FUERZAS ARMADAS Y PATRIA (General de División Juan Chicharro Ortega)

161659_mundoimg_bandera-espanagde_jpgSe acerca fatídicamente el mes de septiembre y me temo que el día 11, con motivo de la denominada Diada, vamos a asistí, sin duda, a un despliegue independentista, similar al de años anteriores, si bien en esta ocasión como prolegómeno de las previsibles elecciones denominadas plebiscitarias que ha convocado el Presidente Artur Mas. Una manifestación que querrá ser reflejo de la fuerza de aquellos que amparan el proceso soberanista catalán.

Constitución-española-y-separación-de-poderes-2Cunde consecuentemente el peor de los presagios en amplios ámbitos de nuestra sociedad, presagios pesimistas que no deberían ser tales toda vez que la posición obligada de nuestro Gobierno es la del cumplimiento riguroso de la Constitución. Fuera de ésta no hay posibilidad alguna de apaño posible.

No es difícil intuir que el próximo otoño va a ser clave en el devenir de la ofensiva nacionalista-separatista que tendrá como partida el día 11 de septiembre.

Por otro lado surgen, al mismo tiempo, movimientos reformadores de nuestra Constitución, con la idea de conseguir lo que me parece ya inalcanzable: la aquiescencia al pacto de los grupos independentistas.

Se habla de la necesidad de la reforma de las vías electorales, de la justicia, de las medidas anticorrupción, etc. Algunas de ellas seguramente necesarias pero mucho me temo que los tiros – para algunos – van en otra dirección.

Me refiero a que las intenciones de algunos se dirigen a la esencia de la misma Constitución: al concepto de la Unidad de España reflejado explícitamente en el Artículo 2 del Título Preliminar. A la indisolubilidad de la Nación española. Algo que de tener éxito supondría un suicidio colectivo. Unos por la vía reformista – como el PSOE – y otros, como los partidos radicales, por la de desarrollar un proceso constituyente.tumblr_inline_mxumx7xy691sslxta

Intuyo que, en ambos casos, cabe pensar, también, en posibles intenciones para modificar el Artículo 8.1 donde se refleja la misión de las Fuerzas Armadas. Denlo por seguro.

slide_31Una misión que define a las FAS como garantes de la integridad territorial y del ordenamiento constitucional si bien debe quedar claro que dentro del contexto general que marca la propia Constitución: la defensa del Estado corresponde al gobierno y al Tribunal Constitucional velar por su integridad.

La pregunta consecuente a esta situación es:

Si como hemos dicho la Defensa del Estado corresponde al Gobierno y no de forma autónoma a las FAS – algo que es obvio – ¿a qué se debe la presencia del artículo 8.1 y nada menos que en el Título preliminar?

Hay quienes afirman que sí esto es así es debido a la presión que en su día ejercieron fuerzas vivas del franquismo sobre los entonces constituyentes ante el temor de la deriva a la que podía llegar nuestra nación por la agresión de fuerzas separatistas y colocaron consecuentemente a las FAS como la ” última ratio regís”.

No se sí es verdad pero me da la impresión que a la vista de lo que vemos hoy los constituyentes no andaban mal de prospectiva respecto a lo que está sucediendo.

En cualquier caso las FAS se mantienen leales al mandato constitucional como no podía ser de otra manera, pero, diré, también, que aquellos que han jurado lealtad a la Patria no pueden por menos sentirse preocupados por lo que podría estar por acaecer.articulos-62253

Las FAS se rigen por la Constitución y esta es explícita y clara por lo que a la Unidad de España se refiere.

A veces lo que parece complicado es mucho más simple de lo que parece.

En el frontispicio de nuestros cuarteles se lee desde tiempo inmemorial un lema claro y rotundo:

TODO POR LA PATRIA.

todo-por-la-patriaUn concepto que define la esencia de nuestra nación y que se mantiene vivo en el ADN de nuestro pueblo por más que en ocasiones no lo parezca.

