NO SÉ A QUIÉN VOTAR (General de División Rafael Dávila Álvarez)

la-fuerza-de-rodin¿A quién vas a votar? Me lo han preguntado en varias ocasiones, en distintas situaciones y ambientes sociales. Como es lógico, alguno de ellos militar. Hablamos y casi siempre llegamos a las mismas conclusiones.

Hay que votar. Un deporte sin continuidad y sin seguridad alguna en sus resultados. Nunca sabes sus beneficios porque el cuadro médico, instituciones necesarias y moderadoras, no investiga lo suficiente. Ahora quieren que votemos a cuatro bandas. Lo que hay en juego es mucho. Tanto o más que en la Transición. Entonces nadie quería experimentos que le explotasen en las manos ¿No estaremos ahora ante la verdadera transición?

imagenAlgo se vislumbra. Envejecidos, aburridos y cansados. Quizá también un poco hartos. Una mezcla de todo ello hace que estas parezcan, no lo serán, unas elecciones distintas. Lo viejo, que no era tan malo, quieren que desaparezca, pero renace más de lo mismo, con otros nombres, intentando aparentar distintas actitudes. Parecen lo que no son. No son lo que deberían ser. Un análisis fino y profundo los desmonta del caballo ganador, uno a uno. Dicen lo que no saben, o saben poco, y no saben lo que dicen. Se trata del juego del ‹‹y tú más››. En juego la unidad de España, la Constitución. La independencia de Cataluña en un depende sin salida. Expectante. Todo parece expectante. Incluso, o la primera, la justicia.

España cuenta con una población cada vez más envejecida. No solo por los años. También en las ilusiones. La transición mejor olvidarla; dicen que se les ha hecho vieja, como nosotros. Buscan juventud y novedades. Pero somos mayoría y tradicionales. Parece que el juego de opciones esta vez es el de las cuatro esquinitas. El orden de antigüedad es:

44-43-37-36. La que ocupaba una de las esquinas, la derecha según se mira -44- iba en ‹‹nombre de››. Su candidato -60- parece temporal y pertenece a aquella otra transición. Entre 60 y 80 años hay millones de votos. Son la mayoría aplastante, la de la incertidumbre. Los que hicieron la transición.Y nos son muñecos de trapo que se enseña a los nietos. Son la fuerza del sacrificio, los que han aguantado esta crisis y han mantenido la esperanza de los desesperanzados.Quien-ha-ganado-el-debate-a-cuatro

Hay que votar. Quieren que sea a cuatro bandas, a las cuatro esquinas… Con la juventud y su estética como bandera. Pero lo que buscamos es la ética.

Lo militar ¡uf!, a casi nadie le interesa. Pero son también miles de votos. Jóvenes y viejos. Los políticos creen conocer el sentimiento militar. Algunos incluso alistan en sus listas a los que creen conocer. Una cosa es la frivolidad y otra España. Una cosa es un amiguete y otra un soldado. Muchos confunden una cosa con la otra. Pero cuando se es y se está como soldado no hay más amistad que el cumplimiento del deber. En todos los ámbitos y a cualquier edad.

Los políticos que llegan al ministerio de defensa enseguida descubren la disciplina, la excelencia y la rigurosidad de los soldados. ¡Capitán mande firmes!, es lo primero que aprenden. Se lo suele enseñar algún uniformado. Dejemos el tema para otra ocasión.

¡Hay tantos temas pendientes y sin resolver! Tantos asesores que buscan las puertas giratorias. Cada uno se inventa una ley que solo logra desestabilizar a soldados y familias. Son demasiados años de desconcierto.

Leyes incompletas e innecesarias. Han creado polémica, recelos internos y han truncado la esperanza de miles de soldados.

736502_1Indefinición de nuestra misión. De lo que somos y hacemos, para qué nos formamos. ¿Somos combatientes, soldados o simplemente estamos para pacificación, estabilidad, ayuda humanitaria, repartir juguetes y dar clases de español? El legendario soldado español, su épica figura, ya no la representa el legionario. Ha sido ocupada por unidades de discutible inserción en el mundo de lo militar y más apropiadas para la protección civil.

