LAS LÍNEAS ROJAS DE LA DEMOCRACIA (Teniente General Emilio Pérez Alamán)

Captura-de-pantalla-2015-01-12-a-las-12.13.02Hace tan solo dos meses se han cumplido 40 años del comienzo de un nuevo ciclo en la Historia de nuestra Patria. Por razones que desconozco, el cambio se realizaba y se explicaba, de forma interesada, desde las alturas al conjunto de la ciudadanía, obviando el periodo anterior de otras cuatro décadas que, a su vez, sucedió a otro previo de seis años de República, que por la conducta sectaria de sus partidarios y la entrega de España a una de las ideologías imperantes entonces, como era el comunismo, condujo al desastre de una guerra civil y sus consiguientes consecuencias. toledo2
Finalizado el Régimen que venció en aquella guerra con la muerte de Franco, se abrió una transición con la asunción de la Jefatura del Estado por S.M. El Rey, tal y como aquel designó. A partir de ese momento el deseo de adaptar nuestro futuro a los modos de gobierno de la Europa evolucionada tras la II GM, los españoles se abrieron con esperanza ilusionada al nuevo camino que se les ofrecía para finalizar la apertura iniciada en los años 60 con la entrada en la ONU, el final del aislamiento internacional,la firma de los acuerdos bilaterales con los EE.UU y la participación, a través de ellos, en la Guerra Fría de Occidente frente al Pacto de Varsovia.
En muy poco tiempo aquella expectativa del deseo de nuevos tiempos, comenzó a nublarse por el contenido de alguno de los puntos de la Constitución del 78, redactada con un consenso para aquel momento y aprobada sin reservas, pero con poca reflexión. Esta escasa visión de futuro impedía vislumbrar que España pudiera llegar a retrotraerse a una situación tan indeseable como la ya vivida hace 80 años.
Transición-EspañolaPor supuesto que nada sucede por casualidad, aquella Democracia representativa que parecía el remedio a todos los males que tenían los españoles después de 40 años de a penas supervivencia, según enseñaban y enseñan los nuevos dirigentes, comenzó a desarrollarse con una Ley electoral que dispone que las elecciones sean mediante listas cerradas en lugar de abiertas, ambas democráticas y legales, pero las primeras limitan mucho más la influencia del votante a la vez que permiten mayor descontrol del votado. Solo por dicha imposición la Democracia representativa ya queda disminuida y hace imprescindible, no solo la revisión de la Ley, sino su nueva redacción. Cosa que ningún partido ha intentado ni parece que lo hará por ser su cómodo “modus vivendi”.
Evidentemente, los problemas de hoy tienen su origen en la confusión provocada en la ciudadanía al constatar que esa democracia representativa, esperada como base de la transición de un Régimen a otro, se ha convertido en una preponderancia excesiva de los partidos por encima de la voluntad de los ciudadanos. La expresión “partitocracia” muestra con claridad el sentimiento general de los votantes hacía sus representantes, cuando observan como las actitudes de unos y el silencio de otros traicionan los deseos de todos los que creen que una auténtica Democracia es el menos malo de los sistemas de gobierno.
La preponderancia despótica de los partidos políticos sobre el pueblo soberano al que representan, ha dado lugar a conductas particulares e institucionales que cercenan por si mismas las bondades que, aunque imperfectas, justificarían el respeto a la Democracia.
Sin embargo, a lo largo de estos cuarenta años se han manifestado actitudes como: _mas3_6fe8c776
“A España no la va a conocer ni la madre que la parió”, “Montesquieu ha muerto”, “El dinero público no es de nadie”,”La Nación es un concepto discutido y discutible”, “El desfile militar es un coñazo”, etc.).
Pero también se sufren hechos constatados, descubiertos y poco o nada sancionados, pero sobre todo, poco o casi nada condenados por los partidos políticos cuando no disculpados o soterrados, tales como:
La corrupción sin límites ni distinción de colores, el nepotismo sin disimulo y justificado por los autores, el engaño a los electores por incumplimiento de promesas o pactos partidistas a escondidas, la manifiesta falta de democracia interna en los partidos y el mantenimiento de la no separación de poderes, la falsa memoria histórica, la alimentación de la secesión, la cesión ante el terrorismo, etc.).
Todas estas actitudes y hechos son mucho más que las LINEAS ROJAS que los partidos políticos se lanzan sin rubor unos contra otros para desprestigiarse mutuamente, pero no con el fin de corregir y enderezar el buen gobierno para la defensa de España y el bienestar de los españoles, sino para apartar al contrario en beneficio propio.
Hasta este momento, al que nos han traído los responsables de hacer buena la transición del Régimen, parecía que el milagro se iba a producir de nuevo en España. Sin embargo el afán de revancha camuflada de unos y la falta de convicción de otros, ya me gustaría saber los motivos, han desfigurado el espíritu de reconciliación final entre españoles que implícitamente representaba S.M. el Rey, y que debería haberse realizado sin más ambiciones que lo mejor para España y los españoles.
rey-preocupado-290116La pregunta después de estos resultados no puede ser otra: ¿POR QUÉ?
La respuesta no parece sencilla a la vista del resultado obtenido por el sistema tras 40 años de andadura. Se partía de una situación que nada tenía que ver con la de los años 50 y mucho menos con la de los 30 del siglo pasado; en 1975 España era un País en desarrollo avanzado, con un nivel de vida aceptable, una clase media que proporcionaba estabilidad y unas normas de seguridad que facilitaba un constante incremento de visitantes foráneos que encontraban en España el lugar de asueto seguro, naturaleza, cultura e historia.
Cierto que adolecía de las características democráticas occidentales, pero no tenía nada que ver con las democracias populares de allende del Telón de Acero o caribeñas.
Pues bien, llegado el momento y con todo a favor, el salto para alcanzar el objetivo previsto y deseado se quedó en un intento fallido de ser un auténtico cambio para bien. El tiempo para haberlo consolidado se ha aprovechado para retroceder en busca de metas perdidas y que después de casi un siglo están fuera de tiempo y lugar en el mundo global en que nos encontramos
Pese a todo, esta democracia, a punto de fallar, empeñó gran parte de sus energías en desinformar y mal formar a las nuevas generaciones de lo que ha sido y es su Patria, lo bueno y lo malo de su Historia y su grandeza.

