VISUS MILITIS 25 de septiembre de 2016 “EL RECONOCIMIENTO DEL VALOR”. General de Brigada Adolfo Coloma Contreras

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El soldado veterano

No ha de tener el militar otra ambición que la satisfacción del cumplimiento de su deber, ni más aspiración que el reconocimiento de los servicios prestados. Cuando estos exceden el límite de lo humanamente exigible,  especialmente en el campo del valor,  el militar se hace acreedor a una condecoración. Por lo general, no va acompañada de remuneración alguna, pero es mucho más que un simple trozo de metal colgado de una cinta. Es el reconocimiento de la Institución armada a unos hechos extraordinarios, aunque su concesión a veces se ve impregnada de tintes políticos. En cualquier caso aporta al condecorado algo muy singular en el oficio de soldado: prestigio

Las máximas condecoraciones con las que tradicionalmente se premiaba el valor frente al enemigo de los militares de cualquier rango  son la cruz laureada de San Fernando, que premia el valor heroico, y la Medalla Militar, que lo hace al valor muy distinguido.  En el año 2007 murió el General Adolfo Esteban Ascensión que era el último militar vivo condecorado a título individual con la Cruz Laureada de San Fernando. Unos años antes habían sido incorporados a la Real y Militar  Orden de San Fernando a los condecorados con la Medalla Militar al objeto de revitalizar la Orden para evitar que se extinguiese. A pesar de ello, quedan en la actualidad apenas 8 militares condecorados con la Medalla Militar Individual.

El nuevo reglamento de la Orden de San Fernando contempla no solo la posibilidad de ser merecedor de ambas condecoraciones en campaña o frente al enemigo, sino que manteniendo consideración de “heroico” el valor extraordinario en las acciones excepcionales que, con relevante esfuerzo y riesgo inminente de la vida propia, se realicen al servicio de la patria, de la paz  o de la seguridad de la comunidad internacional; y de valor “muy distinguido”  el que sobresale muy significativamente del valor exigible a cualquier militar en el desarrollo de operaciones armadas.  En  cualquier caso, para su concesión se requiere el reconocimiento de las operaciones en las que participan los militares como “operaciones armadas”.

No se trata pues de fomentar arbitrariamente la concesión gratuita de condecoraciones por mor de mantener viva la Orden, sino de reconocer ciertos méritos – singularmente el valor – porque es propio y casi exclusivo de la profesión, y como prescriben las Reales Ordenanzas para las FAS, Su reconocimiento público representa una satisfacción para el que lo recibe, un estímulo para la unidad de la que forma parte y un ejemplo para todos.

Adolfo Coloma

General de brigada (R) del ET

“HUMANISMO Y POLÍTICA” (Pedro Motas Mosquera) Integridad del político

humanismo-130604102301-phpapp02-thumbnail-4

Humanismo

Queridos amigos:

En una intervención-comentario que hice en el “Debate de investidura fallido” (General Dávila) decía que la integridad del político era el resultado de su pasión, de su honestidad, y de la superación de la esclavitud de la imagen; y hoy os propongo profundizar más en esa reflexión.

Como para cualquier persona, la integridad es la base de todo buen político. La buena presencia, una sonrisa agradable y no empalagosa, unos detalles de buen humor o ironía, el hacerse el simpático, el halagar a quien se recibe, el decir siempre lo que le gustaría escuchar al interlocutor, no sirven por sí solos, se terminan por destapar a medio o largo plazo, y entonces, el político, aparece en toda su desnudez. No hace falta que os ponga ejemplos, los hemos tenido en España, muy cercanos, para nuestra desgracia.

La lucha permanente por la integridad de las personas constituye el ideal permanente también del político. No basta la honradez o la honestidad, es necesaria una vocación de plenitud personal al servicio de los ciudadanos y del bien común o interés general. Además, la comunidad tiene derecho a que sus políticos sean íntegros, porque los elige para que lo sean.

Un político íntegro, jamás perderá de vista que debe preocuparse por conocer los problemas de los ciudadanos por complejos o técnicos que sean; que debe tener conciencia a cada paso de los objetivos que se ha propuesto para configurar el futuro de la comunidad; que no puede emprender ningún proyecto sin haber valorado su viabilidad económica, técnica, financiera y social; que debe ocuparse de que se lleve a cabo lo que se ha acordado y convenido y de que se cumplan las leyes que se han aprobado; que debe asumir las responsabilidades que le corresponden, tanto a él, como a sus inferiores, sin transferirlas a estos o a cualquier otro ámbito; que debe resistir las presiones de los grupos, de los medios de comunicación, o de la calle, cuando esté convencido de que lo mejor para el interés general es lo que él propone; que no debe desoír a quien le aconseja con lealtad; que debe conocer y utilizar las técnicas y los instrumentos que el mundo moderno ofrece; que  debe ser transparente, explicando públicamente sus objetivos, las dificultades que encuentre y, llegado el caso, sus fracasos; y que debe dar prioridad a la solución de los problemas de quienes más lo necesitan.65fbf9_humanismo-2edited

Además de lo anterior, un político íntegro sabe que no puede prometer nada que, conoce de antemano, no puede cumplir. Y sabe cuándo debe marcharse.