En la previsible situación de lo que está por acaecer todas las voces son hoy necesarias y aquellos que por Ley tienen responsabilidades fundamentales no pueden permanecer callados cuando está en juego la supervivencia de España como nación. Y entre estos se encuentran las FAS.

Soy consciente de que la participación de los militares en las actividades políticas de la Nación ha sido siempre una cuestión muy debatida y, hoy, cuando transmitidos los derechos y el poder a las decisiones libres del pueblo soberano la conclusión de que los militares deben mantenerse al margen de las contiendas políticas es algo obvio y sin discusión.

Sin embargo, si somos conscientes que así como es un error confundir al Estado con el Gobierno de la Nación no es admisible querer identificar a la Patria con el Estado.12449307

Hoy en España es corriente la confusión que se observa en muchos estamentos al respecto; y aquí radica a mi juicio el recelo que produce muchas veces las opiniones del militar en la política, algo de sobra admitido en cualquiera de las democracias de nuestro entorno.

Pero es que además hay que hacer distinción entre el militar como ente aislado y las FAS como colectividad armada que es algo muy diferente.

El militar es un ciudadano con todos sus derechos y deberes, tal como prescribe la Constitución, si bien limitado en su expresión siempre y cuando ésta no colisione con aspectos derivados de la seguridad o de su opinión sobre opciones políticas diferentes. Aquí sí que no puede tomar partido y debe mantenerse neutral, algo que es muy lógico. Pero esta es una situación que debe entenderse en el plano de lo que significa el Gobierno de la Nación o si se quiere en el del Estado. Nunca en el de la Patria.

He aquí la cuestión.

DocLa acción de cualquier Gobierno es la de regir y mandar haciendo cumplir las leyes conducentes a asegurar la buena marcha de los asuntos de la Nación; pero no es una función única de los gobernantes toda vez que éstos y los gobernados constituyen un todo integral donde todos forman parte de la colectividad nacional; incluidos los militares. Es desde esta perspectiva donde la participación en las cuestiones comunes alcanza a todos los españoles y por lo tanto no existe, a mi juicio, ningún impedimento que aconseje a los militares el apartamiento o abstención de éstos en manifestar su opinión política en el devenir o desarrollo del concepto de Patria especialmente cuando ésta está o puede estar en peligro.

Asistimos hoy, en la vorágine de la permanente campaña electoral, a la eterna disyuntiva de si son galgos o podencos, mientras que el zorro acecha satisfecho a la espera de los despojos que ya vislumbra al alcance de sus fauces.

Todas las voces son necesarias. Todas.09

La prudencia del Mando es loable y necesaria pero esta actitud no va en contra de la asunción de que las Fuerzas Armadas tienen una responsabilidad manifiesta en la defensa de la Constitución y no debe haber ninguna duda de que la cumplirán si las circunstancias nos llevaran a situaciones de todos no deseadas.

Y finalizo recordando aquellas palabras del Canciller alemán Otto Von Bismark cuando dijo:

“Que la Nación más fuerte del mundo es sin duda España.

Siempre ha intentado autodestruirse,

Y nunca lo ha conseguido.”

El día que dejen de intentarlo,

Volverán a ser la vanguardia del mundo.”

General de División de Infantería de Marina (R.) Juan Chicharro Ortega

Anuncios

9 pensamientos en “FUERZAS ARMADAS Y PATRIA (General de División Juan Chicharro Ortega)