"Nueva descripción de los reinos de España". 1631. William Bleu

A cambio lo ha sustituido por falsedades o medias verdades que es peor. Se ha facilitado el estudio de la división geográfica del territorio nacional, de forma que la sensación y el sentimiento de conjunto se ha diluido gratuitamente sin más afán que dañar la cohesión de España. Por último y por no reincidir en el daño que el mal uso que los partidos políticos han hecho de la transición, no se puede olvidar la forma en que se han desarrollado las Autonomías, que lejos de ser una forma de facilitar las relaciones entre administración y administrados, tal como nos lo colocaron, han sido en la realidad la cuna de trasnochadas ambiciones de jefecillos taifeños, pero sobre todo la gran amenaza contra la igualdad de los españoles, o sea, lo más anti democrático que pueda existir en una Democracia.
Este ha sido el rumbo que nuestros políticos han marcado a nuestra ansiada Democracia representativa y lo que ha dado origen a la aparición de movimientos antisistema y lo que es peor, antiespañoles que, aprovechando el rio revuelto y financiados por pescadores en aguas ajenas, nos quieren llevar a ningún sitio bueno.

Zaragoza 08 de abril de 2014 maniobras de la Brigada Acorazada Guadarrama XII en San Gregorio foto Fabián Simón archdc

Es una pena que durante todo este largo periodo de deterioro democrático, las Fuerzas Armadas hayan sido la única Institución que los distintos Gobiernos han coartado y limitado en sus funciones específicas y a la que se le han impuesto medidas de desconfianza con peligro incluso para el cumplimiento de sus misiones constitucionales. Todo ello sin tener en consideración que los Ejércitos han sido los que, por el bien de España, han soportado estoicamente cambios y reorganizaciones técnicamente incorrectos y solo aceptados por disciplina y con lealtad no correspondida.
No puedo, por menos, terminar este análisis con la esperanza de que quienes han provocado esta crisis general sean capaces de olvidarse de egoísmos partidistas y personales y con las lecciones aprendidas de lo mal hecho saquen conclusiones y corrijan drástica y urgentemente los errores cometidos para no tirar por la borda la herencia recibida. Pero también con la preocupación de que no sean capaces de rectificar y sigan traspasando las LINEAS ROJAS que acaben con la DEMOCRACIA.
Emilio Pérez Alamán Teniente General (R)

Anuncios

23 pensamientos en “LAS LÍNEAS ROJAS DE LA DEMOCRACIA (Teniente General Emilio Pérez Alamán)

  1. En mi opinión la situación política de España es de tal gravedad que cada vez se parece más a la de los años que precedieron la guerra civil: ataques a la monarquía, a la Iglesia, a las instituciones del Estado, peligro de secesión en Cataluña. Y un viejo conocido y no por ello menos peligroso: el comunismo estalinista.