Para el humanismo la preocupación por el hombre no puede estar referida, exclusivamente, a la dignidad o a la libertad de la persona, o al bienestar de la comunidad. Se refiere también a la condición del político.

Comportamiento político

Las formas del comportamiento político no son algo inane (vacío) o indiferente, porque la elegancia y el talante distinguen a los verdaderos líderes y a las élites.

No confundamos elegancia con pedantería, porque cuando se hace está justificado el recelo de quienes creen no haber recibido una educación esmerada. La pedantería, los comportamientos excéntricos, anárquicos o ridículos no interesan al humanismo. La verdadera elegancia es el comportamiento que se deriva de recoger la experiencia de belleza  y de arte consecuencia de una buena educación.

Al otro extremo de la elegancia está la grosería y la ordinariez. Grosero es quien trata a las personas y a las cosas sin delicadeza, el que maltrata el lenguaje, el que compone su vida solo de cosas elementales o ignora y desprecia la fineza del espíritu. Ordinario es hacer lo habitual con dejadez, con descuido, de cualquier manera, sin poner interés. Grosería y ordinariez dicen razón de “vulgar”, que etimológicamente significa “vulgo”, pueblo bajo y sin educación.

Frente a la grosería, la ordinariez y la vulgaridad aparecen la distinción, lo selectivo, lo escogido, lo cultivado o educado, en suma, la fineza de espíritu. Se trata de las cualidades que tienen las personas de hacer las cosas con buen gusto, con atención a los detalles, con cuidado en las formas, con sensibilidad, en la relación y en la atención a los demás.

congreso

El Parlamento

La elegancia y todo lo que comporta, según acabo de exponer, exige esfuerzo porque no es congénito ni es estable. Depende de una voluntad constante de elegir lo bueno, al igual que ocurre en la moral o en la política. Y ello porque lo que es bueno por naturaleza tiende a degradarse si no se está alerta. Alguien decía “en nada vulgar” para explicar que la dignidad en la vida humana requiere tensión hacia los comportamientos ideales, que son al mismo tiempo estéticos y morales.

Pero al hombre público y al político no solo les es exigible, desde la perspectiva humanista, un comportamiento elegante sino, además, una forma de conducirse ante los demás, que se llama talante, y que tiene tres manifestaciones: la serenidad, la naturalidad y el control de los sentimientos.

La serenidad implica resistir las presiones, las prisas o las agresiones. Implica conservar la calma, pensar las cosas antes de hacerlas, controlar los tiempos, incluido el largo plazo, hacer que no se altere ese espacio interior al que llega todo lo que procede del exterior.

La naturalidad es vivir con normalidad el papel que se desempeña, sin hacer teatro, sin sobreactuar, sin dependencia obsesiva de las fotos, transparentando lo que de verdad se es, o lo que nos gusta, o lo que nos complace. Es no aparentar lo que no somos o no avergonzarnos de lo que sí somos. Es huir de una naturalidad tan trivial como artificial. No decir a cada uno lo que le gustaría escuchar.

El control del sentimiento se une a la elegancia para dominar los impulsos, el hambre, el sueño, el cansancio, la impaciencia, las emociones, el dolor, la alegría y los enfados.

Examinemos, queridos amigos, la elegancia y el talante de nuestros políticos y hagamos nuestra valoración en función de ellos, no de la imagen distorsionada que recibimos a través de los medios.

Virtudes del político

Estoy tratando de dibujar el perfil del político que a todos nos gustaría tener. Y en este diseño no puede faltar la mención de las virtudes del político. Pero hay que distinguir aquellas que debe tener en su condición de hombre público (las que hemos desarrollado hasta ahora) de aquellas que debe tener en su condición de persona.

descargaEl humanismo defiende que no pueden disociarse ambas condiciones. Con frecuencia oímos: “esto lo digo a título personal”. No es admisible. En el político lo privado y lo público van unidos, porque quien carece de virtudes privadas, es difícil que tenga virtudes públicas.

El modelo virtuoso del político es el de aquel que actúa regido por una completa integridad moral y por un irrevocable compromiso contra las injusticias o discriminaciones no justificadas.

Sin pretender ser exhaustivos podemos mencionar las siguientes virtudes:

– actuar con rectitud de corazón, lo que significa de acuerdo a una conciencia totalmente recta.

– buscar el conocimiento total de las cuestiones que aborda a través de una información completa para comprender y juzgar rectamente.

– tener la misma rectitud de intención en la vida pública y en la privada.

– luchar contra toda maldad o injusticia, manteniendo alejadas cualquier tipo de opción que implique una perversión moral.

– rechazar las calumnias y las difamaciones.

– huir de la arrogancia, la prepotencia y la soberbia.

– valorar la lealtad, evitando el consejo de quienes actúan con engaño, mentira y  fraude.

– combatir la criminalidad en cualquier ámbito de la vida social o económica.

hqdefault

Salmo 100

Os sorprenderá saber, queridos amigos, que estas virtudes del político que he seleccionado, no son solo de nuestro tiempo. Están formuladas hace más de 2.000 años. ¡Si, si! Como lo leeis. En la Biblia, en el Antiguo Testamento hay un libro llamado de “Los Salmos”, cuya antigüedad es varios siglos anterior al nacimiento de Cristo. Para que vosotros mismos lo comprobéis, y por si tuvieras dificultad en acceder a ese texto, os transcribo el Salmo 100:

“Voy a cantar la bondad y la justicia,

Para ti es mi música, Señor;

Voy a explicar el camino perfecto:

¿Cuándo vendrás a mí?