  1. Buenos días a todos, he dicho ya en alguna ocasión que lamento no haber tenido, y no fue porque mi pobre padre no insistiera, más base cultural y sobre todo de letras, para llegados estos momentos, poder expresarme correctamente, pues si a algo temo de verdad es a una mala interpretación.
    Leo con mucha atención su escrito Mi General, al igual que a los del resto de este Blog, de los cuales siempre aprendo algo.
    El suyo sin duda, me crea mucho desasosiego, por el escenario tan incierto que plantea y que yo presiento, porque a lo que Vuecencia expone, hay que añadir, lo que vivimos aquí en primera persona, el bombardeo constante y exclusivo de la televisión catalana, auténtico órgano de prensa y propaganda del movimiento nazi catalanista, que actúa como una auténtica televisión extranjera ajena a cualquier connotación española. Pero tampoco eso es lo peor, porque afortunadamente tenemos otros canales y con no verla y cambiar de canal, podría acabarse el tema.
    El proselitismo, que a base de tanto dinero público se está haciendo, es la verdadera carga de profundidad. (Gastando verdaderas sumas de dinero que se necesitan en otras cosas importantes de verdad y eso a pesar del “Espanya ens roba”) No existe un cargo público o un empleo público que no sea de preferencia para los afines al régimen. Bomberos, Mossos, el mismo profesorado de las escuelas, tan importante para educar a nuestros hijos, a los que llegan a lavar de tal manera el cerebro que llegan a cuestionar la propia cultura de sus padres, si no, el mismo enfrentamiento político dentro de lo que debería ser la unidad ideológica de un hogar. Para ayudar a esta última finalidad se promueven y financian con grandes cantidades de dinero grupos musicales y festivales como el Canet Rock, donde a través de las drogas y el alcohol, que es lo que mejor se sabe promocionar en cualquiera de las fiestas populares de cualquier pueblo, crea un caldo de cultivo, entre miles de jóvenes, capaz de anular cualquier otra alternativa ideológica.
    Subvencionan así mismo, cualquier confesión foránea, sobre todo la musulmana, buscando posibles votos, para, dentro de no mucho tiempo, tener ese voto comprado, aunque como leí no hace muchos días por algún sitio, lo que ellos no saben es que para cuando puedan votar ya habrán constituido partidos islamistas en ciudades como Gerona, Mataró, Badalona, etc. me gustaría saber que ha hecho estos años atrás, el tal Ángel Colom, por aquellas tierras del moro e incluso, si tenía algo que ver en los atentados islamistas que se produjeron en Marruecos.
    Si a este panorama añadimos un gobierno, que aun habiéndole ofrecido el pueblo español la mayoría de sus votos, solo actúa a los dictados capitalistas del FMI y sus adláteres europeos e incapaz de imponer la legalidad vigente, como no sea para aplicársela a un infeliz ratero que se muere de cáncer en la cárcel o encarcelar a una desgracia que encontrándose una tarjeta de crédito tira de ella. Si, ya sé que me dirá Vs. que para eso están las leyes, pero fíjese mi General, que al final en España, tenemos muchas leyes pero muy poca justicia. En todo caso, solo se preocupa de que la cúpula militar no se mueva de su sillón, al más puro estilo Bono, pues ya lo tiene Vs. aquí no se mueve nadie y vuelvo a preguntarme y le pregunto mi General, ¿aquel juramento que hicimos a la Bandera, solo fue para vestirnos de bonito, lo de derramar hasta la última gota de nuestra sangre solo es una frase y solo para los soldados de tropa? Juramos lealtad al Rey ¿él no nos la debe a nosotros también? Soy consciente que cada vez que España ha estado sin Corona hemos acabado igual y que nos es muy necesaria, pero el Rey ha de saber que como garante de España su primera obligación es la de la Unidad de la Patria y no tendría que hacer más que una mínima alusión para que diéramos todos un paso al frente, con o sin gobierno, a fin de cuentas.
    Pero me temo que a menos que surjan media docena de Menas Aguado, capaces de reclamar su derecho a hablar con el Rey directamente en su pascua militar y no que lo haga un ministro, que ha sido posiblemente de los peores que ha tenido Defensa, solo superable, eso sí, por el “magnifico Trillo” ya ve mi General el castigo a lo del Yacolev, en Londres a cuerpo de Rey con dos equipos de choferes, dos equipos de cocineros, mayordomos, limpia cuadras, etc.
    La verdad Mi General, no se por donde acabar, porque este es un tema que no sabe uno por dónde empezar ni por dónde acabar, pero si estoy seguro de una cosa, a lo mejor es por mi propia incultura, si no hay movimiento esto tiene mal arreglo.
    Siempre a sus órdenes.
    P.D. Como dije al empezar, este es un parecer personal y seguramente no bien expresado. Por eso agradezco cualquier aclaración u opinión de quienes hayan tenido responsabilidades superiores. La mía como digo, es la opinión de un humilde legionario que lleva incrustado en su ADN, la pica, el arcabuz y la ballesta.
    Francisco E. Padilla y Pita Cereto -Legionario en la Reserva