    Me gusta

  2. ¡Si! Mi querido General, “…esperanza de que quienes han provocado esta crisis general sean capaces de olvidarse de egoísmos partidistas y personales y con las lecciones aprendidas de lo mal hecho saquen conclusiones y corrijan drástica y urgentemente los errores cometidos para no tirar por la borda la herencia recibida. Pero también con la preocupación de que no sean capaces de rectificar y sigan traspasando las LINEAS ROJAS que acaben con la DEMOCRACIA”. Una culminación brillante.
    Y así se refiere, magistralmente, al político y al gobernante actual que tiene en sus manos el futuro de nuestra querida España… Pero permítame que manifieste, bajo mi punto de vista, una de las causas del desmadre actual.
    Se ha hablado mucho de la condición, de la integridad, de la elegancia y del talante del político y del gobernante; tratando de dibujar el perfil que a todos nos gustaría tener. Y en este diseño no puede faltar la mención de las virtudes. Pero hay que distinguir aquellas que debe tener en su condición de hombre público de aquellas que debe tener en su condición de persona.
    El humanismo defiende que no pueden disociarse ambas condiciones. Con frecuencia oímos: “esto lo digo a título personal”. No es admisible. En el político y gobernante lo privado y lo público van unidos, porque quien carece de virtudes privadas, es difícil que tenga virtudes públicas.
    El modelo virtuoso es el de aquel que actúa regido por una completa integridad moral y por un irrevocable compromiso contra las injusticias o discriminaciones no justificadas.
    Sin pretender ser exhaustivos podemos mencionar las siguientes virtudes:
    – Actuar con rectitud de corazón, lo que significa de acuerdo a una conciencia totalmente recta.
    – Buscar el conocimiento total de las cuestiones que aborda a través de una información completa para comprender y juzgar rectamente.
    – Tener la misma rectitud de intención en la vida pública y en la privada.
    – Luchar contra toda maldad o injusticia, manteniendo alejadas cualquier tipo de opción que implique una perversión moral.
    – Rechazar las calumnias y las difamaciones.
    – Huir de la arrogancia, la prepotencia y la soberbia.
    – Valorar la lealtad, evitando el consejo de quienes actúan con engaño, mentira y fraude.
    – Combatir la criminalidad en cualquier ámbito de la vida social o económica.
    Sorprenderá saber que estas virtudes no son solo de nuestro tiempo. Están formuladas hace más de 2.000 años. ¡Si!. En la Biblia, en el Antiguo Testamento hay un libro llamado de “Los Salmos”, cuya antigüedad es varios siglos anterior al nacimiento de Cristo. Para que uno mismo lo compruebe, y por si se tuviera dificultad en acceder a ese texto, transcribo el Salmo 100:
    “Voy a cantar la bondad y la justicia,
    Para ti es mi música, Señor;
    Voy a explicar el camino perfecto:
    ¿Cuándo vendrás a mí?
    Andaré con rectitud de corazón dentro de mi casa
    No pondré mis ojos en intenciones viles;
    Aborrezco el que obra el mal, no se juntará conmigo;
    Lejos de mi el corazón torcido, no aprobaré al malvado.
    Al que en secreto difama a su prójimo lo haré callar;
    Ojos engreídos, corazones arrogantes, no los soportaré.
    Pongo mis ojos en quienes son mis leales, ellos vivirán conmigo;
    El que sigue un camino perfecto, ese me servirá;
    No habitará en mi casa quien comete fraudes;
    El que dice mentiras no durará en mi presencia;
    Cada mañana haré callar a los hombres malvados,
    Para excluir de la ciudad de Dios a todos los malhechores”
    Nada hay nuevo bajo el sol. ¿Sabrán nuestros políticos y gobernantes que existe el Salmo 100?
    Felicitándole por la claridad, la brillantez y la calidad de su exposición; reciba, como siempre, un fuerte y afectuoso abrazo.
    Pedro Motas

    Me gusta

  3. Creo que somos muchos los que contemplamos la situación de forma similar, luego cada uno lo expresa lo mejor que puede para compartir el sentimiento,pero sobre todo para sentirnos unidos en defensa de España.. Gracias a todos por su participación

    Me gusta

  4. Voy a empezar diciendo, que soy persona que no asistió a colegio alguno, pero no por eso, creo que tengo derecho a poder dar mi particular opinión.
    Me voy a ceñir exclusivamente a lo que es la situación actual y sus motivos ocasionales. Basándome en mis puras observaciones: Repito una vez más -ya que lo he dicho muchas veces-, los políticos gobernantes, “GOZAN” de unas libertades para hacer y deshacer fuera de lo normal, ya que hagan lo que hagan y decidan lo que decidan, hay que aceptarlo como correcto, cosa que jamás debe ser: por el solo hecho de que gobernar España o cualquier otra nación no es cosa de capricho de ningún grupo de personas, como es, el que forma gobierno. Como tampoco el gobernar se trate de poderse el sueldo a capricho y poner impuestos a diestro y siniestro, para conseguir el dinero necesario.
    La gobernación de España, tendría que ser bajo unas directrices ya establecidas y nunca poder salirse de ellas sin la debida autorización, bien por los diputados o grupo de personas constituidas al respecto: Llamado comisión o el nombre que se le pueda denominar. Dicho grupo, tener la facultad y obligación, de hacer rendir cuentas a todos cuantos manejen fondos públicos, se trate de quien se pueda tratar: incluyendo al ministerio de Hacienda. A quienes no les cuadren las cuentas, ya tienen que saber cuál debe ser su obligación. Ya que al no cuadrar, tendría que ser sometido a lo previsto en las leyes hechas a tal respecto.