Andaré con rectitud de corazón dentro de mi casa

No pondré mis ojos en intenciones viles;

Aborrezco el que obra el mal, no se juntará conmigo;

Lejos de mi el corazón torcido, no aprobaré al malvado.

Al que en secreto difama a su prójimo lo haré callar;

Ojos engreídos, corazones arrogantes, no los soportaré.

Pongo mis ojos en quienes son mis leales, ellos vivirán conmigo;

El que sigue un camino perfecto, ese me servirá;

No habitará en mi casa quien comete fraudes;

El que dice mentiras no durará en mi presencia;

Cada mañana haré callar a los hombres malvados,

Para excluir de la ciudad de Dios a todos los malhechores”

 

¿Qué os parece? Nada hay nuevo bajo el sol. ¿Sabrán nuestros políticos que existe el Salmo 100?

 

Pedro Motas Mosquera

DERECHO A DECIDIR O DESEO DE DECIDIR General de División Juan Mateo Castañeyra (R.)

banderas-644x362

España y no hay más Nación

Se dice que muchos catalanes, aunque no quieren la independencia, si quieren tener derecho a decidir; se dice también, que hay españoles de otros lugares de España, que comprenden y apoyan ese supuesto derecho de los catalanes. Y no me refiero a los partidos políticos, de ámbito regional o nacional que lo apoyan, pues estos no se mueven por creencias sino por votos; me estoy refiriendo a personas, a la “gente”. Y no sé si esas personas son muchas, o no lo son tanto; pero, en cualquier caso, el número es a mi modo de ver irrelevante, porque lo que no es verdad, por mucho que sea el número de los que lo digan o lo piensen, no se convierte en cierto.

Y digo que no tienen razón los que comprenden y apoyan el derecho a decidir, porque, aunque creo:

constitucion

¿Cumplimos o rompemos la baraja?

Que la secesión de Cataluña, es contraria al sentido de la historia, al sentido de los tiempos y al sentido común.

Que es mala para España y mala para los que se quieren secesionar.

Que el   independentismo basa sus razones en mitos y mentiras históricas.

Que los sentimientos en contra de odio a España, tienen su fundamento en agravios tan falsos como las pretendidas razones históricas.

Que los “agravios” que dicen que han sufrido por parte de España, han convertido a esa región en una de las regiones más prósperas de España.

Que el sentimiento nacionalista es profundamente egoísta e insolidario.

Que el nacionalismo no tiene nada que ver con el patriotismo.

Que los sentimientos son cambiantes y que se puede pasar del amor a odio y viceversa; y que de la misma forma que se dice que los independentistas se han multiplicado en los últimos años, también en un futuro pueden disminuir, por lo que no se deben tomar decisiones, que por su naturaleza son irreversibles, en función de sentimientos que son cambiantes.

Y a pesar de todo lo anterior:

image-768651

Derecho a …

Puedo entender que alguien se sienta independentista y quiera la independencia, aunque no tenga ninguna justificación.

Puedo también entender, que muchos catalanes y otros españoles, crean que Cataluña es una nación; aunque sí lo fuera de verdad, ya sería independiente desde hace muchos años; o bien, como les ocurre a las naciones sin estado que hay por el mundo, hoy estaría sumida en la ruina y en la pobreza, a las que le habrían llevado su lucha por lograrlo. Porque no olvidemos, que las naciones no surgen de alegres manifestaciones en otoño, sino que al igual que ocurre a las personas, su gestación y alumbramiento requieren tiempo, dolor y sangre.

Puedo incluso entender, a los canallas que queman nuestra Bandera y el retrato de nuestro Rey, porque la cobardía, característica principal de los que ejecutan esos actos, conduce a los hombres a las más deleznables acciones.

Puedo entender todo eso, y mucho más; pero, por el contrario, no puedo entender que alguien piense que se tenga el derecho a decidir.

Con el derecho a decidir, así en general, todos podemos estar de acuerdo; y además no sólo se está de acuerdo, sino que todos los españoles y también los catalanes tenemos ese derecho más que adquirido. Es, si de lo general pasamos a lo particular, cuando la cosa ya no está clara. Porque derecho a decidir, ¿el qué y por quién? Es evidente que solo tenemos derecho a decidir, sobre lo que es nuestro y siempre que esa decisión no afecte a los demás. No se puede decidir, por ejemplo, sobre la casa en la que se vive, si la misma es propiedad no solo del que la habita, sino que además tiene otros propietarios; y aunque fuera solo del que la habita, su propietario no puede decidir sobre aspectos que afecten a todos los vecinos de la comunidad.

Y ¿Cataluña es solo de los catalanes? ¿No lo es también del resto de los españoles, que han contribuido con sus impuestos, con su trabajo y con el propio desarrollo de toda nuestra nación, a que Cataluña sea lo que es hoy en día? ¿Es que Cataluña sería lo que es, si hubiera vivido aislada, o si hubiera formado parte de otra nación, de Francia, por no ir más lejos?

plaza_560x280

¡España!