    P.P.D Para el General Dávila, Mi General, como dije al principio, a veces entre que me extiendo y que me aturrullo, no digo lo que debo y si, más de lo que no debo. Si Vuecencia lo cree oportuno no la publique.
    Siempre a sus ordenes.
    Francisco Padilla

    Me gusta

  2. Buenas noches, General Dávila y General Chicharro. Un artículo excelente y enormemente sugestivo para mí, pues trata de la amenaza sobre nuestra Nación, esta vez amenazada por enemigos de origen interior, situación que se hace patente todos los días, que es pública, que se anuncia a bombo y platillo y que no se refleja con la gravedad que requeriría por parte de los medios de comunicación, ni de los “corrillos” del ciudadano común, ni siquiera por parte de quienes son los encargados de administrar la defensa de la Nación.
    Para comenzar, me detendré en esta última observación, que entronca con buena parte del artículo. Aún cuando parezca “chocante, estableceré que la función del gobierno no es la defensa de la integridad de la Nación, sino la administración de esa defensa, que no es lo mismo, aunque lo pueda parecer. Puesto que existen valores anteriores al Estado (y el gobierno es parte del Estado) y, por tanto, a la forma de organización del mismo (la Constitución o cualquier otra norma que trate de dicha organización), y esos valores (los valores históricos -que son patrimoniales-: el reconocimiento de nación, de soberanía, de propiedad de territorio, así como otros valores relacionados con los derechos fundamentales del ser humano por el sólo hecho de serlo, etc. y, por supuesto, el derecho a la legítima defensa de dichos valores) pueden o no ser reconocidos por la norma fundamental del Estado, pero son irrenunciables y válidos incluso para el caso de que no exista en modo alguno una norma suprema de organización (nación sin Estado). Esta consideración es clave para entender lo que es “político” (de opinión), de lo “no político” (relativo a la propia supervivencia, a la propia identidad). Si esto es así, a la organización del Estado le corresponderá administrar los instrumentos de la Nación para los fines marcados por los valores antedichos, pero en modo alguno ningún órgano del Estado se puede erigir como titular de esos valores, de esos derechos fundamentales, pues su única titularidad es el de “administrador”, no de propietario y, así, cualquier órgano del Estado que, por acción o por omisión, amenace o impida la amenaza de dichos valores, entra en ilegitimidad de poder, aún cuando hubiera establecido leyes (ilegítimas) que quisieran procurar distinta apariencia, puesto que la legalidad nunca puede ser una cortina de humo para la ilegitimidad. Por otra parte, el orden de presentación de los derechos y organización en nuestra Constitución actual no es arbitraria, sino jerárquica, procurando establecer los límites y las bases de la convivencia desde el título preliminar y los primeros títulos, para continuar con la organización administrativa, servidora de los primeros. Dicha organización jerárquica (que se refleja en las distintas condiciones de modificación del articulado) no es arbitraria, haciendo corresponder la prelación jerárquica con el distinto “peso” de los derechos (de distinto origen, como he expresado más arriba) sobre la organización administrativa del Estado.
    Es cierto que lo dispuesto en el artículo 8 de la Constitución se interpreta por algunos como producto de “presiones” de la época en la que fué redactada. Yo no veo ningún problema a ese artículo. La Nación históricamente se constituye sobre un territorio delimitado y se organiza a través del ejercicio de la soberanía sobre su destino, protegiéndose mediante la constitución de una fuerza armada como garantía última de tal soberanía; así, pues, las fuerzas armadas no son un órgano administrativo de la Nación, sino el brazo armado de la Nación, forma parte de su propio cuerpo, como el territorio y el deseo de soberanía. Este es un hecho histórico común a todas las naciones, aún en el caso de los pueblos que han permanecido errantes a lo largo del tiempo, cuando han tenido la oportunidad de establecerse y aún antes de establecer un texto constitucional. Suprimir el artículo 8, o trasladar el contenido de ese artículo a las funciones de los cuerpos de mando directo gubernativo (como una función policial), sólo puede proceder de la intención de separar a las FAS de su propia naturaleza histórica, de separar el brazo del cuerpo. Supongo que tampoco se olvidarán de suprimir el artículo 30.1 (“los españoles tienen el derecho y el deber de defender a España”) que, así mismo, corresponde a un derecho de origen histórico y, por tanto, de origen no político, pues se trata de reconocer el derecho a la legítima defensa. En definitiva, podremos discutir a quién corresponde el impulso o la orden relativa a la defensa del Estado, pero es indiscutible a quien corresponde la defensa de la Nación, e inexcusable.
    Para finalizar y para evitar la referencia directa, quisiera poner un ejemplo. Cuando los representantes franceses capitularon frente a los representantes alemanes, se estableció una zona “no ocupada”, dirigida por el régimen instalado en Vichy. Este régimen, y sus miembros, fueron condenados tras la liberación. Tal régimen se rodeó de una apariencia de legalidad y de respetabilidad, en contra de los de la “Francia Libre”, que no habían respetado las condiciones del tratado de armisticio. Sin embargo, independientemente de las condenas causadas por los abusos perpetrados por los administradores de ese régimen, tal apariencia de legalidad omitía un hecho fundamental: la rendición de las armas no significaba la rendición de Francia, sino sólo su ocupación por la fuerza; lo primero era necesidad, lo segundo traicion. Así, pues, los del régimen de Vichy, rodeados de una apariencia de legalidad, habían aceptado lo inaceptable, eran unos ilegítimos representantes de su Nación, que seguía existiendo en los corazones de los franceses, desde dentro y desde fuera, para los cuales la derrota no significaba la pérdida de la Nación, irrenunciable; la legitimidad no estaba en las manos de quienes detentaban la legalidad, que habían renunciado a su Nación.
    Reciban un abrazo.