    Me gusta

  5. Muy certeras palabras, Teniente General. Tan apropiado pensamiento en tan preciso momento. Gracias.
    La historia se repite, pero el tiempo ya ha pasado, no hay retorno posible. Las diferencias entre los siglos XIX y XX fueron importantes y en ellos se fraguo el odio y la autodestrucción de España como patria y nación producto de voces mediocres y enfermas. Pero ahora el mundo que amanece día, tras día, es el del siglo XXI donde todo camina sin moviola posible y las oportunidades solo transcurren una sola vez por necesidad del lógico avance humano en una etapa completamente nueva como existencia, y aún a pesar de conocer perfectamente lo que fueron las miserias y extenuantes sacrificios de nuestros abuelos y padres, nos regocijamos en nuestras debilidades, que son muchas como pueblo y nación, para volver a plantearnos morir en vano, para a continuación volver a inaugurar calles con nombres de nuevos caídos que, a su vez, hijos y nietos de nuevas autoridades de la retaguardia arrancaran, una vez más, el auténtico significado de placas con nombres de honor y sacrificio.
    En el siglo XXI algunos de nosotros nos hemos esforzamos de manera severa en aprender que hay más allá del campanario de nuestras plazas, y no volveros jamás. No queremos ser traicionados y vendidos por hijos, nietos y biznietos de cobardes de la retaguardia que siempre escribieron la estéril historia de España.
    Qué fue de la obra, a modo de breve ejemplo, de Blas de Lezo y Olavarrieta, Gonzalo Fernández de Córdoba, Juan de Austria, Bernardo de Gálvez, Isaac Peral y Caballero, Francisco Fadrique Castromonte, Juan Maderal Oleaga, o el Regimiento de Caballería Alcántara 10 .
    Nada, simplemente, el silencio y la ignominia colectiva de todo un pueblo y nación que ha muerto.
    Hemos abandonado nuestros padres, nuestros hermanos, nuestras haciendas, y nuestros campos porque no queremos, definitivamente, que nuestros hijos vuelvan a contar a sus hijos la historia que aprendimos de nuestros abuelos, de una España que se repite y vomita odio.
    Y así, al coger el último avión y mirar de reojo la sombra de tan estéril tierra, pensamos, si España ha de morir para algunos de nosotros ya ha muerto.

    – Francisco de Javier

    Me gusta

  6. El desánimo no es mi linea de conducta.
    No hay obstáculo por grande que sea que no se pueda superar.
    Citando al héroe Blas de Lezo, mencionado por Francisco Javier, ” Una Nación no se pierde por que unos la ataquen, sino los que la aman no la defienden”.. Así que a remangarse-

    Me gusta

  7. ¡Exacto!, mi General, uno de los aspectos que afecta mucho en la vida es el desánimo, pues es un pensamiento que produce desesperanza.
    Por otra parte, en mi trabajo, he notado con frecuencia que en la mayoría de los casos las personas desanimadas no enfrentan los problemas del día a día, y como resultado terminan contagiando esta problemática del desánimo a muchas otras.
    Desánimo, es estar sin fuerzas para seguir adelante o estar abatido, es como una idea fija que se apodera de todo nuestro ser y nos paraliza por completo, es como la pérdida de todas nuestras facultades emocionales, espirituales y físicas; pues nuestra mente sufre un bloqueo que impide que actuemos según los principios.
    Y como consecuencia de ello, el desaliento es una de las estrategias más peligrosas de nuestros enemigos, pues nos impiden lograr alcanzar el propósito, es como un túnel profundo, oscuro y sin salida.
    Por todo ello, tengamos fe y esperanza en que nuestra querida España no morirá porque somos muchos, gracias a Dios, los que creemos en ella y la amamos hasta el fin de nuestros terrenales días.
    Un fuerte abrazo.
    Pedro Motas

    Me gusta

  8. Toda la razón ,mi Teniente General,yo soy Español de apie,pero sobre todo Español,y aunque de con mis huesos en tierra,saldré a defender mi patria,con todos los honores,y con la fuerza de un buen Español,y buen Católico,en mi casa solo he aprendido con la moral,por encima de todo.
    Y mi padre y y hemanos,lucharon,para dejarnos una España(Grande y Libre),y aunque yo ya no soy un niño,pues voy hacer74,años lucharé con las fuerzas que Dios me de para conseguir a ser posible la victoria final,yo mi General,tambien vengo de familia militar,pues el coronel del cuartel de la montaña hera familiar nuestro,y mire lo que hicieron con ellos,estos varbaros,
    Le deseo un buen dia y Arriba España.