Y ¿quiénes son los catalanes? ¿los que viven y trabajan en Cataluña, como dice el estatuto? ¿Y no lo serán también, los que han nacido y vivido y se acaban de marchar por las razones que sean? ¿Y no tienen derecho a serlo los que han trabajado toda su vida allí, aunque hayan nacido fuera? ¿Es que tiene más derecho a ser catalán, el que acaba de empadronarse y de encontrar un trabajo, que el que lleva allí toda la vida trabajando y vuelve a su lugar de origen, cuando le llega la jubilación, aunque deje allí, además de su esfuerzo, parte de su familia?

¿Y acaso no afecta a todos los españoles, y no sólo a los catalanes, que Cataluña sea independiente? ¿Es que no se produciría una importante disminución del PIB y por tanto de la riqueza de todos? ¿Es que no afecta a los sentimientos de todos? ¿Y no le afecta también al resto de los europeos, además de por razones políticas y económicas, por crear precedentes que frustren uniones que costó siglos soldar?

Pero hay además otra cuestión. ¿Hasta dónde llega ese supuesto derecho? ¿Por qué ese derecho no se extiende hacia diferentes provincias y municipios que pudieran a su vez querer independizarse de la región catalana? Ah, dirán los convencidos, porque Cataluña es una nación, y las provincias y municipios no lo son. Pero ¿no tienen alguna provincia o municipio, las mismas razones que Cataluña para ser naciones? ¿Tal vez es cuestión de repetirlo muchas veces?

Si, se podrá decir que muchos catalanes sean o no independentistas, tiene deseo de decidir. E incluso, se podrá comprender por gran número del resto de los españoles, que los catalanes tengan deseos de decidir. Pero eso no quiere decir que tengan derecho. Una cosa son los deseos y los sentimientos y otra cosa son los derechos.

lv_20120921_lv_fotos_d_54350877501-992x558lavanguardia-web_3_0_12124854-232

Constitución

Es una obviedad, pero parece que se nos olvida: el derecho a decidir no existe. Ni aunque la Constitución no lo impidiera. El derecho a decidir es solo un eslogan político, con el que con carácter general todo el mundo puede estar de acuerdo, pero que no resiste el menor análisis cuando se lleva al terreno de los hechos.

Forma parte de una serie de eslóganes, como son el derecho de autogobierno, el derecho de autodeterminación, el queremos votar, o el mandato de los catalanes (y catalanas). Al principio no se hablaba de independencia, que es lo que en realidad se buscaba, pues esta palabra provocaría el rechazo frontal de propios y extraños. Ahora, cuando el lavado de los cerebros, (de propios y extraños) se ha llevado a cabo, ya se puede pronunciar y de hecho se pronuncia cada vez más. Pero lo digan pocos o muchos, el derecho a decidir, no existe. Y, además, no puede existir.

Juan M. Mateo Castañeyra General de División (R.)

ANIVERSARIO FUNDACIONAL DE LA LEGIÓN ESPAÑOLA (1920-2016) General de División Rafael Dávila Álvarez (R.)

12139

El Emblema de la Legión

Todos los años recordamos esta fecha: 20 de septiembre de 1920. La  elegida por el fundador de la Legión general Millán-Astray para celebrar el hecho histórico de la fundación de la Legión española. Fue el día en que se alistó el primer legionario. Significativa elección que muestra a pecho descubierto el sentido profundo de esta unidad, el hombre ante la brutalidad de la guerra, en combate y ante la muerte. Sin ambages y dejándose de cuentos. La guerra con su crudeza y terrible final. Sin que falte la épica, la poesía heroica, ya que toda la historia de la Legión quedará transformada en una gran epopeya, un conjunto de hechos gloriosos que se repiten allí donde suena el nombre de la Legión. Es una permanente historia de lances de honor con la muerte. No busquen otra cosa. Para eso y por eso se fundó la Legión y aunque su capacidad de maniobra, su flexibilidad, su versatilidad, la hace capaz y muy útil para enfrentarse a cualquier situación, no debemos olvidar sus orígenes y su razón de ser.

cristo-legion-620x349

El Cristo de la Buena Muerte. Nadie en en Tercio sabía…

9.722 muertos, 35.200 heridos, más de 1.000 desaparecidos. Total: 46.000 bajas.

7 Laureadas de San Fernando Colectivas. 22 Medallas Militares.

23 Laureadas de San Fernando Individuales. 211 Medallas Militares.

Es el tributo del cumplimiento de su Credo. Poco más hay que añadir. Aquí debería terminar mi homenaje a La Legión.

No hay más interpretación. En esas cifras está la historia de los legionarios, el servicio de la Legión a España. Su fundador quiso que los homenajes en la Legión fuesen para quien la elevó a la cima del honor y el valor: el legionario. Fechas: el 20 de septiembre y los sábados legionarios en recuerdo de los muertos. Son las únicas y auténticas fechas legionarias. De nuevo queda clara su razón de ser.

1432059122190

La Bandera de la Legión será la más gloriosa…

Nadie debe dar otra interpretación al sentido de la Legión. Bien está la que dio su fundador y quedó para siempre en ese código castrense cuya herencia sagrada pasa de generación en generación: el Credo de la Legión.