Ya hemos dicho en más de una ocasión que la mano que se esconde después de tirar la piedra cambió las Reales Ordenanzas propuestas por los ejércitos e hizo desaparecer la palabra guerra. Y otros conceptos de tradición y sentimiento.

Nuestros soldados van a la guerra o a donde les manden pero a la gran mayoría, después de esos años de servicio y sacrificio, les mandan al paro sin que nadie haya afrontado seriamente este problema.images

¡Hay tantos temas pendientes y sin resolver! Sin debate intelectual, con anulación absoluta del pensamiento militar, de la libertad de expresión en foros intelectuales. El derroche, con desprecio de sus capacidades, del elemento humano sin obtener un rendimiento a su experiencia y conocimientos. Sin fomentar ni compartir el concepto de Defensa, escondidos y solo ofreciendo imágenes buenistas y alejadas de lo que es su formación y cometidos.

Hay que votar. A quién votar forma parte de la intimidad de cada uno. A quién no votar lo tengo muy claro.

El combate ha empezado.

En la milicia antes de emprender un combate hay que asegurarse el éxito. La derrota suele llegar por propia culpa, la victoria por culpa del enemigo. Hay que tener muy claro lo que hay que temer o desear, cuando avanzar o retroceder y acudir al combate cuando se es el más fuerte. Hay que ser el primero en atacar o, si se está en inferioridad, ampararse en la defensiva. Eso es así desde Sun Tzu. No lo olviden los de las cuatro esquinitas y menos olviden que después de una derrota suelen oírse los arrepentimientos: ‹‹Hubiésemos sido invencibles si hubiésemos estado unidos, pero alguien sembró la división››.

La desunión es el mayor enemigo en tus filas y el camino seguro hacia la derrota. Unidad no significa que todos pensemos o queramos lo mismo. Significa que todos nos respetemos y respetemos la norma que entre todos nos hemos dado: la Ley.

14205686-symbol-of-law-and-justice-law-and-justice-concept-focus-on-the-scalesPero no solo cumplirla. Algunos además tienen el sagrado deber de hacerla cumplir.

Los mayores, aquellos de la transición, cuentan; los soldados, aquellos y los de ahora, también.

¿A quién vas a votar? Por ahora solo sé que:

‹‹Hubiésemos sido invencibles si hubiésemos estado unidos››.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Anuncios

8 pensamientos en “NO SÉ A QUIÉN VOTAR (General de División Rafael Dávila Álvarez)

  1. Mi querido General: a estas alturas ya se a quien votar, aunque me falte cierto entusiasmo en ello por falta de ilusión y de alternativa coherente; y hago pública mi reflexión al respecto y la comparto es este su magnífico blog para animar a los asiduos a debatir y hacer reflexiones al respecto.

    Una especie de frase hecha que me viene irritando aquí y allá es aquello de “yo no soy ni de izquierda ni de derecha”, o “no veo las cosas desde en términos de izquierda o derecha” o “la izquierda y la derecha ya no existen”.

    En mi caso particular, con la llegada de la madurez me voy volviendo cada vez más realista; no sólo creo que izquierda y derecha siguen existiendo (aunque en cierto estado de confusión y apelmazamiento), sino que cada vez más cosas pueden y deben describirse “en términos de izquierda y derecha”

    Se acabo la espera. El proceso electoral más interesante y preocupante de los últimos años podría finalizar el día 20. Debemos tomar la gran decisión de quiénes queremos que lideren nuestro país en los próximo años.

    Hay frases que nos permiten una lectura rápida y sencilla, pero que están cargadas de pensamiento e historia. En un día como el 20, aún podrían ayudarnos a tomar una decisión electoral o simplemente a acompañarnos en la fila de las urnas mientras esperamos votar:

    • Un político piensa en las próximas elecciones; un estadista en la próxima generación
    • Nunca se miente tanto como antes de las elecciones
    • Las elecciones, a veces, son la venganza del ciudadano. La papeleta es un puñal de papel
    • El voto es como un rifle: su uso dependerá del carácter de quien lo use
    • Nuestras elecciones deben ser producto de profundas meditaciones
    • Siempre vota acorde a tus principios, aunque puedas hacerlos solo, y puedas abrigar la dulce reflexión que tu voto nunca se perderá
    • Aquellos que votan no deciden. Aquellos que cuentan los votos deciden todo
    • La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados
    • La política es el arte de impedir que la gente se meta en lo que sí le importa
    • Se puede engañar a parte del pueblo parte del tiempo, pero no se puede engañar a todo el pueblo todo el tiempo
    • La vocación del político de carrera es hacer de cada solución un problema
    • La política es el arte de servirse de los hombres haciéndoles creer que se les sirve a ellos
    • Vota a aquel que prometa menos. Será el que menos te decepcione
    • La política es quizá la única profesión para la que no se considera necesaria ninguna preparación
    • Los políticos siempre hacen lo mismo: prometen construir un puente aunque no haya río

    PERO ¿Y LAS FUERZAS ARMADAS?

    En los programas electorales de los partidos siempre hay espacio para las propuestas dirigidas a las Fuerzas Armadas. No sólo porque entre las principales preocupaciones del electorado figuren los temas de seguridad, sino también por el botín que supone llevarse el voto de los efectivos y de su entorno. Por eso, las formaciones cuidan las propuestas para el sector: mientras el Partido Popular se centra en la economía, Podemos lo hace en una reforma interna de los diferentes Cuerpos; Ciudadanos aboga por cambiar las leyes y el PSOE propone ligeros retoques.

    PP: LA PRIORIDAD ES LA ECONOMÍA

    Es el partido que ofrece menos cambios y menos profundos para las Fuerzas Armadas. La formación propone una mayor “coordinación” entre los Ministerios de Defensa y Educación en materia de titulaciones universitarias. El objetivo: “facilitar el acceso al desarrollo de una profesión dentro del Ejército español”.

    El Partido Popular aboga por agilizar los procesos de nacionalización de aquellos efectivos procedentes de otros países que decidan integrarse en el Ejército y la creación de un programa para “mejorar la atención a las familias” de los soldados. Esta última, de un modo u otro, la recogen también PSOE, Ciudadanos y Podemos.

    En materia económica, el partido de Rajoy anuncia la creación de una Ley de Estabilidad Financiera en materia de Defensa. La oposición, por su parte, critica que en los últimos años se hayan excedido los presupuestos destinados a Defensa.

    Más allá de estas medidas, el Partido Popular no ofrece propuestas que supongan un cambio sustancial a la situación actual de las tropas. Se habla de campañas de sensibilización sobre la labor de las Fuerzas Armadas, el fomento de la igualdad y la conciliación, o de la aplicación de nuevos conceptos y políticas de coordinación.

    PSOE: POCOS CAMBIOS PARA LAS FFAA

    Ley de Programación Presupuestaria Plurianual de la Defensa Nacional. Este es el nombre que el PSOE ha dado al texto que, según su programa, regulará la estabilidad financiera de las Fuerzas Armadas. Esta ley se basará, fundamentalmente, en tres puntos: la revisión de los programas de mantenimiento; la creación de un programa de renovación del material que vaya a quedar obsoleto; y el estudio del coste de mantenimiento del material de Defensa que se vaya a adquirir, con el fin de incluirlo en las previsiones presupuestarias.

    El partido de Pedro Sánchez, como hacen el de Rivera e Iglesias, también plantea una promoción interna “transparente”, menos sujeta a criterios subjetivos y sí a “procedimientos de evaluación públicos”. Lo mismo se podría decir del Régimen Disciplinario: las tres formaciones cargan contra la privación de libertad y el PSOE propone su eliminación por faltas administrativas. Además, proponen homologar la jurisdicción militar y dotar de una carrera profesional completa a los profesionales de tropa y marinería.

    Más allá de eso, el programa electoral incorpora algunas propuestas a las que no da forma, como potenciar el papel de la mujer en las Fuerzas Armadas, erradicar cualquier acoso sexual o laboral, o fomentar la conciliación de la vida familiar. Todos estos puntos se recogen también en los programas de Ciudadanos y Podemos.