    Me gusta

  9. Cuando la política se antepone a los derechos y libertades fundamentales de los ciudadanos de una nación, no sólo pone en riesgo su integridad moral y cultural sino también la nacional. La necesidad de un cambio es más que necesaria, pero hacia dónde, hacia qué dirección se ha de cambiar es la necesaria duda que hemos de plantearnos los que en realidad creemos de corazón en nuestra patria. Después de muchos siglos de luchas, avances y retrocesos, de luces y sombras, España imperial desde Roma, ha sufrido inequívocamente transformaciones sociales, culturales y políticas durante dos mil años, fueron sin duda nuestros antepasados iberios, celtas, hispanorromanos,visigodos y musulmanes, Las navas de Tolosa, 1212, navarros, castellanos y aragoneses sangrando juntos en el campo de batalla contra el Imperio almohade, punto de inflexión en la reconquista y quienes sentaron los fundamentos teóricos y prácticos de la futura nación española. Épica jamás contada desde su grandeza histórica e importancia geopolítica incluso en la actualidad. Una patria que supo superar las quimeras y pruebas que la historia quiso poner en su camino. Junto con la civilización anglosajona somos responsables de gran parte de los acontecimientos pasados, presentes y futuros, Ellos recuerdan sus triunfos en batalla y a sus hérores. Nosotros no, jamás ninguna nación hizo suyas las mentiras y exageraciones como el pueblo español. Nadie recuerda al almirante Blas de Lezo y Olavarrieta (u Olabarrieta) (Pasajes, Guipúzcoa) Ahora que Europa se abraza como iguales, mi patria vuelve a estar en peligro, de nuevo los enemigos irracionales e insensatos vuelven a lanzar la piedra de la ingratitud y de la traición más vil. Enemigos de mi patria son y así les tengo como tal, que algún día triunfará la razón y el sentido común, el amor por nuestras tierras españolas y por fin dejará de oler a muerto permanentemente en nuestra nación.

    Me gusta

  10. Cuánta miseria hay entre las élites de la neo izquierda y cuánta miseria intelectual. Habría que refrescarles la “memoria histórica”, ya sé que a veces la verdad duele, sobre todo cuando uno reconoce como verdad infalible la suya por encima del resto, con esa superioridad moral que monopoliza la extrema izquierda y parece legitimizar todos los disparates que se les ocurren. Dice el historiador de referencia respecto al siglo XX, Paul Johnson, que los culpables de la guerra civil fueron el PSOE y Largo Caballero. Y lleva más razón que un santo. Hay que añadir el marxismo, la ideología de odio mayor que ha padecido la humanidad, y que en España introdujeron Pablo Iglesias y el PSOE, que eran nuestros bolcheviques (el PCE surgió como escisión dependiente de Moscú y sólo fue relevante a medida que nos adentramos en la guerra fratricida). Otro gran hispanista como Paul Preston no diferencia el carácter totalitario entre Franco y Carrillo, siendo este fundamental en la ejecución de Paracuellos de más de cinco mil civiles en Madrid. Recordar simplemente que el comunismo es la ideología responsable de la muerte de más de 100 millones de personas durante el siglo XX, en aras de una utopía sociológica disparatada y totalitaria.

    El PSOE, marxista, cuyo programa fue bendecido por Marx y Engels, era un partido radical y populista, alimentado por el odio de sus representantes, que pretendía el exterminio físico de las clases medias (ahora también lo quieren hacer, pero arruinándolas), la llamada burguesía. Tan criminal designio, la izquierda gramática lo oculta bajo palabros que esconden realidades horrendas: acción directa, revolución, dictadura del proletariado, eliminar la burguesía… Haber introducido en la sociedad española ese clima de terrorismo intelectual tenía que terminar en guerra, que es lo que siempre propugnó el PSOE: utilizar la legalidad –posibilismo- para llegar al socialismo –exterminio de los discrepantes, de los trabajadores reales, de las clases medias, de los empresarios… os suena eso en Venezuela, cierto?

    La ruptura con el capitalismo siempre fue el objetivo del PSOE, su programa. Eso es el marxismo. Y el PSOE era el partido marxista español. No es que el PSOE diera un golpe de Estado en 1934, mal conocido como la “revolución de Asturias”, es que la guerra, el asesinato y el poder totalitario (eufemismo: sociedad sin clases) siempre fueron sus objetivos.