Que no surjan imitadores ni sucedáneos de lo inimitable, de lo único y sin igual. El único albacea de la herencia legionaria es el Mando Institucional junto a todos y cada uno los que visten la camisa legionaria. Escrito en el Credo está el testamento heredado, la voluntad de su fundador. Esa es la guía y el camino a seguir, el Camino de los Caballeros. No hay otro ni otras interpretaciones son válidas si no cumplen con el Espíritu de Disciplina: Cumplirá su deber, obedecerá hasta morir.

ilustracion-de-martin-olmos-1

Ilustración de Martín Olmos

Una unidad armada no se interpreta nada más que cumpliendo su misión, en cerrada formación y sometida al cumplimiento del deber. Con sus mandos en primera línea y apretada formación fruto de su preparación y Espíritu de Compañerismo: Con el sagrado juramento de no abandonar jamás a un hombre en el campo hasta perecer todos.

2qw0s9y

Al Teniente Muñoz muerto en Bosnia

Hemos vivido, y en ello están, intentos de ofender a la Legión. Es inútil. Se necesita inteligencia. Es mejor que recurran al cuerpo a cuerpo con honor. Así habrá entendimiento. La inteligencia es ante todo valor y así se demuestra. Los timoratos amagan, pero a la postre huyen.

Lo dije y vuelvo a repetir. La ofensa no es retirar un nombre sino falsificar la historia y pretender lanzar un insulto jugando con las palabras. No han sabido inteligenciar la situación. Se han equivocado porque ni entienden ni comprenden. No es la primera vez ni será la última. Suele ser que hasta para ser malo hay que ser inteligente. Algunos pretendientes de efímeras glorias se constituyen en comisiones histriónicas.

Siguen los intentos de borrar cualquier recuerdo legionario. Por ello y contra ello debe velar el responsable, el Mando Institucional y de ahí para arriba. No se oyeron voces ni lamentos cuando se firmó la disolución de la Legión. No hubo manifestación mediática. Hubo manifestación de lo que es la Legión y del servicio de la Legión. Tuvieron que ser legionarios, los valientes y leales legionarios, los que dieron el ejemplo y las razones en el cumplimiento del deber vertiendo su sangre por los demás. No hay otro tipo de manifestación legionaria. Esa es la única que conoce, sabe y a la que responde la Legión y sus legionarios. De nuevo los ciegos y rencorosos tuvieron  que aceptar lo evidente. ¡Son únicos y sin igual!

19206

No borrarán nuestras huellas y legado

Como por esa vía, la disolución,  los hechos eran aplastantes y nada se podía hacer se recurrió a un sibilino ataque a base de ir, poco a poco, haciendo desaparecer tradiciones y cultura legionaria. Atacar a su mística, despersonalizar la Unidad. Una ley acabó con la modalidad legionaria, la 17/89. Luego quisieron modificar el Credo. Entraron hasta en los detalles, en las características que tanto significan en la Legión: uniformidad, estilo, patillas, gorrillo…, pero se quedaron con las ganas. Volverán a intentarlo.

legionario

Caballero Legionario

No importa. Nada conseguirán porque ese espíritu del Credo legionario se ha contagiado como una epidemia. ¡Bendita epidemia! Todas las unidades del Ejército de Tierra, de la Armada y del Ejército del Aire llevan algo del espíritu del Credo de la Legión. También la Guardia Civil. En román paladino ¡Esto no hay quién lo pare!

Solo daría una recomendación y bien sé que nadie soy para darla, pero a nadie va a hacer daño ni creo que moleste. Celebremos el Aniversario de la Legión unidos y más fuerte que nunca. No nos dejemos llevar por cantos de sirena ni por protagonismos innecesarios. No entremos en una guerra de desgaste.

fc99c611147ea0a0ffd2d24a82ae5134

Cumplirá su deber, obedecerá hasta morir

Hay opiniones diferentes entre los viejos legionarios ya retirados sobre la actitud a tomar ante la retirada de la calle del general Millán-Astray.

En este blog ya hemos dado opinión y mi criterio está escrito en uno de los muchos artículos que sobre el tema hemos publicado. También di mi opinión ante la retirada de la calle de mi abuelo, el general Dávila. Mantengo la misma opinión. Opiniones personales de los que ya desde el retiro pretendemos seguir sirviendo y amando a España y a sus Ejércitos. Todas las opiniones son válidas, pero no nos enredemos en nimiedades. El enemigo espera agazapado y no se va a mover. Ataques en falso son los que ellos quieren. Cuidado con malgastar la munición. Divide y vencerás.

Cada uno será lo que quiera, pero juntos formamos bandera que da a la Legión el más alto honor. Eso es lo más importante.

No lo olvidemos.

Bandera, Unidad, la Legión.

Celebremos nuestro Aniversario más unidos que nunca, sin alharacas, y que nadie olvide cual es su deber. Escrito está. En el Credo.

3267542_640px

Nuestro fundador el general Millán-Astray

Un legionario debe saber cuál es su deber y, más importante, saber cumplirlo. El arte de mandar dice que ante un problema difícil se consulte al mando. Si no puedes hacerlo, cuando se conoce el oficio y se está identificado con él, la intuición te marcará el camino a seguir.