    CIUDADANOS: MAYOR REFORMA LEGISLATIVA

    Al igual que PP y PSOE, Ciudadanos también se propone la creación de una Ley de Financiación de los Programas de Defensa Nacional. Denuncian la falta de transparencia sobre los programas de armamento y proponen auditorías para “detectar posibles irregularidades, fraudes o sobrecostes”.

    Pero esta no es la única ley que el partido pretende impulsar. En su programa también habla de un nuevo reglamento sobre movilidad geográfica dirigida, sobre todo, a las familias de los militares y la reforma de las leyes de Derechos y Deberes, y de la de la Carrera Militar. El programa también incluye la homologación de la jurisdicción militar a los demás órdenes jurisdiccionales.

    En el plano de los derechos de los militares, Ciudadanos se propone potenciar el Observatorio de la Vida Militar y el Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas. Además, crearán una oficina de inserción laboral para aquellos efectivos que finalicen su servicio. Las actuales escalas de Tropa y Marinería, afirman, se integrarán en un sistema único de carrera militar, mientras que los contratos temporales sólo formarán parte de la fase inicial de la formación hasta que conseguir la incorporación a la escala.

    PODEMOS: DERECHO DE REUNIÓN Y SINDICACIÓN

    Podemos es el que ofrece cambios más profundos en menos líneas de programa: derechos de reunión, manifestación, asociación, libertad de expresión, sindicación y afiliación a partidos políticos. Además, equipararán las jornadas laborales de los efectivos a las de los demás funcionarios de las Administraciones Públicas. En los casos en los que no se pueda -misiones, maniobras, guardias y servicios-, se retribuirán “de manera justa”.

    El partido de Pablo Iglesias, además, incorporará a personal civil a las Fuerzas Armadas para desempeñar los “servicios burocráticos”, además de otros trabajos que “no son propios del cuerpo”, como carpintería, albañilería, jardinería o mecánica. En el plano económico, creará “un grupo de expertos” que diseñe un plan “más acorde” a las necesidades de España y se “auditarán y renegociarán” los contratos de Defensa para hacer “viable” el presupuesto.

    En los puntos que componen su programa de seguridad, citan en dos ocasiones un sistema de promoción basado en criterios objetivos. También abogan por incluir al personal de tropa y marinería en la carrera militar y reformar el sistema de estudios dentro de los Cuerpos. La Guardia Civil y la Policía Nacional compartirán sus bases de datos.

    En fin, esta vez y más que nunca, pido disculpas por la extensión.
    Lo que hace la política… hace que uno coja la carrerilla y no pare.
    Como siempre, un fuerte y afectivo abrazo.
    Pedro Motas

    Me gusta

  2. No seré tan extenso como D. Pedro.

    Yo también tengo decidido mi voto, así que por mí se pueden ahorrar los partidos Políticos y Televisiones todos los debates que tengan pendientes de retransmitirnos, como si se tratase de un partido de Champions, en el que nos dan, ( según sus intereses ), hasta el resultado de dicha farsa.

    Votaré en conciencia y pensando en el futuro de España y de los Españoles.

    Ni Podemos , ni PSOE, jamás votaré izquierda, a unos por lo que ya me demostraron cuando tuvieron poder, y a otros, porque estoy ya muy mayor, como para que unos “niñatos de Universidad “, vengan demagogicamente, a convencerme, de que se puede vivir y bien sin dar un palo al agua, a costa del trabajo y sudor de los demás.

    A Ciudadanos, pues no, Sr. Rivera, por lo menos a mí, no llega Ud a convencerme, y menos después que en mi Andalucía, se haya Ud. aliado con los Perennes Socialistas de la corrupción de los Eres, Per, cursos de formación para parados y demás paguítas y mamandurrias.

    Así Señores., que no me queda otra, tapándome fuertemente la nariz, puesto que en muchas cosas el Sr. Rajoy y su partido el PP, me ha defraudado enormemente, y no lo digo, por la fuerte subida de impuestos, que hemos padecido todos en esta Legislatura, ( creo que esto no había mas remedio que hacerlo, dada la herencia del Sr. Zapatero ), lo digo por como ha llevado tanto el problema de Cataluña, como por no haber quitado, como ya al principio de la crisis hicieron muchos países de nuestro entorno, esos aproximadamente 300.000, asesores y cargos políticos nombrados a dedo por todos los partidos, que son los que están lastrando gran parte de la economía, Empresas y Pensiones en España.