    La obsesión de Largo Caballero, el coreado “Lenin español”, por ir a la guerra era una paranoia, coherente con las más caras entrañas del socialismo terrorista y genocida. “La clase obrera debe adueñarse del Poder político, convencida de que la democracia es incompatible con el socialismo, y como el que tiene el poder no ha de entregarlo voluntariamente, por eso hay que ir a la revolución”. “En las elecciones de abril (1931), los socialistas renunciaron a vengarse de sus enemigos y respetaron vidas y haciendas; que no esperen esa generosidad en nuestro próximo triunfo. La generosidad no es arma buena. La consolidación de un régimen exige hechos que repugnan, pero que luego justifica la Historia”. “Quiero decirles a las derechas que si triunfamos colaboraremos con nuestros aliados; pero si triunfan las derechas nuestra labor habrá de ser doble, colaborar con nuestros aliados dentro de la legalidad, pero tendremos que ir a la Guerra Civil declarada. Que no digan que nosotros decimos las cosas por decirlas, que nosotros lo realizamos”. (19 de enero de 1936, acto electoral en Alicante, recogido en El Liberal, de Bilbao, 20 de enero de 1936). El 23 de noviembre de 1931 Largo Caballero, entonces ministro de Trabajo, ante la posibilidad de que las Cortes se disolviesen por no tener mayoría, amenaza: “Ese intento sólo sería la señal para que el PSOE y la UGT lo considerasen como una provocación y se lanzasen incluso a un nuevo movimiento revolucionario. No puedo aceptar la posibilidad, que sería un reto al partido, y que nos obligaría a ir a una guerra civil”. (Acta de sesiones del Parlamento. El Debate, 24-11-1931).
    Castillo y Calvo Sotelo son dos eslabones en la cadena de acontecimientos que precipitó una guerra civil anunciada aún antes del 14 de abril del 31. Y mira por donde el golpe los dieron los generales Mola, Queipo y Goded, el general Sanjurjo le cedió la poltrona a un Franco que dudo hasta el último suspiro, conspiradores que eran más republicanos que monárquicos, que no pretendían acabar con la república sino retornar un orden conservador a la misma mediante un gobierno militar provisional. Así que puede decir y afirmar con rotundidad que la II República fue en realidad un proceso revolucionario que desencadenó la guerra civil, entre dos facciones antagónicas e irreconciliables. Hoy no hablaré de las derechas del frente nacional, ya surgirá la ocasión, hoy reparto estopa para aquellos que presumen de demócratas imponiendo un terrorismo jacobino y anticlerical e independentista. Sin embargo soy optimista, tenemos una ventaja, 40 años de paz social y democracia con alternancia en el poder. Mejor o peor, una democracia consolidada no necesita de revoluciones, necesita regenerarse desde el consenso. Cada cual que interprete lo que quiera, yo como Republicano liberal, jamás toleraré una República secuestrada por unos fanáticos y energúmenos incultos de extrema izquierda, cuyo único fin es la desintegración de nuestra nación.
    Para ser honestos con la historia de ciertos actores que mostraron cierta cordura en tiempos difíciles, independientemente de los errores que se cometieron en el reparto de poder en los pactos de la Moncloa, el nuevo PSOE de Felipe González no sólo había sido una creación de la Alemania de Willy Brandt y Helmut Schmidt o de los EEUU de Henry Kissinger, sino que contó con el apoyo y protección de los servicios secretos franquistas, interesados en una nueva formación de izquierda que restara influencia al Partido Comunista. La retórica antifranquista no era más que una cortina de humo para ocultar las relaciones pasadas con la dictadura. Otro pasaje de nuestra historia, otro tabú que también demanda luz y taquígrafos. Parece que la situación se repite, con un PSOE derrotado electoralmente y acorralado cuya propia extinción parece querer arrastrar a la nación entera pactando con el diablo. Ni las voces más autorizadas del PSOE son tenidas en cuenta, Corcuera, Leguina, incluso el propio ex presidente Felipe Gonzales han sido anatemizados como apestados , una nueva efebocracia progre con ínfulas de poder pretende encabezar un nuevo frente popular. Por otro lado un centro derecha in albis, noqueado por la corrupción interna e incapaz de aglutinar un proyecto de futuro y con un Presidente Rajoy paralizado como un zorro viejo, cansado y cegado, por los focos de un vehículo en una carretera nacional.

    Me gusta

  11. Le doy la razón absolutamente en todo., con su escritura sencilla, ordenada y contundente, se entiende todo a la perfección punto por punto.
    En la mayoría de temas coincide plenamente con historiadores y observadores de los de verdad, no estos chupópteros que escriben para complacer el gusto de algunos y promulgar mentiras hartamente repetidas y son responsables del desconocimiento real de la España del régimen de Franco, que si bien era una dictadura, a mi juicio estaba muchísimo más cercana al pueblo y a sus problemas que esta “bendita democracia” que lo sería ciertamente, si basándonos en todos aquellos puntos fundamentales que había, partiendo de una sola España y no tanta subdivisión y pasando por una honradez permanente en las instituciones así como el control del gasto. se podía haber escrito una constitución Sagrada para la eternidad.
    Muchas gracias a su Excelencia, por datar y narrar tan brillantemente nuestra historia mas actual, la de 1.975 hasta hoy Febrero de 2.015.

    Me gusta

  12. Las lineas rojas, hace tiempo ya que se sobrepasaron y con creces, en esta anestesiada ESPAÑA, en la que, o no no enteramos, o no nos queremos enterar.

    ¿ Democracia ?, ¿ de que me sirve a mi esta Democracia ?, ¿ solo para para poder hablar en la barra del bar, o escribir en este blog de política, sin que se me reprima por ello ?.

    La verdad es que, estos “vividores de la Política”, nos la vendieron muy bien en la transición, pero la realidad, es que, en ESPAÑA no existe Democracia, lo miremos por donde lo miremos, el Pueblo, solo tiene derecho a votar cada cuatro años, al menos malo de estos vendedores de crece pelos, para que después ellos manipulen nuestro voto, para lo que les venga bien, sin importarles un pito, el interés común de España y los Españoles.