Feliz Aniversario a los que aman a la Legión y cumplen con su Credo.

‹‹CUMPLIRÁ SU DEBER, OBEDECERÁ HASTA MORIR››

General de División Rafael Dávila Álvarez (R.)

“En callada explicación
el gorrillo ladeado
por cuanto diste de lado
al entrar en la Legión.
flanqueando un corazón
enamorado y alerta
la verde camisa abierta
por si la Muerte aparece
pues tal señora merece
no hallar cerrada la puerta”

“VISUS MILITIS” ESTUPEFACCIÓN General Emilio Pérez Alamán (R.)

1399833774_182987_1399833828_noticia_normal

La Bandera de España ondea en Barcelona (Palacio de Capitanía General hoy Inspección del Ejército)

VISUS MILITIS 18 SEPTIEMBRE 2016 ESTUPEFACCIÓN

No resulta  fácil para el soldado, como para ninguno de sus compatriotas, aceptar con normalidad las muchas inquietudes y preocupaciones ocasionadas por la actuación de los que tienen la obligación de evitar la incertidumbre en que está sumida  España sin que se vislumbre su final. Y mala gracia tiene acudir al chascarrillo de que toda situación por mala que parezca siempre es susceptible de  empeorar.

Así ha ocurrido el pasado fin de semana, en el que además del bochorno  de la incertidumbre política mencionada,  España ha tenido que soportar un año más la manifestación independentista organizada por los representantes de España en la Autonomía  de Cataluña, que desoyendo e incumpliendo la Ley manipulan desde posiciones oficiales la voluntad de todos los catalanes mientras lo permite la Autoridad responsable de evitarlo.

Si estas conductas ocasionan el indignado asombro del conjunto de los españoles, aunque su hastío les haga parecer indiferentes, el soldado se queda estupefacto cuando contempla,  en un flash televisivo de no más de dos segundos, al máximo representante de las Fuerzas Armadas  en la Comunidad, asistir a un acto previo, junto a los organizadores del aquelarre independentista donde se quemaron la Bandera de España y fotografías de S.M. el Rey.

De haber sido la primera vez, sería comprensible que su buena voluntad  hubiera sido sorprendida, pero  si sucede después de una situación similar en el Ayuntamiento donde quitaron el busto del Rey y en otra ocasión admitir una entrevista en una televisión independentista, la presencia en este tercer acto no tiene una explicación aceptable. Ni la Disciplina, si no va unida a otras virtudes como el Honor y la Lealtad, puede justificar ciertos actos.

Es importante que se reciba este comentario como crítica a la difícil situación a la que tiene que enfrentarse una milicia laminada por la política y a la que no se debía haber llegado por no ser bueno para nadie. Cada Institución tiene su cometido que debe ser respetado por las demás, especialmente el de las Fuerzas Armadas por su condición  apolítica.

Emilio Pérez Alamán  Teniente General (R.)

DONALD TRUMP, LOS EEUU Y MÉJICO General de División Juan Chicharro Ortega

donald-trump

Donald-Trump

Polémica ha sido la reciente visita que el candidato republicano a la  Presidencia norteamericana, Donald Trump, ha realizado a Méjico. Ya con antelación a la misma fueron muchos los mexicanos que protestaron por la llegada del millonario por considerar que tiene planes inmigratorios ofensivos contra los hispanoamericanos y especialmente contra los mejicanos. Y de hecho hasta el gobierno de Enrique Peña Nieto ha sufrido parte de las consecuencias como lo demuestra la dimisión del Secretario de Hacienda Luis Videgaray señalado como el responsable de haber llevado al candidato republicano al país.

Siempre han sido dificultosas las relaciones entre Méjico y su poderoso vecino del norte y, la postura de Donald Trump, compartida por muchos norteamericanos, no es más que una muestra más de un situación derivada de la historia. En estos momentos, y en los que vendrán en un mediato futuro, si yo fuera norteamericano de la clase dominante en los EEUU, durante dos últimos siglos, o sea WASP (white anglo saxon protestant), clase de la que es paradigma Donald Trump, estaría seriamente preocupado. Y ello debido a que la presencia hispana en los actuales EEUU está cambiando esta nación, les guste o no.

donald-trump-iiiTodo empezó en 1840 con la rebelión de Tejas y la guerra consecuente entre México y los EEUU, guerra perdida por Méjico y donde todos los territorios al norte del río Grande y el desierto de Sonora fueron ocupados por los EEUU. Así, California, Nuevo México, Arizona, Tejas, Nevada, Utah, territorios que otrora formaran parte del Virreinato de la Nueva España, y luego de México, pasaron a formar parte integral de los EEUU; sin embargo gran parte de sus pobladores, pese al cambio de soberanía, se mantuvieron en sus lugares y aún hoy constituyen hasta un 50% de la población de dichos Estados. Un porcentaje de población que se incrementa día a día y que según cálculos estadísticos fiables, pese a todas las vallas y controles migratorios que se pongan, allá por los años 2060/70 constituirá una amplísima mayoría en los Estados citados, o sea, en más de una cuarta parte de los EEUU actuales.