    Me gusta

  3. Las personas solemos tropezar más de una vez en la misma piedra. Existe un precedente, el Diario Oficial del Ministerio de Guerra de fecha 7-10-1934, Decreto nº 280 de La Gaceta, firmado por D. Niceto Alcalá Zamora, Presidente de la República, y D. Alejandro Lerroux García, Presidente del Consejo de Ministros, “se declara el estado de guerra en todo el territorio de la República Española”, porque “en Cataluña, el Presidente de la Generalidad, con olvido de todos los deberes que le impone su cargo, su honor y su responsabilidad, se ha permitido proclamar el Estat Catalá. Ante esta situación, el Gobierno de la República ha tomado el acuerdo de proclamar el estado de guerra en todo el país”.

    Una declaración unilateral de independencia de Cataluña, además de un crash económico en Europa, haría saltar todo tipo de alarmas, pensamientos y acciones no deseadas por nadie en España, con las fuerzas de élite españolas tomando militarmente aquella Autonomía, como les ordena el rtículo 8.1 de la Constitución, bajo el mando de la autoridad civil, esa que juró por Dios o prometió por su honor cumplir y hacer cumplir la Constitución. No se trata de ideas de derecha, centro o izquierda; se trata de ser constitucionalistas o no, y mientras esté vigente la actual, las autoridades, sean del color que sean, tienen obligación de cumplirla y hacer cumplirla.

    https://ancamfer.wordpress.com/2015/07/05/sonrisa-de-hiena/

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s