    Tengamos fe, en que alguien “ilumine”, a estos nefastos Políticos que tenemos, porque si no, ( Dios no lo quiera ), el Pueblo, será el que sufrirá las consecuencias, de las “circunstancias forzadas”, que se están dando, y que repetitiva y periódicamente, tenemos la maldición de padecer este Pueblo.

    Reciban un abrazo, de un desencantado de la “Democracia” que padecemos en España.

    Me gusta

  13. En esas estamos,como dice Eduardito,golpistas asesinos?,asi vamos a reconciliarnos?,esperando ganar una Guerra que perdieron en el 39?,u olvidando de una vez por todas todos los odios?,espero y deseo que todo se arregle para el bien de España,sin odios y sin revanchas que parece que es en lo que estamos ahora.

    Me gusta

  14. Mi querido General Dávila: anteriormente ha contestado a alguien con la frase “Que mal debe pasarlo con tanto odio dentro.” y yo, uniéndome a sus palabras, expongo a continuación alguna frases que definen el odio, que por desgracia hoy día está a la “orden del día” de personas que se manifiestan con “la ideología del odio”.

    El odio no disminuye con el odio. El odio disminuye con el amor.
    Cuando odiamos a alguien, odiamos en su imagen algo que está dentro de nosotros.
    No dejes que se muera el sol sin que hayan muerto tus rencores.
    El amor y el odio no son ciegos, sino que están cegados por el fuego que llevan dentro.
    Creo que el odio es un sentimiento que sólo puede existir en ausencia de toda inteligencia.
    El hombre que ha perdido la aptitud de borrar sus odios está viejo, irreparablemente.
    Cuanto más pequeño es el corazón, más odio alberga.
    El odio es la venganza de un cobarde intimidado.
    El odio no es más que carencia de imaginación.
    Nada que un hombre haga lo envilece más que el permitirse caer tan bajo como para odiar a alguien.
    El odio es la cólera de los débiles.
    Cuando nuestro odio es demasiado profundo, nos coloca por debajo de aquellos a quienes odiamos.
    El odio es una tendencia a aprovechar todas las ocasiones para perjudicar a los demás.
    Odiar a alguien es otorgarle demasiada importancia.

    Un fuerte abrazo de quien condena el odio…
    Pedro Motas

    Me gusta

  15. Efectivamente Pedro Motas, si el odio solo puede existir en ausencia de toda inteligencia y además se abona con la ignorancia se convierte en visceral e irreconciliable, es decir, sin cura ni tratamiento. En el blog cabe toda opinión basada en análisis de hechos veraces y contrastados, como las citas entrecomilladas de frases con sus protagonistas en cada situación, tal como se puede leer en estos comentarios.Los mismos se agradecen sean a favor o en contra de lo que aquí exponemos. Pero argumentos apoyados en falsedades o al menos en interpretaciones sesgadas de lo auténtico y además acompañadas de insultos propios de intolerancia y odio, solo hacen oscurecer los valores constructivos que deseamos sean las luces de los que aquí nos expresamos. Por eso considero muy acertada la decisión del General Dávila, como coordinador de todos los trabajos, la eliminación de esta interferencia.

    Me gusta

  16. La primera y fundamental premisa para que exista democracia es que haya estado, nacion y patria , puntales necesarios para que se desarrolle cualquier sistema político, incluida la democracia.
    Y esa premisa es la que esta fallando en España, se habla sin parar de la democracia y muy poco o nada de España, se habla de lealtad institucional pero no se habla de lealtad a España, se habla de lealtad al lider politico y al partido pero jamas se habla de lealtad a la historia y a la nacion española.
    Y sin esa lealtad, ni democracia ni nada.