¿Qué quiere decir esto? Pues que al contrario de lo que ha sucedido hasta ahora donde la población hispana se ubica en los estratos medio/bajos de la sociedad, en apenas una generación esa etnia va a dominarlo todo. De arriba a abajo. Lo que fuera parte de México hace 200 años, y que le fue arrebatado por la fuerza, constituirán Estados de los EEUU pero dominados por una población mayoritaria de origen mejicano en todos los ámbitos de la sociedad y ¡ojo¡ en todas las capas sociales.

Y ahora vamos a ligar esta situación con otra realidad creciente: la del propio México actual. México, hoy, con una población de unos 120 millones de habitantes, es la potencia industrial numero quince del mundo. Es la nación más rica de toda Iberoamérica, si bien adolece de problemas estructurales relativos a una desigualdad tremenda en cuanto al reparto de la riqueza y tiene graves quebraderos de cabeza relacionados con el crimen organizado y el narcotráfico. Si Méjico fuera capaz de solucionar estos inconvenientes internos -desde luego nada fáciles, pues la idiosincrasia es terca- y consiguiera una estabilidad social y política adecuada, el desarrollo económico sería espectacular y en un cuarto de siglo nos encontraríamos a Méjico como una de las naciones líderes del mundo. Al tiempo. donald-trump-iv

De todo lo expuesto y de desarrollarse los acontecimientos, tal como parece lo más probable, dentro de 40/50 años veremos que los EEUU tendrán un vecino al sur que ya no será el vecino pobre, sino una potencia mundial y con influencia por todo el suroeste de su territorio; un territorio, por cierto, que le fue robado en su día y que por historia pertenece a Méjico.

Imaginémonos, por un momento, que allá por esos años, Arizona, por ejemplo, tenga una población mayoritariamente mejicana y que al sur linde con un Méjico potente, donde el nivel de vida no difiera en nada del resto de los Estados Unidos, al contrario de lo que sucede hoy. Tal vez suceda, entonces, que el Estado citado, así como los otros, tuvieran la tentación de reintegrarse a su Patria originaria.

¿Ciencia ficción? No crea. No es tan descabellado. Bien podría aventurarse uno a afirmar que podría quedarle poca vigencia a la tremenda frase del presidente mejicano Porfirio Díaz (1830-1915): “¡Pobre México, tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos!”. Esas fueron las palabras que pronunció el presidente mexicano y que permanecerán vigentes en la medida que los políticos norteamericanos se mantengan fieles a las ideas del expansionismo anglosajón basadas en la Doctrina Monroe y en las ideas del Destino Manifiesto acuñadas por O’Sullivan. Parece que, en lo concerniente a Méjico, conviene ir olvidando este credo, a tenor de los datos actuales y de la imparable tendencia que marcan. Salvo que, y haciendo una reflexión prospectiva desde la base de la historia de los EEUU, el Méjico futuro no alcanzara la estabilidad anhelada que la situara como potencia mundial por impedírselo alguien. Desde siempre los EEUU han vivido ajenos a las vicisitudes de sus vecinos del sur salvo cuando en ellos se han dado circunstancias que afectaran a los intereses norteamericanos. Baste recordar sus intervenciones en Cuba, Nicaragua, Panamá, Colombia o Chile, por poner sólo algunos ejemplos.

donald-trump-v

México pierde la mitad de su territorio

¿Consentirán los EEUU un Estado potente en su vecindad que pueda poner en riesgo su estabilidad? 

Buena pregunta. Tengo la impresión de que Donald Trump no es ajeno a este fenómeno que ve venir imparable y se anticipa desde ya a los acontecimientos.

Yo como español le gritaría a Donald Trump: ¡VIVA MÉJICO!

Juan Chicharro Ortega. General de División de Infantería de Marina (R.)

SUGERENCIAS PARA LOS CAMBIOS EN EL CALLEJERO Salvador Fontenla Ballesta, General de Brigada (R.)

jacinto-ruiz-copia

Teniente Ruiz

La Comisión para la Memoria Histórica designada por el Ayuntamiento de Madrid para cambiar el callejero de la Capital de España está compuesta por representantes de los partidos políticos, un asesor histórico y por José María Urquijo Azcárate “asesor” no sabemos de qué, porque en su currículo no consta, a pesar de la Ley de Transparencia, ni tampoco su perfil académico ni profesional.

Este texto pretende colaborar con dicha Comisión y con otras similares, para tratar de subsanar las lagunas que sobre conocimiento de historia militar evidencian y hacerles nuevas propuestas, que seguro serán recibidas con elogio y ecuanimidad.

250px-espartero-1

General Espartero

La Historia de España ya empieza a ser larga, y por tanto ¿Para qué nos vamos a detener en los últimos años?. Quitemos del callejero a todos los golpistas, para empezar, al menos, desde el siglo XIX, que podemos destacar, entre otros: Fernando VII que se alzó contra su padre y contra la Constitución de 1812, capitanes Daoiz y Velarde y Teniente Ruiz que se alzaron contra el gobierno constituido y faltaron a la lealtad hacia sus superiores, General Riego (conocido por el himno de su nombre), generales golpistas Espartero, Diego de León, Narváez, Martínez Campos, O´Donnell, Prim, Serrano, Pavía etc. y en la Restauración al político Cánovas del Castillo por el Pronunciamiento de Sagunto, que trajo al Rey Alfonso XII. También se les ha olvidado suprimir al General Gutiérrez Mellado que se sublevó en 1936 e hizo carrera política y militar con el franquismo, por los méritos que contrajo como espía, cuyas informaciones tanto contribuyeron a la victoria del Ejército de Franco

Si nos centramos en la última Guerra Civil, también denominada Guerra de Liberación, porque dejó a España fuera del paraíso comunista, que disfrutaron los países del otro lado del Telón de Acero.  Propongo cambiar nombres por otros que hayan combatido al lado de la República, Por ejemplo.

