónimo Feijoo ) “

    Le gusta a 1 persona

  4. Los dos últimos párrafos no pueden ser más claros. Aunque el resto del artículo no desmerece.
    Esperemos que la situación actual del país, acabe bien o de la mejor manera posible.

    Un saludo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s