    Me gusta

  17. La verdad es que es usted mismo una prueba de esa especie de derroche histórico que denuncia y que en princiipio, dada la actual coyuntura, se hace del todo innegable. Probablemente una persona con afán de servicio a los demás pero mal dirigida desde el momento en que no ha recibido usted ni la información correcta, ni la instrucción necesaria para que semejante y encomiable tarea sea valorada por los demás. Resulta ser usted ,precisamente, un gran desconocedor de esa Historia de España que dice honrar. Es por ello que su misión va a ser imposible de realizar. Insisto en que no le dieron la información correcta. Y aún así, no por ello su propósito deja de ser respetable. Aunque ello, no deja de ser suficiente causa como para que entonces su actitud y cerrazón iintelectual todavía se lo dificulte más.
    General, España se ha construido a sangre y fuego y el hecho de no querer asumirlo ha sido desde el principio la causa de su inestabilidad. España, General, no es ni misión divina ni sustancia inmortal. España, como cualquier Estado, es tan solo materia terrenal. Tan terrenal como la pólvora, el acero de las armas, o cualquier ejercicio intelectual. Nada más puede justificarla que la propia voluntad.
    Usted, como tantas personas en tantos campos, no ha sido más que un derroche personal. Porque entiendo que es usted una persona con talento y voluntad de servicio a los demás. Eso es un auténtico militar. El individuo más sacrificado dentro de cualquier sociedad. Pero si no es así, si su talento y su voluntad no eran más que la de servicio a una idea sagrada, a un delirio filosofal, ahí tiene usted la respuesta al fracaso que tan acertadamente expone. Porque lo es. Y ya no tiene marcha atrás.
    Puedo entender como se siente. Quizás como un soldado enviado a una batalla imposible de ganar. Sin los pertrechos ni las vituallas suficientes para derrotar al enemigo. Mal dirigido, mal tratado… traicionado. Pero eso no es culpa ni de la Democracia, ni de los políticos, ni de los terroristas, ni de los secesionistas. Y lo es de todo ello a la vez. Usted, General, solo ha sido derrochado. Usado como simple carne de cañón.
    Le deseo una larga vida. Mejor no la consuma en batallas imposibles. Ni España, ni nada, es misión divina y trascendental. Alguien le engañó a usted haciéndole creer que su derecho a ser español le daba el de obligar a serlo a los demás. En esa primera instrucción a usted le empezaron a derrochar. Mejor conserve la vida, la frescura mental. Un militar de su rango no es una mente para malgastar. Infórmese, conozca al “enemigo” ( gran, obviado, y pertinaz error de las armas españolas ), y quizás para conservar todo eso que anhela, repararía en que solo era necesario respeto a la voluntad ajena, y paz. El orgullo, General; el orgullo vácuo, inconsistente y teatral. Eso es lo que ha derrotado a España.
    Demasiadas guerras absurdas, General. Demasiado derroche de orgullo. Demasiadas misiones. Demasiados frentes a la vez para tan poca logística, arrojo verdadero, y mando profesional. ¿ Qué clase de ejército es uno que los últimos cuatro siglos solo ha ganado guerras a su propio pueblo ? Eso no es un ejército. Más bién parece una guardia personal. Y no será que no hubiera frentes extensos por los que campear.
    Las armas, General, solo derrotan, aplacan, hasta humillan, pero nunca conquistan. Conquistan los hombres que saben manejarlas y además, administrar las victorias. Las victorias posibles y justificadas. En ese punto, General, empezó su derroche. El mismo derroche de España. El de usted como militar y el de cualquier profesional.

    Le saludo, con todo respeto.

    Me gusta

  18. MI general, excelente artículo.
    Sin duda que señala los auténticos males de los que usted denomina como “nuestra democracia”, que en realidad no existe de manera, digamos, formal. La ausencia de división de poderes o la ley electoral son los males de la Nación española. Cierto, muy cierto.
    Pero, muy respetuosamente no tengo más remedio que poner de relieve que usted no señala los factores causales, abundando de nuevo en la historia muy reciente de nuestra Patria.
    Hay ideología en su artículo mi general, empezando por el propio título, aunque sea de manera inconsciente. Y el problema de la Nación española, antigua, muy antigua, y grande, muy grande, está muy por encima de las ideologías.
    Si no se pone remedio, estamos abocados a la destrucción de la Nación, de manos de traidores corruptos que cuentan con todo a su favor en un marco constitucional que carece de una constitución auténtica, puesto que no establece una separación de poderes en origen y consagra diferencias entre españoles. Eso sí, incluye derechos que no se pueden asegurar como el derecho a la vivienda.
    ¿Cómo vamos a tener una separación de poderes si la Nación española no puede elegir a la cabeza del Poder ejecutivo en elecciones con circunscripción única, a doble vuelta? ¿O sin poder elegir al diputado en circunscripciones unipersonales a doble vuelta, basadas en un número de españoles, y no en territorios? ¿Por qué el órgano de gobierno de los jueces y magistrados no es exclusivamente elegido por jueces y magistrados, con un presupuesto propio?
    No hay ideología en esto mi general, solo patriotismo. Es muy simple, y si no se ve será por algo. Ideología, quizás. No abundan los rojos entre los hijos de labradores, como yo, pero tampoco los enchufes y los privilegios que pasan de generación en generación, en ocasiones simplemente por tener un abuelete ganador de una guerra contra nuestras entrañas, como diría Machado..
    Generales y Almirantes han sido y son las referencias de los que servimos en la Milicia toda nuestra vida.
    No importa que algunos que nos arengaran en un comedor de marinería sobre el alzamiento nacional a principios de los ochenta vistan todavía uniforme, no hace mucho lo vi en los pasillos del CESEDEN. También él es español, pero por Dios, sean valientes, y leales, y señalen los factores causales, de lo contrario seguiremos con lo mismo. Con las guerras contra nuestras entrañas que algunos conservan en las suyas propias de manera enfermiza.
    Verdad, lealtad y libertad colectiva para la Nación española que los corruptos bastardos no destruirán, sin matarme a mí primero.
    Un afectuoso y respetuoso abrazo
    FdH

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s