    Votaré la “seguridad del PP”.

    Después de haber perdido esa enorme mayoría que le dimos los Españoles al Sr. Rajoy, espero que haya aprendido la lección y enderece el rumbo en estas dos cuestiones, si no es así, mal futuro veo para esta Nación, además creo que es su partido y su equipo, el mas preparado para que, del mismo modo que nos han sacado de la situación económica tan catastrófica que se encontró cuando entró a Gobernar, sepan llevar a buen termino la deriva Catalanísta y ponga a estos Sres. en su sitio de una vez por todas, ( a veces me gustaría que en esta cuestión fuese mas decidido, de lo que ha sido hasta ahora, pero que le vamos a hacer, no todas las personas tenemos los mismos conocimientos y temperamentos.

    Un Abrazo a todos y que el día 20 D, nos dé Dios a todos cordura y sensatez en nuestra decisión a la hora de votar.

    Francisco García Oliver, un veterano CLP.

    Me gusta

  3. Buenos días, General Dávila. Le he dado muchas vueltas a mi voto; la primera, si es que me animaba a votar, y esto es así porque no acepto que se pongan a escrutinio los valores sagrados de mi Patria, comenzando por la integridad territorial, que se ganan o pierden de otra forma, como los ganaron o perdieron nuestros antecesores en la profesión de españoles; por tanto, no me haré cómplice (para mi conciencia, que no quiero juzgar la de otros) aceptando un reto inaceptable en un territorio que no pertenece a ninguno, cual es el de los valores nacionales. Otra cosa sería si en estas elecciones se dirimiesen asuntos de la competencia de la Administración del Estado, de mera gestión, que son los asuntos que en cualquier otra nación se dirimen en unas elecciones. He descartado el “voto útil”, porque ante mi conciencia este no existe, y me he encaminado hacia el voto testimonial (porque no va a tener significado electoral, no lograrán representación parlamentaria), hacia un partido que está representado por gentes de las que estoy seguro de su fidelidad a los valores fundamentales de la Nación (que han demostrado por su valentía y resistencia a su persecución, por españoles) y de que, en caso de necesitarles, nunca abandonarían a un compatriota, lo cual no se puede decir de ningún otro. No seré yo quien los abandone ahora; al menos, que se sientan acompañados.
    A partir del día 20 nos vamos a encontrar con un escenario histórico crítico, más o menos acelerado según quien gane (más o menos diferido), y para ese escenario no valdrán más maniobras de distracción, sino firmeza de carácter y claridad de conciencia. Pase lo que pase, en este foro, sin duda, seguiré obteniendo fuerza, inspiración, guía y compañía para mi obrar y sentir, de lo cual estoy enormemente agradecido.
    Aprovecho la ocasión para desearles a todos los articulistas, y para los que por aquí se acercan, unas muy felices Navidades, que al menos sirvan de tegua ante lo que se avecina.
    Reciba un abrazo.