  • Teniente Fernando Condés, asesino confeso de Calvo Sotelo, jefe parlamentario de la oposición, que provocó y precipitó el inicio de la contienda, y que a ella se sumase el General Franco.
  • José Giral Pereira, Presidente de Gobierno de la II República, verdadero genio de la guerra que disolvió el Ejército, el suyo y no de los alzados, y armó al populacho el 18 de julio, con lo que se incrementaron los crímenes y fue presa fácil de las aguerridas fuerzas africanas.
  • El Destructor Alcalá Galiano, en vez del Crucero Baleares, que permitió heroicamente el paso del Convoy de la Victoria el 5 de agosto de 1936.
  • Santiago Carrillo que borró de las calles y de un plumazo a tantos fascistas.

    cartel_de_calle-de-santiago-carrillo_en_madrid

    Calle a Santiago Carrillo

  • Enrique Líster, el mítico jefe del 5º Regimiento comunista. General que no ganó una sola batalla, aunque fue sin querer; y en cuyas derrotas solía hacer autocrítica con el fusilamiento de oficiales subordinados, anarquistas y prisioneros, esta vez queriendo.
  • Andrés Nin Pérez dirigente del Partido Obrero de Unificación Marxista (POUM) que fue ejecutado seguramente por antifacista. Sería recomendable, dentro de la Memoria Histórica conocer donde están sus restos y poder desmentir que fuera torturado por los soviéticos, como algunos historiadores tendenciosos pretenden.
  • foto-calles-575x323

    … y más nombres para el enfrentamiento

    General Vicente Rojo que fracasó en todos sus contraaques (Brunete, Belchite, Teruel, Ebro, Plan P y otros), y sobre todo, porque contraviniendo todas las reglas de la táctica, estableció a lo más granado que quedaba del Ejército Popular de la República (EPR) en defensa sin retroceso, con un obstáculo natural, de la imponente categoría del río Ebro, a retaguardia y con inferioridad aérea, para así servir en bandeja la destrucción del EPR al Generalísimo.

  • Stalin, inventor del GULAG, que presidió junto con el clarificador lema ¡VIVA LA URSS!, la emblemática Puerta de Alcalá en la Guerra. ¿Habría en la España republicana algún letrero que diga ¡Viva España!? ¿Por qué sería?
  • Al soldado indígena de las Fuerzas Regulares, que alistados por la fuerza en el Ejército franquista, no se conoce ninguno que fuera hecho prisionero por el EPR y sobreviviera, contra las leyes y los convenios internacionales sobre la guerra. Se podría conceder una beca de la Memoria Histórica para conocer cuál fue su suerte, por qué no sobrevivieron, y en qué cunetas están sepultados. Aunque tienen el inconveniente, y la paradoja, que al paso de estas fuerzas musulmanas se restauraron templos e imágenes católicos incendiados (seguramente por autoignición, porque en los mismos se indican en sendas lápidas la fecha en que fueron quemados, pero no por qué y por quién) y además se reiniciaron las celebraciones de misas.
hernancortes

Hernán Cortés

También podíamos para continuar con la Memoria Histórica, preguntarnos ¿por qué tenemos tantas estatuas de próceres iberoamericanos, en el Parque del Oeste? Al que se propone el nuevo nombre de Parque de los Traidores, para que se vea que “España sí paga a traidores”. Militares españoles que en diferentes golpes de estado rompieron las Españas, consiguieron que los prósperos y seguros virreinatos, defendidos con escasas fuerzas, cayeran en manos de tiranuelos de la oligarquía criolla, que perdieran grandes extensiones de territorios (por ejemplo más de la mitad de México) en manos de potencias imperialistas, consiguieron la fragmentación en pequeñas naciones irreconciliables entre sí, cundiera la inseguridad, y se hundieran en la ruina.

Se podía proponer, al menos, que a cambio y en reciprocidad las naciones iberoamericanas erijan, entre otros, monumentos a Hernán Cortés conquistador de México y estadista (aunque privó de sacrificios humanos de los mexicas); General Pablo Morillo reconquistador de Cartagena de Indias en 1815; Ramón Rodil heroico defensor de la fortaleza del Real Felipe de El Callao; el leal Tomás Boves caudillo de los llaneros y defensor de los indios contra la traidora aristocracia criolla; Vicente Benavides último defensor de la causa de España, al frente de los indios araucanos, cuya gran mayoría pelearon a favor de España;  o el mestizo colombiano Agustín Aguilongo que al ser fusilado en 1824, expresó la razón de su lucha: Si tuviera veinte vidas. Estaría dispuesto a inmolarlas por la Religión Católica y por el Rey de España.

Salvador Fontenla Ballesta. General de Brigada (R.)