    Me gusta

  4. A quién votar
    Y sobre todo ¿Por qué hacerlo?
    Ese es el dilema que corroe a los españoles sensatos que contemplan francamente preocupados el devenir de su querida España.
    Si voto a este le doy de nuevo alas para que me siga tomando el pelo y me siga mintiendo, si al otro peor, si la de mas aca me lanzo a una piscina que creo que no tiene ni agua, si al de mas allá me cargo todo lo que se ha hecho en España en los últimos 40 años.
    En fin, en las anteriores elecciones los españoles sensatos, que fueron sin duda mayoría, tuvieron claro que ZP era un desastre, que estaba destrozando la sociedad española, que era una lacra que había que arrumbar cuanto antes y votaron al partido que durante los anteriores ocho años había dado la cara en defensa de conceptos muy claros y muy sentidos por esa mayoría que lo voto, la gente en masa voto al PP porque el PP se identificaba con la lucha antiaborto, con la Lucha contraterrorista, con la necesaria bajada de impuestos, con hacer una Ley de educación que de una vez enseñara no que adoctrinara, con la reorganización de un estado de las autonomías que se había salido de madre hacia años, con la aplicación de la ley en los increíbles casos de corrupción, con devolver a la Justicia su necesaria independencia, con proteger y defender los conceptos básicos que conforman una Nación, con aplicar las leyes en defensa de los simbolos de la Patria española, con derogar la increíble Ley de Memoria histórica, por embridar los separatismo reconduciendo la situacion en fin los españoles votaron la prometida regeneración democrática, ese solo concepto, el de regeneración y limpieza, aunó el sentir de los millones de españoles que le dieron mayoría absoluta al PP.
    Para los españoles la cosa estuvo clara.
    Lo malo, lo terrible fue que el PP desde el primer momento hizo exactamente lo contrario de lo que dijo que haría, tanto durante la campaña electoral como en su oposición al socialismo.
    Simplemente se rajo y continuo escandalosamente haciendo la política ideológica del socialismo, ante el asombro y después decepción de los españoles; el PP defraudo a los españoles, votantes o no desde casi el primer día de Gobierno, dejando a millones de españoles sin cauces políticos a los que encaminar sus anhelos.
    Se vote a quien se vote solo se conseguirá agudizar los problemas existentes, la decadencia de España y la posible fragmentación de la misma.
    Mi consejo es que voten de forma lógica, que voten a quien crean que cumple con sus expectativas, que voten tras fuerte reflexión, que sopesen lo que han vsito en estos últimos años y piensen lo que desean para ellos, sus familias y su país.

    Me gusta

  5. Mi querido General: con su permiso, entro nuevamente en su Blog para adjuntar la reflexión que he puesto en otros medios referente a la finalización hoy de la campaña electoral.

    “Esta noche terminan los ecos de los debates y la campaña electoral y no me ha gustado nada las puestas en escena de politiquillos de bajísimo nivel. Estos últimos días me he negado a sufrir horas con ese lenguaje simplista, atuendos chabacanos, pocas luces en la mente, jaculatorias machaconas en las bocas y demás demostraciones de la mediocridad. Me interesé por la política en años anteriores, donde aún había oratoria decente e intelectualidad en la política española. Desde entonces, puedo asegurar que en este plano: hemos perdido.

    En plenas vísperas de Navidades del año 2015 de este siglo tan nuestro, nos obligan a votar en conciencia como nunca ha ocurrido. Sí, nos “obligan” a interrumpir la armonía de estas fechas tan entrañables para decidir el futuro de la patria. Nos jugamos mucho, más de lo que nos imaginamos… otra vez.

    No voy a pedir el voto, no es mi estilo. Pero voy a rogar que se reflexione de verdad antes de introducir el sobre y se piense en nuestro país, en su historia, en cuánto se ha conseguido hasta ahora y lo que podemos perder a partir del 20 de diciembre. Yo tengo claro qué personajes no creen en la unidad de España, es decir en su integridad territorial y en la igualdad de oportunidades; en la soberanía popular y en la libertad. Acertemos, el futuro es hoy, no mañana.

    ¿Y qué quieren que les diga? Yo también estoy cansado, hastiado por la corrupción y enfadado. Pero no quiero que me gobierne nueva gente con violencia en sus palabras y gestos, gente mediocre revestida de pobre, cargada de odio y de revanchismo guerracivilista, sin experiencia laboral y con ganas de eliminar al contrario por no pensar lo mismo que ellos. No, no lo quiero.

    Por eso no se debe votar, si reside en el alma algo de patriotismo efectivo y afectivo, a los hombres que han decidido asumir la penosa responsabilidad de borrar a España de su boca, de su ideario político, de su visión de futuro, de su programa. El peligro es ya una realidad, la destrucción de España con los manidos discursos demagogos, buenistas y relativistas, serán las trompetas que anuncien la caída de este país nuestro que ha sobrevivido a guerras, dictaduras, malos reyes y peores gobernantes. Votemos, pues, el 20 de diciembre por España y la libertad.”

    Esperando que la gente reflexione sobre la importancia de su voto, reciba un fuerte abrazo.
    Pedro Motas

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s